Cuando salgan los beneficiados de la reforma penal - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Phronesis
Por Luis González Placencia
Luis es psicólogo de formación, sociólogo de profesión y filósofo de vocación. Los últimos... Luis es psicólogo de formación, sociólogo de profesión y filósofo de vocación. Los últimos treinta años, la vida le ha permitido construir una aproximación vivencial de los derechos humanos. Es académico, presidente fundador de ConectaDH, primer Think Tank especializado en política pública y derechos humanos en México, y Director Ejecutivo del Centro para el Desarrollo de la Justicia Internacional A. C. Actualmente es Rector de la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Phronesis (Φρόνησις), que hace referencia en Aristóteles a la sabiduría práctica, a la comprensión necesaria para pensar y actuar para cambiar las cosas, virtud ausente en la política de hoy. (Leer más)
Cuando salgan los beneficiados de la reforma penal
¿Cuántos delitos más podrían cometer esos cuatro mil que saldrán pronto de las prisiones a seguir su proceso en libertad si 9 de cada 10 delitos no se denuncian?
Por Luis González Placencia
19 de julio, 2017
Comparte

La alarma que algunos gobernadores, encabezados por el jefe de Gobierno del Distrito Federal, han alzado por la eventual salida de 4 mil personas que hoy enfrentan procesos penales en prisión privativa es sólo demagogia. Es necesario recordar que estas personas se encuentran bajo proceso, es decir, están siendo juzgadas y aún no han recibido sentencia; técnicamente son inocentes. De hallárseles culpables, dependiendo del delito por el que fueron acusados, es muy probable que vuelvan a prisión a cumplir su sentencia. Si son absueltas, entonces -por lo menos-, el sistema no les deberá haberlas privado de la libertad injustamente mientras eran juzgadas.

Pero, suponiendo sin conceder que se trata en efecto de los autores reales de los delitos que se les imputan y que el hecho de estar ya enfrentando un proceso penal no los intimida para cometer más delitos, ¿que sucedería si así lo hicieran? Ni los gobernadores ni el jefe de Gobierno deben desconocer que, de acuerdo con los resultados más recientes de la Encuesta Nacional de Victimización (ENVIPE, 2016) la cifra oscura del delito en México alcanza casi el 94 %. Lo anterior significa que 9 de cada diez hechos presuntamente delictivos sólo uno es denunciado, lo que a su vez implica que es apenas el diez por ciento de los eventos que producen víctimas el que llega a conocimiento del sistema de justicia penal, a través de las fiscalías.

En otras palabras, en 9 de cada diez casos, la autoridad ni siquiera se entera de que alguien ha sido víctima de un delito. Según los datos de esta encuesta, que es la que hace el recuento oficial del delito en el país, en 2015 se cometieron 29,3 millones de delitos; si sólo el diez por ciento de éstos fueron denunciados, aproximadamente 26 millones 370 mil delitos pasaron desapercibidos para el sistema de justicia penal en ese 2015. Ello representa 72, 246 delitos desconocidos por las autoridades cada día. ¿Cuántos delitos más podrían cometer esos cuatro mil que saldrán a seguir su proceso en libertad? Suponiendo que cometieran 1 delito por día —lo cual es en extremo exagerado—, tendríamos en el país 4 mil delitos más por día. La cifra absoluta de delito se incrementaría a 76 mil, lo que representa apenas un aumento del 5 %.

A menos que usted o yo fuéramos las víctimas directas de estos “delincuentes”, tampoco nos enteraríamos. De hecho, teniendo en cuenta que en el país somos 119 millones de habitantes, la probabilidad de haber sido víctima de uno de los 74, 246 delito cometidos en 2015 fue del .0006 %; si considerásemos el aumento a 76 mil delitos, esta probabilidad aumentaría apenas .00063 %, es decir, apenas tres cienmilésimas más.

Es cierto que tendríamos que hacer cálculos más precisos —por ejemplo, por ciudad, municipio o colonia— pero lo cierto es que, aún si las personas liberadas delinquieran, dado el número tan elevado de la cifra oscura, el sistema penal ni lo resentiría; y para la ciudadanía, la situación de (in)seguridad en la que ya vivimos se vería apenas empeorada.

Además, es necesario considerar que en aquellos casos en los que los fiscales consideren que, en efecto, hay algún riesgo al relevar la prisión preventiva a alguna de las personas que tendrán derecho a este beneficio, podrán argumentarlo en audiencia, ante el juez, quien evaluará ese riesgo y tomará la decisión final.

Ya es tiempo de que nos demos cuenta de que encerrar personas no es en absoluto favorable. No lo es para los internos, quienes viven los efectos de una institución oprobiosa que además ha demostrado ser una eficiente bolsa de trabajo para el crimen organizado; no lo es para el Estado, que debe lidiar con los problemas de sobrepoblación, los motines y la corrupción que se viven cotidianamente en las prisiones; y desde luego no lo es para la sociedad, que hipócritamente piensa que excluyendo se resuelven los problemas de la inseguridad y el delito que nos aquejan.

La solución no está, por tanto, ni en evitar que estas personas cumplan su proceso en libertad, ni en aumentar el catálogo de delitos graves, ni en meter más gente a la cárcel. La solución pasa mucho más por resolver las inequidades, por disminuir las brechas sociales y en mucho, también, por detener la corrupción y la impunidad asociada a ella. De cara a la cifra oscura, es claro que el sistema penal y la cárcel juegan un rol simbólico en el combate al delito; entender eso significa entonces reservar el castigo más severo a quienes más daño causan. Dicho de otro modo, si de todas formas el sistema penal no puede hacerse cargo de todos los delitos, debería dejar en paz a quienes apenas representan un riesgo residual y centrarse en aquellos que, tanto y de tantos modos, han defraudado el país que hoy habríamos podido tener.

 

@LGlzPlacencia

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.