De Ministros y Magistrados Presidentes. Parte 2 - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Phronesis
Por Luis González Placencia
Luis es psicólogo de formación, sociólogo de profesión y filósofo de vocación. Los últimos... Luis es psicólogo de formación, sociólogo de profesión y filósofo de vocación. Los últimos treinta años, la vida le ha permitido construir una aproximación vivencial de los derechos humanos. Es académico, presidente fundador de ConectaDH, primer Think Tank especializado en política pública y derechos humanos en México, y Director Ejecutivo del Centro para el Desarrollo de la Justicia Internacional A. C. Actualmente es Rector de la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Phronesis (Φρόνησις), que hace referencia en Aristóteles a la sabiduría práctica, a la comprensión necesaria para pensar y actuar para cambiar las cosas, virtud ausente en la política de hoy. (Leer más)
De Ministros y Magistrados Presidentes. Parte 2
Es claro que si el Magistrado Elías Azar tuviera la estatura democrática que habría que esperar del titular del máximo órgano judicial de la ciudad de México, ni siquiera habría aceptado que el tema de su nueva reelección se pusiera a discusión; seguro habría cuestionado las facultades del Pleno para interpretar de modo genérico y colectivo la Ley Orgánica del Tribunal a su favor y, por supuesto, habría facilitado su sucesión.
Por Luis González Placencia
19 de octubre, 2015
Comparte

Abordo ahora el tema relacionado con las condiciones y el proceso mismo de la elección de presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal.

Como se recordará, el artículo 33 de la Ley Orgánica del TSJDF ha sido reformado en dos ocasiones desde que el actual magistrado presidente, Edgar Elías Azar, está en funciones. La primera vez, en febrero de 2011, la modificación fue aprobada para eliminar la prohibición de reelección prevista en la redacción original del texto. Para ese momento, el magistrado Elías Azar estaba iniciando el último de los cuatro años para los que fue originalmente electo. En las discusiones previas a la aprobación se planteó el para qué de la reforma argumentando que tenía como finalidad equiparar la situación del Distrito Federal a la de otros estados donde la reelección es posible, pero no se dijo nada sobre el por qué de la misma, es decir, sobre las justificaciones de la reelección.

En todo caso, suponiendo sin conceder que se la hubiere tenido por justificada, la prueba de interés público se habría demostrado si tal reforma hubiere aplicado para el periodo posterior al momento en el que fue aprobada —es decir, a partir de enero de 2012— cuando todavía no se sabía el nombre del o la sucesora de Elías Azar. De haber sido así, el magistrado presidente Elías Azar habría concluido su mandato de cuatro años y sería a la nueva presidencia, emergida de la elección convocada en diciembre de 2011 a la que aplicaría la reforma. Eso habría dejado claro que la reforma se trabajó para el interés de la institución y no para el del Presidente que estaba a punto de terminar su mandato.

En otras palabras, al aplicarse a sí mismo la reforma, Elías Azar introdujo un elemento de incertidumbre que no permitió distinguir si la reelección era de verdad importante para el Tribunal o si más bien lo importante de la reforma era permitir que el mismo Elías Azar se reeligiera. Ya entonces fue claro que haber estado cuatro años en el cargo dieron al Presidente una ventaja importante frente a quien entonces fue su único adversario. El resultado de aquel proceso derivó en un nuevo periodo que el Magistrado Presidente ha desempeñado hasta ahora que su segundo cuarto año —es decir su octavo frente al Tribunal— está por concluir.

Texto hasta el 2011 Reforma de 2011 Reforma de 2014
El presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal durará en su cargo cuatro años y no podrá ser reelecto para el periodo inmediato ni ocupar nuevamente el cargo por motivo alguno. El presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal durará en su cargo cuatro años y podrá ser reelecto para el periodo siguiente. El presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal durará en su cargo tres años y podrá ser reelecto para el periodo siguiente.

La segunda reforma al artículo 33 tuvo lugar en 2014, cuando transcurría el tercer año de ejercicio del magistrado Elías, y lo que implicó fue la reducción del periodo para ejercer la Presidencia de cuatro a tres años. La intención, se dijo, fue la de que una vez permitida la reelección el periodo de un titular de ese órgano judicial local no fuera mayor de seis años, plazo más que razonable para llevar adelante con buen tiempo la administración del Tribunal. Sobre esta reforma llaman la atención dos cosas: la primera es que esta vez el Magistrado Presidente no se la hubiere aplicado a sí mismo, lo cual habría adelantado el fin de su mandato a ese mismo 2014 pues, y esta es la segunda cuestión, si la justificación de la reforma es que quien se reelija no dure mas de seis años al frente del Tribunal, correspondía dar fin al mandato de Edgar Elías Azar quien, para entonces, llevaba ya siete años en el cargo.

No obstante lo anterior, el actual Magistrado Presidente está cumpliendo completo su segundo periodo.

Muy a pesar de la incongruencia señalada, de haber quedado ahí, el asunto nos habría hecho pensar que tal vez la reforma de 2014 habría sido el resultado de una reflexión profunda en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, de cara a la posibilidad de limitar los efectos de la reelección y de promover el sano relevo del titular en el Tribunal.

Sin embargo, la decisión del magistrado Elías Azar de presentarse una vez más como candidato para ser, por tercera ocasión, el titular de ese órgano judicial francamente rebasa toda razonabilidad. El Magistrado dice que en una reunión ordinaria de Pleno, al menos 61 miembros del mismo habrían dado su anuencia para que se candidateara y que fue esa aprobación la que le motivó a contender por la Presidencia una vez más. Supongo que difícilmente nos enteraremos de las razones de esos 61 magistrados y magistradas para extralimitarse e interpretar, al menos de un modo tácito y en extremo formalista, la ley. Pero es claro que si el magistrado Elías Azar tuviera la estatura democrática que habría que esperar del titular del máximo órgano judicial de la ciudad de México, ni siquiera habría aceptado que el tema se pusiera a discusión; seguro habría cuestionado las facultades del Pleno para interpretar de modo genérico y colectivo la Ley Orgánica del Tribunal a su favor y, por supuesto, habría facilitado su sucesión.

Pero no, luego de esas 61 anuencias para su candidatura, lo más seguro es que una mayoría calificada del Pleno vote su re-reelección; Edgar Elías Azar habrá sido entonces el primer Presidente re-electo y re-reelecto en la historia del Tribunal, y también el único en desempeñar la presidencia por un periodo de 11 años. ¿Por qué sí se benefició Edgar Elías Azar de la reforma de 2011 y no de la del 2014? y ¿con qué facultades el Pleno del Consejo puede dar su anuencia para que el presidente se presente a re-reelección para desempeñar un periodo total de 11 años como titular, cuando la ley admite un máximo de seis? Estas son dos preguntas que, al carecer de respuesta, deslegitiman el proceso de elección y con ello su ya predecible resultado.

Hasta aquí por ahora. Me queda pendiente ocuparme de los ministros de la SCJN y de por qué la relación entre estos dos procesos tiene relevancia para la democracia y los derechos humanos.

 

@LGlzPlacencia

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.