Después de la marcha - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Phronesis
Por Luis González Placencia
Luis es psicólogo de formación, sociólogo de profesión y filósofo de vocación. Los últimos... Luis es psicólogo de formación, sociólogo de profesión y filósofo de vocación. Los últimos treinta años, la vida le ha permitido construir una aproximación vivencial de los derechos humanos. Es académico, presidente fundador de ConectaDH, primer Think Tank especializado en política pública y derechos humanos en México, y Director Ejecutivo del Centro para el Desarrollo de la Justicia Internacional A. C. Actualmente es Rector de la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Phronesis (Φρόνησις), que hace referencia en Aristóteles a la sabiduría práctica, a la comprensión necesaria para pensar y actuar para cambiar las cosas, virtud ausente en la política de hoy. (Leer más)
Después de la marcha
Vibra México puede y debe pensarse como un símbolo, no de unidad, sino de solidaridad y compromiso para resolver los problemas que existen en México desde antes que llegara Trump.
Por Luis González Placencia
14 de febrero, 2017
Comparte

La relación que para México está planteando el arribo del presidente Trump a la Casa Blanca ha tenido, en apenas pocos días, resultados que hay que revisar con atención. Inesperadamente, las primeras reacciones al conflicto entre los gobiernos de ambos países ha generado, tanto a nivel de gobierno como desde la sociedad civil, una respuesta que en primeros pensamientos aparece primaria y demasiado superficial, en la medida en la que la sola llamada al nacionalismo, lejos de constituir una solución de fondo, sólo refuerza los argumentos supremacistas de quien es visto como el enemigo de México: nosotros versus ellos versus nosotros.

Antes he afirmado que esta clase de respuesta nacionalista equivale, justamente, a la que ofrece un grupo de hinchas cuando se viste del color de la camisa de su equipo y va al estadio embrabuconado a gritarle insultos al otro equipo y tratar de demostrar que, al menos en las tribunas, su equipo es mejor que el de ellos, aun cuando en la cancha las fuerzas y el marcador final digan lo contrario.

No niego que el llamado que se ha hecho a marchar para vibrar por México tenga un efecto simbólico importante, pero no estoy seguro de que haya quedado claro a quien se dirigió el mensaje, ni tampoco para qué. Más aún cuando a la convocatoria original se sumó un grupo que intentó, sin conseguirlo, mover a México —para utilizar el slogan que ha hecho público el propio gobierno federal— en torno al presidente Peña, con una mirada completamente acrítica y más bien, legitimante de la actitud de la administración Peña que ha demostrado —ahora y desde hace mucho tiempo— ser todo, menos patriótica.

Sin duda, el que un número cercano a las veinte mil personas hayan salido a la calle de manera libre a mostrar su posición frente al gobierno de Donald Trump y contra el Presidente Peña no puede ser considerado un fracaso. Pero Vibra México puede ser algo más. En otras palabras, Vibra México puede y creo que debe pensarse como un símbolo, no de unidad, sino de solidaridad y compromiso para resolver los acuciantes problemas que, antes, mucho antes de que llegara Trump a la presidencia norteamericana, tenemos en el país. El concierto de sectores que participaron puede constituir una plataforma que, con mayor organización y liderazgos claros, convoque aún a más personas alrededor de un gran movimiento social que, más que buscar el poder, busque generar las condiciones para un cambio profundo, para un proyecto de largo aliento que acompañe las próximas elecciones, pero que las trascienda, que vigile desde la ciudadanía el desempeño de las instituciones, que exija la revocación de mandatos cuando así se requiera, que sea severo contra la corrupción y que se proponga seriamente abatir la discriminación y la desigualdad social.

Esas son, en mi opinión, las bases para construir una sociedad sólida. Y una sociedad sólida, no tengo duda, es la mejor defensa ante cualquiera que pretenda atentar en su contra, trátese de un gobierno extranjero o de nuestra propia clase política.

 

@LGlzPlacencia

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.