close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Phronesis
Por Luis González Placencia
Luis es psicólogo de formación, sociólogo de profesión y filósofo de vocación. Los últimos... Luis es psicólogo de formación, sociólogo de profesión y filósofo de vocación. Los últimos treinta años, la vida le ha permitido construir una aproximación vivencial de los derechos humanos. Es académico, presidente fundador de ConectaDH, primer Think Tank especializado en política pública y derechos humanos en México, y Director Ejecutivo del Centro para el Desarrollo de la Justicia Internacional A. C. Actualmente es Rector de la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Phronesis (Φρόνησις), que hace referencia en Aristóteles a la sabiduría práctica, a la comprensión necesaria para pensar y actuar para cambiar las cosas, virtud ausente en la política de hoy. (Leer más)
La prisa del presidente
Un mes de gobierno ha mostrado mucho de lo que veremos en los cinco años y once meses que aún quedan por venir.
Por Luis González Placencia
11 de enero, 2019
Comparte

El primer mes de gobierno del sexenio que inició en diciembre pasado ha estado inmerso en la polémica y, en buena medida, en un contexto de polarización notable, tanto en la comentocracia mexicana, como en la opinión hecha pública a través de las redes. Desde sus propias categorías y marcos actitudinales, debaten quienes ven en las decisiones del ejecutivo federal estulticia e improvisación, quienes comparten sus fines, pero no sus medios y quienes aplauden las decisiones del presidente porque ven en ellas un impulso hacia la anunciada 4T.

Pero a sólo un mes de gobierno, el presidente López Obrador ha dado señales importantes, muchas de las cuales pueden considerarse, sin duda, como logros inéditos, otras anticipan el talante más bien vertical y estatalista que caracterizará a este régimen durante el sexenio, pero todas muestran que el presidente tiene prisa por transformar al país y que tiene claro, para bien o para mal, cómo debe hacerlo.

En mi opinión, el logro más notable de esta administración ha sido, en efecto, la visibilización y paulatino desmonte de un conjunto de privilegios que se fueron forjando a lo largo de años y que solían aparecer como dados—como derechos adquiridos, en la mirada de algunos— y que poco a poco han cedido el paso a una actitud de mesura que, para hacerse costumbre, tendrá que ser garantizada mediante medidas de control riguroso y máxima transparencia. Dentro del gobierno federal la desaparición de algunas áreas, la fusión de otras, la cancelación de los contratos de outsourcing, la reducción de personal de honorarios que han generado legítimos damnificados también muestran el carácter necesario para resolver, de una buena vez, los más arraigados vicios que en la burocracia mexicana han cobijado “aviadores”, conflictos de interés y muchas formas de corrupción sistémica. No menor me parece la tendencia hacia la resignificación del servicio público para que deje de ser ostentoso —las comidas, las camionetas, los guaruras– y retome el perfil que le corresponde, que es el de empleados de Estado cuya función es servir en su puesto, y no servirse del mismo.

Afuera, por una parte, a jalones y tirones, los “errores” en torno a la autonomía y el presupuesto universitarios generaron un contexto de autocrítica que derivó en que los rectores y titulares de las instituciones públicas nacionales de educación superior declararan públicamente que reducirían sus salarios a partir del primer mes de este 2019, por debajo de lo que gana el jefe del Ejecutivo. Dicho de otro modo, salvamos el presupuesto a costa de desnudar nuestras remuneraciones y hacer los ajustes necesarios en el gasto anual para que el presupuesto sirva principalmente para cumplir con el mandato de la educación pública superior. Por otra parte, en el mismo sentido, el nuevo presidente de la SCJN se inauguró con el anuncio de que —luego de un largo debate animado por una defensa ilegitima de salarios exorbitantes— las y los ministros también reducirán sus salarios, ello en un ambiente que ha sido proclive a discutir abiertamente la corrupción del poder judicial, la endogamia y otros vicios endémicos de la judicatura.

Otros sucesos significativos tienen que ver con el incremento histórico al salario mínimo y la muy relevante liberación de personas privadas de la libertad y el análisis de 368 casos más de gente considerada como presos políticos por intermediación de la Secretaría de Gobernación; además de las propuestas para la incorporación de las parejas del mismo sexo y las personas trabajadoras del hogar a los servicios del IMSS y para la protección de niñas, niños y adolescentes migrantes a través de SIPINNA.

Otras medidas han desafiado la capacidad de expertos, opinólogos y comentócratas para repensar en clave distinta la lógica de un modo de gobernar completamente otro al que estábamos acostumbrados, basado en una concepción también muy otra de la relación entre Estado y ciudadanía, donde la gobernanza no tiene cabida: la Guardia Nacional, la estrategia de combate al tráfico ilegal de hidrocarburos y el regreso a la doctrina Estrada, por señalar los más polémicos, que muy probablemente nos colocan ante la necesidad de asumir que las decisiones detrás de esas políticas, tan unilaterales como irreversibles, ya fueron tomadas; que en su proceso de construcción nuestro consejo, como suele decirse,  simplemente no fue requerido, y que, en consecuencia, tal vez debemos aceptar que esa será la tónica en el futuro e iniciar una reflexión profunda sobre el rol que lo que conocemos como sociedad civil organizada está llamado a jugar de cara a la 4T.

En fin, es pronto, demasiado pronto para hacer un análisis definitivo, pero un mes de gobierno ha mostrado mucho de lo que veremos en los cinco años y once meses que aún quedan por venir. En el logro de sus objetivos, el presidente tiene prisa y su proyecto de Nación, así como él lo ha concebido, es su prioridad.

 

@LGlzPlacencia

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte