close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Plata o Plomo
Por Alejandro Hope
Alejandro Hope es un investigador obsesionado con las drogas, el delito y varios puntos intermedi... Alejandro Hope es un investigador obsesionado con las drogas, el delito y varios puntos intermedios. No es legalizador, pero tampoco prohibicionista. Cree en racionar el castigo, pero no se le ocurre que la inseguridad se arregla nada más con escuelas y hospitales. Cuando no bloguea, dirige el Proyecto MC2 (Menos Crimen, Menos Castigo\\\", iniciativa conjunta en materia de seguridad pública del IMCO y MéxicoEvalúa. Síguelo en @ahope71 (Leer más)
Dos debates sobre la violencia
Por Alejandro Hope
22 de enero, 2012
Comparte

Mis cinco lectores habituales ya lo saben, pero los pocos extraviados que puedan asomarse a esta columna tal vez no: la explosión de violencia que ha vivido México en los últimos años casi no tiene precedentes, salvo en países en guerra civil. La comparación con Colombia en los años ochenta da una idea del carácter excepcional de lo que hemos experimentado: entre 2007 y 2010, el número de homicidios en México creció dos veces más rapido que en Colombia durante la guerra contra Pablo Escobar.

Dar click para ampliar la imagen

Como no hay muchos precedentes, no existen tampoco muchos referentes analíticos para entender lo que nos sucedió. Se han ensayado muchas variables para explicar la manía homicida que envolvió de pronto al país: de la decapitación de las organizaciones criminales al incremento del precio de la cocaína, pasando por el despliegue de fuerzas federales. Incluso, hay quien, en tediosos arranques de psicología pop, ha imputado el fenómeno a la naturaleza intrínsecamente violenta de los criminales y/o de los mexicanos  (la cual, por alguna razón mal explicada, no se manifestaba antes de 2007). Se trata de un  debate irresuelto y que no se resolverá en muchos años.

Pero, mientras nos enfrascabamos en esa discusión, la realidad nos jugó una broma: la violencia empezó a estabilizarse. De ese hecho, ya quedan pocas dudas: tanto en la serie de la PGR como la del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el número de homicidios creció varias veces menos rápido en 2011 que en los tres años previos. Más aún, si tomamos la media diaria, la curva se ha mantenido más o menos plana desde junio de 2010.

Tenemos ahora un nuevo tema de debate ¿Por qué se ha frenado el crecimiento de la violencia? ¿Qué cambió en los últimos 18 meses? Le he dado muchas vueltas a la pregunta y aún no tengo una muy buena respuesta, pero aquí les presentó algunas posibilidades (la lista no es exhaustiva, ni mucho menos):

  • Más capacidades de las autoridades: de 2007 a 2011, el presupuesto federal en materia de seguridad se ha casi duplicado. El número de elementos de la Policía Federal se ha cuadruplicado. En términos más cualitativos, es muy probable que a) se diponga de más y mejor inteligencia sobre las organizaciones criminales y b) haya mayor capacidad de explotar esa inteligencia en el plano operativo (es decir, la gente adecuada llega al lugar adecuado en el momento adecuado): varias detenciones recientes de presuntos delincuentes de peso han salido limpias. Si a eso se le añade un involucramiento más abierto y directo de las agencias estadounidenses, la combinación puede ser potente. También, es probable que, después de cinco años de combate, haya lecciones aprendidas sobre que funciona y que no en el espacio local. En resumen, no es inverosímil que el efecto combinado de más recursos y mejor operación esté teniendo algún efecto disuasivo o incapacitante.
  • Nuevos equilibrios en el submundo criminal: los contornos de la delincuencia organizada se han alterado radicalmente desde 2007. Algunas organizaciones criminales no son ya más que un cascarón (v.gr., el cártel de Juárez,  la banda de los Beltrán Leyva), otras se han partido una o más veces (v.gr., La Familia/Caballeros Templarios, el cártel del Golfo), otras han enfrentado disensiones internas serias (v.gr., el cártel de Sinaloa en Durango) y varias han visto caer a una parte importante de su estructura de mando (v.gr., Zetas). Es  posible que haya una percepción de vulnerabilidad en los círculos del narcotráfico y que ese hecho esté creando en algunas regiones incentivos para un comportamiento más colaborativo y menos propenso al riesgo de algunos grupos criminales. En el caso de Tijuana, se ha discutido ampliamente la posibilidad de que el cártel de Sinaloa y la banda de los Arellano Félix hayan pasado de la confrontación a un arreglo más o menos amistoso. No es imposible que algo similar pudiera estar sucediendo en otras zonas con otros grupos.
  • Cambios en el mercado de las drogas: en 2007 y 2008, el precio de la cocaína en Estados Unidos se duplicó. Entre otros efectos, ese ascenso extraordinario probablemente destruyó demanda: el número de usuarios disminuyó 25% entre 2006 y 2010. Con alta probabilidad, eso condujo a una reducción de precios y a una disminución sustancial del ingreso por exportaciones de drogas (la cocaína probablemente represente algo más de 50% del total). Algo similar pudo haber sucedido para las metanfetaminas. El consumo de heroína, por su parte, se ha mantenido estable desde hace una década. Entre las drogas exportadas desde México, sólo la marihuana ha tenido una trayectoria ascendente en el número de usuarios, pero hay evidencia anecdótica de una reducción de los precios. En resumen, es probable que haya menos dinero en el negocio de las drogas y, ceteris paribus, a menor ingreso, menos riesgos estarían dispuestos a tomar los narcotraficantes.
  • Mejoría en el entorno económico: en general, los criminólogos aseguran que no hay conexión mecánica y directa entre el desempeño económico de corto plazo y la evolución del delito. Sin embargo, no deja de ser sugerente la simultaneidad de la severa recesión de 2008-2009 y el inicio de la explosión de violencia ¿El desplome de la actividad económica y su impacto sobre el empleo tuvo algún efecto acelerador sobre la violencia, sobre todo en las comunidades fronterizas? Tal vez, tal vez no. En sentido contrario, la recuperación iniciada a mediados de 2009 podría estar teniendo algún efecto mitigante (insisto en el “podrían”).

Todo esto es especulación: lo más probable es que todos los factores listados y varios más estén interactuando en formas complejísimas. Pero de lo único que no hay duda es que se van a invertir los roles en la discusión: por años, el gobierno ha insistido en no tener responsabilidad alguna por la violencia. Algunos críticos , en cambio, han insistido en asignar completita la culpa a la estrategia de seguridad del Presidente Calderón. Ahora, el gobierno va a querer colgarse la medalla por la estabilización de la violencia y los críticos van a buscar adscribir la causa a factores exógenos.

El pleito por las medallas se va a intensificar cuando la violencia empiece a bajar de manera sostenida. Más aún si el siguiente gobierno tiene un signo partidista distinto al actual. Y todavía más si la caída es más abrupta que lo anticipado. El escenario no es tan absurdo como parece a primera vista. Hasta cierto punto, el crecimiento de la violencia ha sido inercial: el disparo inicial rebasó las capacidades de las autoridades y, en consecuencia, la probabilidad de que cualquier acto en lo individual fuera castigado disminuyó. Como se redujo la probabilidad de sanción, hubo más homicidios y como había más cadáveres que atender, la impunidad creció y así sucesivamente. Pero en el momento en que, por alguna razón, haya ligeramente menos homicidios que en el periodo previo, el proceso puede revertirse y a misma velocidad: menos homicidios, mayor probabilidad de sanción, menos homicidios y así nos vamos (algo así pudo haber ocurrido en Tijuana y ahora en Ciudad Juárez)

Así que imaginen el siguiente escenario: supongan que la violencia empieza a disminuir en este semestre y sigue disminuyendo por los próximos tres años. Nos acercamos a las elecciones intermedias de 2015 con un número de homicidios 30 a 50% menor que el actual. Determinar que revirtió la crisis de seguridad y cuando empezó el proceso se volvería el principal tema de discusión política del país y podría incluso definir el resultado electoral.

Entonces, si creen que el debate sobre el incremento de la violencia ha sido agrio, esperen a ver como se va a poner la discusión sobre la caída. La violencia es como la derrota: es huérfana. Pero a la pacificación le van a sobrar padres.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.