Las trampas de los números - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Plata o Plomo
Por Alejandro Hope
Alejandro Hope es un investigador obsesionado con las drogas, el delito y varios puntos intermedi... Alejandro Hope es un investigador obsesionado con las drogas, el delito y varios puntos intermedios. No es legalizador, pero tampoco prohibicionista. Cree en racionar el castigo, pero no se le ocurre que la inseguridad se arregla nada más con escuelas y hospitales. Cuando no bloguea, dirige el Proyecto MC2 (Menos Crimen, Menos Castigo\\\", iniciativa conjunta en materia de seguridad pública del IMCO y MéxicoEvalúa. Síguelo en @ahope71 (Leer más)
Las trampas de los números
Por Alejandro Hope
10 de marzo, 2012
Comparte

Como todos los sabados, el diario Reforma publica hoy el número total de ejecuciones registradas en la semana. En esta ocasión, reportó 421 ejecuciones, una cifra que, a primera vista, me resultó alarmante (como referencia, el promedio semanal del año pasado fue 237 y la semana pasada, se registraron 298)  ¿Qué pasó en estos días? ¿Qué explica tan descomunal disparo?

Por la manera en que Reforma presenta los números, no es fácil descubrirlo: no hay una tabla que señale el total desglosado simultáneamente por semana y por estado. Pero la respuesta surge cuando se observa el total acumulado del año por estado: en esa lista, Chiapas aparece sorprendentemente en el quinto sitio, con 168 “ejecuciones”. Y digo sorprendente porque, según el conteo de Reforma, entre 2006 y 2011, se registraron en total 149 ejecuciones en ese estado (Repito para que se entienda: 149 es la suma de los seis años previos).

¿Qué sucedió en Chiapas? ¿Hubo una repentina explosión de violencia criminal de la que no se enteró nadie? No: se encontraron 167 osamentas en una cueva del municipio de Frontera Comalapa . Y, bueno, ¿esas no cuentan? ¿Por qué no habría que incluirlas en el conteo de ejecuciones? Por un pequeño detalle:  la información pericial disponible indica que el deceso de las personas a las que corresponden esos huesos ocurrió hace 50 años como mínimo. Los cráneos son tan viejos y frágiles que se desmoronan al tacto, según se reporta. Más aún, en la mayoría de las osamentas, no hay traumatismo ni señales evidentes de violencia (golpes, fracturas, etc.).

¿Por qué estaban esos restos humanos en esa cueva? Sabrá Dios ¿Pueden haber sido víctimas de homicidios? Tal vez, pero igual pueden ser los restos de algún cementerio local que se deslavó por las inundaciones que ocurren a menudo en la zona. Yo que sé. Pero lo que si es indudable es que no se trata, bajo ningún criterio razonable, de víctimas de ejecuciones vinculadas a la delincuencia organizada. No tienen nada que hacer en una base de datos que pretende dimensionar la violencia criminal en el país. Digo, si unos arqueólogos descubrieran un tzompantli, no se le ocurriría a Reforma incluir los cráneos en su ejecutómetro, ¿o sí?

La inclusión de las osamentas de Chiapas en un conteo de homicidios da una impresión absolutamente falsa de la trayectoria reciente de la violencia en el país. Si se restan al total reportado esta semana, se obtiene una cifra de 254 ejecuciones. Es un número elevado, pero no demasiado distante del promedio semanal en lo que val del año (202). Ojalá Reforma haga la correción debida lo más pronto posible: la crisis de seguridad en el país ya es suficientemente seria como para andarle atribuyendo al narco huesos de hace medio siglo.

Addendum: pues resulta que si se incluyen los tzompantli en el conteo de ejecuciones. Al parecer, las osamentas halladas en Chiapas datan de la era prehispánica, del año 700 después de Cristo (se sospecha que los autores pertenecían al cártel del Chilam Balam). Hasta las 11:54 AM del domingo 11 de marzo, Reforma no había corregido el número. Seguiremos esperando.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.