Violencia 2012 ¿Cómo vamos? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Plata o Plomo
Por Alejandro Hope
Alejandro Hope es un investigador obsesionado con las drogas, el delito y varios puntos intermedi... Alejandro Hope es un investigador obsesionado con las drogas, el delito y varios puntos intermedios. No es legalizador, pero tampoco prohibicionista. Cree en racionar el castigo, pero no se le ocurre que la inseguridad se arregla nada más con escuelas y hospitales. Cuando no bloguea, dirige el Proyecto MC2 (Menos Crimen, Menos Castigo\\\", iniciativa conjunta en materia de seguridad pública del IMCO y MéxicoEvalúa. Síguelo en @ahope71 (Leer más)
Violencia 2012 ¿Cómo vamos?
Por Alejandro Hope
26 de febrero, 2012
Comparte

Hace algunas semanas, apunté lo siguiente: “Si el promedio mensual es menor a 1828, tendremos el primer trimestre con tasa de crecimiento interanual negativa desde 2007, una señal importante de que la escalada homicida que inició en 2008 puede haber llegado a su fin.” Los datos preliminares de enero, dados a conocer en la última semana por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), sugieren que probablemente se va a presentar ese escenario.

Faltando por reportar tres estados (Baja California Sur, Guerrero y Oaxaca), se registraron 1454 homicidios dolosos. Eso implica que el total del mes probablemente se encontrará entre 1620 y 1680, una disminución de entre 9.3 y 12.5% en comparación con enero de 2011. Esta es la mayor caída a tasa interanual desde diciembre de 2007 (-17.9%). Nota: como ya he señalado en otras ocasiones, las cifras del SESNSP previsiblemente subestiman el número de homicidios. Sin embargo, en la medida en que esa subestimación sea más o menos sistemática, la serie sirve de indicador de tendencia.

La cifra puede resultar inverosímil para algunos, pero es más o menos confirmada por fuentes independientes. Milenio, por ejemplo, reportó 960 ejecuciones en enero, 13.7% menos que en el mismo mes de 2011. En la serie de Reforma, es imposible hacer esa comparación  ya que no presentan los datos mes a mes (no entiendo porque hacen eso), pero el total de ejecuciones en enero y las tres primeras semanas de febrero fue 18% menor al reportado para el mismo periodo de 2011.

A nivel regional, el noroeste parece estar empujando la caída. Sinaloa registró una disminución enero-enero de 39%,  Chihuahua de 36%, Sonora de 27%, Durango de 24%, y Baja California de 10% (pace Diego Valle-Jones: ya sé que los datos de de Baja California son sospechosos, pero en este caso, son más o menos confirmados por Reforma). El noreste, en cambio, sigue en fase expansiva: en enero, en comparación con el mismo mes de 2011, el número de homicidios creció 53%, 34%,  20% y 4% en Veracruz, Coahuila, Tamaulipas y Nuevo León, respectivamente. Pero aún en esos casos, ha habido una disminución con respecto a los picos alcanzados a mediados de 2011 (en el caso de Nuevo León, es probable un rebote en febrero, después de los eventos de Apodaca).

Más interesante que la comparación interanual resulta observar la serie mes a mes. Para quitarle volatilidad a la serie, calculé un promedio móvil de tres meses desde 2006. Los resultados se presentan en la siguiente gráfica:

Dar click para ampliar imagen

Como se observa, enero fue el sexto mes consecutivo de caída y la serie se encuentra ya 18.6% debajo del pico alcanzado el verano pasado. No se trata ya de una anomalía de uno o dos meses: pareceríamos estar en presencia de una tendencia de disminución más o menos sostenida.

 ¿Qué esta pasando? ¿Qué podría estar empujando hacia abajo los niveles de violencia? No lo sé del todo: hace un par de semanas, presenté algunas hipótesis, pero aún no tengo una buena teoría. Sin embargo, cualquiera que sea el factor de freno, tengo la impresión de que la caída podría estar alimentándose a sí misma: menos homicidios hoy significan menos venganzas que cobrar y menos reputaciones que proteger mañana. Asimismo, a menor número de homicidios, mayor la probabilidad de sanción (cualquiera que sean las capacidades del gobierno) y a mayor probabilidad de sanción, menor número de homicidios.

Esto no es una invitación al optimismo desmedido. Los niveles de violencia siguen siendo elevadísimos. Los Apodacas siguen sucediendo y seguirán sucediendo. Hay muchos imponderables por delante (podría caer un capo, podrían moverse al alza los precios de la droga, podría generarse algunas escaladas locales vinculadas al proceso electoral, etc.). Sin embargo, no son malas noticias para iniciar el año. Les seguiré reportando mes a mes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.