close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pluma, lápiz y cicuta
Por América Pacheco
Especialista en negocios internacionales. Cronista salvaje. Autora de Pasajera en Trance (Mantarr... Especialista en negocios internacionales. Cronista salvaje. Autora de Pasajera en Trance (Mantarraya, 2018). Handle with care. Síguela en Twitter: @amerikapa. (Leer más)
Axl Rose: Sweet voice of mine
Por América Pacheco
20 de octubre, 2011
Comparte

 

Para Slash, Izzy,  Steven, Duff  y W. Axl Rose, por regalarme una adolescencia de puta madre

“I know we can’t all stay here forever
So I want to write my words on the face of today
And they’ll paint it”

-Shannon Hoon-.

Querido Axl:

Te conocí en el mes de abril de 1992, en el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México, obviamente tú no me recuerdas porque nadie nos presentó –aunque yo hubiera donado un órgano o mi cuerpo entero a la ciencia para que ese evento tuviera lugar- sin embargo, para mí  era suficiente. Te vería al fin en vivo, y lo mejor de todo: te escucharía cantar. Tenía sólo dieciséis años en esa época y debo confesar sin pena alguna, que eras el objeto vivo más grande de mi devoción. Es cierto que existían en mi vida Iggy Pop o Jim Morrison, pero ellos pertenecían a un mundo que no era el mío, eran ecos de un tiempo al que yo era ajena, vaya, uno de ellos ni siquiera estaba vivo. Tú sí pertenecías a mi generación.  Las paredes de mi recámara eran un altar a tu imagen, nunca tuve cuadros, tuve pósters. Todos importados. Panorámicos. Todos de tu rostro.

Supongo que ésta no es la primera vez que te topas con una loca de mi calibre. No puedes culparme, o mejor dicho, no puedes culpar a ninguna de las miles de mujeres de las década de los ochentas y noventas para quienes te convertiste en nuestro ídolo musical e indiscutible sex symbol. Somos legión. Lo sabes, lo gozaste como ninguno.

Escuché por primera vez tu voz de barítono segundo en casa de mi primo Horacio en 1989. Él había descubierto en algún lugar el disco “Apetite for destruction” de tu banda Guns n´ Roses, material que se convirtió en su favorito. Y el mío. El de millones de fanáticos desperdigados por todo el  mundo. Ese disco me cambió la vida porque mientras las chicas de mi generación escuchaban Madonna, U2 o Pablito Ruiz (¡Pablito Ruiz, joder!), yo comencé a usar faldas escocesas, ajustados –y rotísimos- pantalones de mezclilla, a calzar enormes botas y a portar mi inolvidable chamarra de cuero negro con cierres.  Casi consigo empujar a mi pobre madre al borde de la apoplejía cada vez que me veía salir de casa en semejante facha. Siempre fui diferente, pero esos días lo fui más que nunca.

 

Contigo descubrí que me gustaban los chicos malos. Los pendencieros. Los que escondían en borracheras legendarias, su infantil desprecio por una sociedad de la que nunca se han sentido parte. Leí en alguna de esas revistas de rock que compraba religiosamente, que eras producto de una familia disfuncional y víctima de abuso sexual. Que a los diecisiete años decidiste dar por el culo al mundo al saberte adoptado, cuando descubriste tu origen, así que elegiste el camino de la rebeldía, la violencia, la provocación, la desaforada expresión musical. Te funcionó la fórmula, muchos nos sentimos de tu lado, identificados. Te compramos la pose. Te perdonamos todo: tus desplantes, tus groserías, tu maldito carácter que provocó la deserción de todos los integrantes de esa entrañable banda (todos huyeron, nadie te soportaba), tus adicciones, tus arrestos, las demandas por violencia interpuestas ante la corte por tus mujeres, tu racismo, tu homofobia, tu desprecio por los fans que te volvimos multimillonario, esa turba de pendejos que esperábamos hasta tres horas por verte salir al escenario. ¡Todo se le perdonaba a Axl Rose!

 

Eras talentoso, supongo que lo sigues siendo.

Ayer regresaste a mi país a dar un concierto en el mismo lugar en el que te oí cantar en la inolvidable gira “Use your ilusion tour” en el 92  y dónde regresaste el 23 de abril de 1993 con la gira “Skin & bones tour”. Asistí a ambos conciertos. Los más inolvidables de mi vida.

Decidí no comprar mi boleto para escucharte una vez más con la nueva alineación de Guns N´Roses. Atrás quedaron los días en los que más de 200 mil personas atiborraban estadios, gritaban tu nombre y cantaban con toda la fuerza de sus pulmones cada una de tus canciones. Te  miré en algunas fotos actuales y descubro que te has vuelto viejo, así como yo. No eres el mismo de antaño, has cumplido en 2011 cuarenta y nueve delirantes años. Atrás quedaron los días en los que corrías de un lado al otro del escenario con esas mallas ajustadas -culpables absolutas de mis pensamientos más lúbricos- sin perder el aliento o la pulcritud de tu altísimo registro vocal. Atrás quedaron los días en que tu cuerpo era atlético, en los que eras rotundamente hermoso. Decidiste no envejecer, así que transformaste tu rostro en una máscara inexpresiva echando mano de las cirugías plásticas o del botox.  . .

 

Te dije adiós para siempre cuando decidí madurar, y al hacerlo, también dije adiós a los chicos malos, a los chicos tatuados que deciden no crecer, ni cortarse el cabello o dejar de usar esas vistosas playeras negras de Slayer aunque tengan cuarenta años, desprovistos ya de toda juventud.

Sé que no te importa –ni debería hacerlo-pero aún así quiero que me disculpes por no haber refrendado mi otrora fanatismo obsesivo compulsivo. Prefiero quedarme con el recuerdo del hijo pródigo de Lafayette, Indiana, de aquel esbelto pelirrojo embriagado de fama, que daba tumbos entre escándalos, éxitos millonarios . . .para no contemplarte abotagado e irreconocible. No me seduce la idea de presenciar como se te acaba el aliento a mitad de Welcome to the jungle, ya incapaz de bailar, de contenearte, carente de gracia, del menor encanto. Prefiero recordarte como aquella, mi primera noche,  abriendo el concierto con Night Train, cerrando con Paradise City, cantando con esa voz tuya impecable, aguda, reconocible entre miles a ojos cerrados. Recordarte rodeado de la pandilla: Slash, Duff e Izzy.  Quizá sea negación por no aceptar que el tiempo cobra factura y que no sólo lo hace contigo. Tal vez no pueda con la maldita nostalgia de saber que Shannon Hoon no abrirá tu concierto, que no abrirá uno más…porque el legendario vocalista de Blind Melon, murió en 1995 con sólo 28 años sin decirnos adiós, dejando todo ese enorme talento bajo resguardo, pero sin anotarnos la contraseña.

Por estas razones decidí no acudir ayer a observar el paso del tiempo, a mirar sin velos mi adolescencia perdida, decidí arteramente no mirar el presente, ni el tuyo ni el mío. Me negué a ver los estragos de lo que somos, de lo que no quisimos ser.

 

¿Sabes una cosa? tiré todos mis viejos posters, pero aún me sé todas las canciones de tu banda. Creo que eso cuenta . . .

Siempre quise darte las gracias por contribuir con mucho a que mi adolescencia se convirtiera en la época más divertida . . .mis alocados años noventas, por apresurar mi adultez, por tus canciones que se convirtieron en himno de esos lejanos días. No todo está perdido, así que lo haré ahora, veinte años después.

Gracias a ti, mi primer ídolo, mi despertar hormonal, mi chico malo, mi pendenciero favorito, GRACIAS infinitas, William Axl Rose.

América Pacheco.

 

Nota: La revista Rolling Stone situó a Axl en el ranking 64 de los cantantes más grandes de todos los tiempos, para Roadrunner Records le corresponde el lugar número 4 de la lista Los 50 mejores cantantes del metal, es el número 32 en la lista 100 Greatest Frontmen of Rock Music, y  el sitio británico Music Radar dio a conocer mediante polémica votación,  que alcanzó  el número uno en el ranking del mejor vocalista de todos los tiempos, rezagando en el número 2 a Freddy Mercury.  Es evidente que los británicos exageran, aunque su  estilo siempre será único e irrepetible. Aquí la lista que levantó ámpula:

01.          Axl Rose (Guns N’ Roses)

02.          Freddie Mercury (Queen)

03.          Robert Plant (Led Zeppelin)

04.          Ronnie James Dio (Black Sabbath, Heaven & Hell, Rainbow, Elf)

05.          John Lennon (The Beatles)

06.          Bruce Dickinson (Iron Maiden)

07.          Thom Yorke (Radiohead)

08.          Kurt Cobain (Nirvana)

09.          Matt Bellamy (Muse)

10.          Paul Mccartney (The Beatles)

11.          Jim Morrison (The Doors)

12.          James Hetfield (Metallica)

13.          Maynard James Keenan (Tool, A Perfect Circle)

14.          Mick Jagger (The Rolling Stones)

15. James Labrie (Dream Theater)

16. Bon Scott (AC/DC)

17. Steven Tyler (Aerosmith)

18. Roger Daltrey (The Who)

19. Geddy Lee (Rush)

20. Morrissey (The Smiths)

21. Liam Gallagher (Oasis)

22. Jack White (The White Stripes)

23. Joe Strummer (The Clash)

24. Stevie Nicks (Fleetwood Mac)

25. Iggy Pop (The Stooges)

26. Smokey Robinson (The Miracles, The Temptations, Mary Wells)

27. Black Francis / Frank Black (Pixies)

28. Diana Ross (The Supremes)

29. Debbie Harry (Blondie)

30. Martha Reeves (Martha And The Vandellas).

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.