close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pluma, lápiz y cicuta
Por América Pacheco
Especialista en negocios internacionales. Cronista salvaje. Autora de Pasajera en Trance (Mantarr... Especialista en negocios internacionales. Cronista salvaje. Autora de Pasajera en Trance (Mantarraya, 2018). Handle with care. Síguela en Twitter: @amerikapa. (Leer más)
Carta a Sarkozy
Por América Pacheco
17 de febrero, 2011
Comparte

Para Sé, Swan y Chris.

Monsierur Nicolas Paul Stéphane Sarkozy

Presidente de la República Francesa y

Coprincipe de Andorra y Maestre de la Legión de Honor.

Usted no me conoce, pero yo soy una mujer mexicana de 33 años de edad. Tal  vez no le importe, pero yo le profeso incondicional amor al pueblo que usted gobierna. Si bien es cierto que la literatura, el arte y la geografía francesa forman parte vital de mis filias, son aún más profundas las raíces emocionales que me mantienen unida al país galo.

Me entristece a raudales descubrir la excecrable muestra de oportunismo, de vulgar protagonismo y nulo criterio que usted intenta exprimir al polarizar los sucesos en torno a la tristemente célebre figura de Florence Cassez, lo que yo alcanzo a dilucidar es patético, vergonzoso. Usted es abogado, sin embargo dudo mucho que usando ese fino instinto propio de la abogacía, se haya tomado la molestia de revisar el expediente de la SECUESTRADORA juzgada y condenada por las leyes de mi país. Su estúpida estrategia mediática mostrada al declarar que en cada acto cultural a celebrarse en el magno evento México en Francia, se exhibiría el caso de Cassez sólo muestra un desaforado intento por recuperar el alicaído rating que nadie más que usted ha desgastado debido a sus torpes, desafortunadas e impopulares decisiones políticas.  Para ello argumenta que debe de exhibirse sin pudor el pobre ejercicio de justicia en este país y tal vez tenga razón con lo último. Los mexicanos somos víctimas de nuestro propio laberinto de inseguridad y la paupéerima credibilidad que gozan nuestras instituciones, pero no confunda. La mujer que usted intenta erigir como la Juana de Arco 2.0, no es inocente, todos los elementos que sirvieron  para alcanzar su condena indican una culpabilidad contundente. Existen errores, torpezas en la integración de expedientes y una lamentable recreación de hechos que sólo han servido para sembrar suspicacias, Es válido que –con pronóstico reservado y en su postura de estadista- ejerza opiniones acerca de nuestro lumpen aparato de justicia. Pero de ninguna manera lo anterior convierte en automático a la mujer en inocente o mártir. En un arranque de cordialidad, lo invitaría a que conociera los testimonios de las víctimas sobrevivientes de los secuestros en los que su bella coterránea formó parte. Apelaría acaso, a lo que aún posea de humanidad y empatía para con el dolor humano, y que se sensibilizara ante las descarnadas estampas de dolor, de sufrimiento sin fin de las verdaderas víctimas en esta historia. Pero sé que es inútil. A usted le importa un carajo nuestra sociedad, nuestro estado de derecho e incluso, la vida misma de la señora Cassez.

Lo que busca de manera nada brillante es capitalizar este grave e insensible boquete que existe entre dos naciones amigas para obtener reflectores, todos sabemos que lo que busca es recuperar la otrora popularidad por la vía que ha distinguido su mandato: el escándalo

Francia tiene para mi, nombres y apellidos. Francia vibra, respira, crea, palpita  y camina a través de los pulmones, dermis, piernas, corazón y talento de franceses entrañables: mis amigos. Francia es mucho más que una mórbida y sensual primera dama; es más que su vasta historia, sus Champs Elysées, la Tour Eiffel, el Louvre, el exuberante Jardin du Tulleries así como la incomparable belleza de su arquitectura; su cocina, su arte y su aporte a la humanidad como protagonista contundente en los libros de historia. Para mi, su país no sólo es el destino turístico más visitado del mundo. Creo que el valor intrínseco de su país lo representan los seres humanos que siete horas antes que nosotros, abren sus ojos día a día con la intención de darle un sentido más brillante y humano a su propia historia, a la construcción individual de su leyenda personal.

Francia tiene ciudadanos ejemplares y que vale la pena resaltar, promover, impulsar, porque con su peculiar talento, engrandecen la nación que usted debería de amar y proteger. A continuación tres botones:

Sépánd Danesh, artista plástico y humanista. Egresado de L’École Nationale Supérieure de Beaux Arts de Paris, expositor en la Bienale D´Art Contemporain, desarrolló con éxito la vanguardista campaña “Se prohibe fumar” en la Ciudad de Helsinki, Finlandia (Galleria FAFA) entre otros proyectos. A él le debo la primera entrevista que hice en mi vida. Me enseñó que el arte es la documentación de la intervención humana y que todos lo conformamos por la mera justificación de nuestra existencia misma.

Website: http://www.sepanddanesh.com/

http://sepanddanesh.com/blog

Swan Peony. Artista independiente. Poeta, hijo, padre. Músico itinerante que busca una sonrisa en la oscuridad y los gritos del imperio como inspiración para sus ingeniosas composiciones musicales. Produce, dirige y exhala creaciones únicas. La risa de una mujer, un hombre llorando y un gato maullando es su sonido único, el sello que lo distingue.  Autor del soundtrack de mi vida.

Website: http://www.myspace.com/swanpeony

Christophe Cesaire Pianista y compositor. Heredero de una estirpe intelectual única. Nieto de Aimeé Cesaire (escritor, humanista, dramaturgo, creador e impulsor de la negritud).  Autor de auténticas obras de arte en conjunto de ensambles de jazz parisinos, artista de cepa. Me dotó de un profundo conocimiento de la dulzura, con él entendí que el dolor y el sufrimiento suponen la existencia de su contrario: la felicidad. (y como lo visible cede su lugar a lo invisible).

Website: http://soundcloud.com/user9521360

Vea hacia adentro Sarkozy, no se desgaste en vilezas que lastiman. El tema es intercambio cultural, ¿no es así? Hablemos entonces con el lenguaje del arte.

Ningún político nos exige que pensemos, ninguno nos pide que dejemos de tener miedo, que seamos mejores personas o que luchemos por un alma. La vida es algo serio, trascendemos a través de los individuos que cambian nuestra vida, los que cambian su curso. Yo por eso, apuesto por mis amigos, jamás por un delincuente o un político. Sobra decir que usted es uno muy lamentable.

Adieu monsieur Sarkozy, usted no es Francia, al menos, no lo será nunca para mí.

América Pacheco

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.