close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pluma, lápiz y cicuta
Por América Pacheco
Especialista en negocios internacionales. Cronista salvaje. Autora de Pasajera en Trance (Mantarr... Especialista en negocios internacionales. Cronista salvaje. Autora de Pasajera en Trance (Mantarraya, 2018). Handle with care. Síguela en Twitter: @amerikapa. (Leer más)
O Brother, where art thou?
Por América Pacheco
16 de marzo, 2011
Comparte

 

A mi amado Ikarus.

Tan pocas veces te he dicho lo que significas para mí. Nunca es tarde, hoy no lo será.

Desconocidas providencias desearon que nacieras después que yo. Cuatro años después, para ser precisos, pero siempre fuiste más grande: grande de espíritu, de talento, sensibilidad y corazón.
Fuiste un frágil gorrión en mi jaula. Compartimos lo malo y lo peor. Yo superé todo, tú lo padeciste, aún lo haces.
Recuerdo la línea introductoria del primer poema que me escribiste: “A la que me enseñó a leer sin saberlo, trayendo todos esos viejos libros a casa”. Yo te enseñé a leer, pero tú me enseñaste a escribir. Cuando papá enfermó de Cáncer, tú, que lo acompañaste en esa cruel desventura cada hora, le compusiste “Cantos de Hospital” enorme trabajo poético que arrancó las lágrimas de propios y extraños. El poder de tu poesía no tiene comparación. Cada virtud que mi ser posea, tú la calcaste, para después mejorarla con un estilo artístico que espero el mundo algún día conozca.

Mi naturaleza es egocéntrica, la tuya es tímida. Me gusta brillar, tú amas la penumbra, el silencio, los placeres sencillos de la vida y el aire puro.

Fui vegetariana en mi muy lejana adolescencia, tú ahora lo eres por filosofía, por convicción, por amor al equilibrio natural y por devoción al santo nombre.

Llevé a casa por estudio, por curiosidad, el Shrimad Bhagavatam y el Baghavad Gita. La sorpresa es que ahora la devoción por Khrisha es tu estilo de vida. Tu amor por la humanidad y la naturaleza la expresas practicando una de las filosofías más puras que existen, yo no pude, no tengo esa fuerza que a ti te sobra.

Llevé a tus manos el primer libro de Charles Bukowski, pero tú leíste primero todos sus libros, antes que yo. Tus ojos siempre fueron más claros, más transparentes, lo serán eternamente. Eres todo lo que siempre quise ser y que por autosabotaje no soy. Eres arquitecto, estudiante de filosofía y músico. Heredaste mejor que nadie la franqueza y la honestidad de nuestro linaje.

Hoy no es tu cumpleaños. Hoy no se celebra nada, pero ahora que mi corazón se fragmenta, traté de recordar los brazos de quien más me ha amado, quise recordar al hombre que me ha valorado como ninguno, admirado, querido, abrazado con el más puro amor. . .y tu imagen, tu cínica sonrisa, y el maravilloso regalo de cumpleaños que me diste vino a mi memoria.
Llenaste mi corazón de amor con tan sólo recordarte…no te olvido, no lo haré nunca. Eres parte de mi vida de manera inmutable y cuando muera, espero que seas tú y nadie más quien cierre mis ojos.

Te amo. Lo haré siempre. Dónde quiera que estés. Eres mi hermano, mi sangre. Hare Krhisna, Hare Krhisna, Krhisna Krhisna, Hare Hare. . .

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.