El embarazo en la adolescencia migrante - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Por Un Mundo Sin Fronteras
Por Sin Fronteras
Sin Fronteras es una organización civil mexicana, laica, apartidista y sin fines de lucro, que t... Sin Fronteras es una organización civil mexicana, laica, apartidista y sin fines de lucro, que trabaja para contribuir al cambio de las condiciones en las cuales ocurren las migraciones internacionales y el asilo, a fin de que estos se den en un marco de plena vigencia de los derechos humanos de los migrantes internacionales, solicitantes de asilo, refugiados y sus familiares. Síguela en Twitter @SinFronteras_1 (Leer más)
El embarazo en la adolescencia migrante
Mildred tenía 13 años y vivía en Honduras cuando fue violada por los integrantes de una pandilla. Huyó con su mamá a México, y aquí descubrió su embarazo. Hoy es una madre adolescente que trabaja como empleada del hogar y que tuvo que posponer su sueño de ser maestra.
Por Morayma Pacheco
18 de septiembre, 2020
Comparte

La migración y la maternidad no deseada durante la adolescencia son fenómenos sociales que atañen a problemáticas demográficas, culturales y de salud pública. Los adolescentes en situación de movilidad se encuentran expuestos a una doble presión: por un lado, a las tensiones propias de su edad y, por el otro, las que se derivan de los contextos y condiciones de violencia y transgresión de sus derechos humanos en las que se dan sus migraciones.

La adolescencia se caracteriza por ser una etapa de vulnerabilidad, es el periodo de transición de la niñez a la edad adulta que se encuentra acompañada de diversos cambios: sociales, biológicos, neurológicos, psicológicos y emocionales; es el punto medular donde se conforma la personalidad y la identidad.

Ser mujer durante la adolescencia las coloca en una situación de mayor vulnerabilidad; es en esta etapa donde los factores de riesgo se encuentran más latentes. El contexto social, cultural y económico que influyen en el embarazo no deseado a temprana edad, ponen a esta población en un riesgo mayor al estar expuestas al abuso sexual y a altos niveles de violencia.

El embarazo durante esta etapa tiene consecuencias que impactan en el pleno goce de los derechos humanos de las adolescentes. La pobreza, el acceso limitado a los servicios de salud como la falta de control natal, el enfrentamiento a problemas obstétricos no identificados, pueden desencadenar en la muerte; deserción escolar, falta de vivienda, nulo acceso a esparcimiento, además de las pocas oportunidades de trabajo, son algunos de los factores a los que se enfrentan las madres adolescentes, impidiendo y limitando las futuras oportunidades de integración social, obligándolas a formar parte de la vida adulta de manera abrupta.

En Sin Fronteras se brinda atención integral a las adolescentes migrantes y refugiadas acompañadas que  enfrentan esta problemática social. A continuación, se describe un caso de una adolescente que ha vivido esta situación:

Mildred -su nombre fue cambiado para proteger su identidad- tiene actualmente 16 años. Para ella lo más difícil además de ser mujer migrante, es ser adolescente y haberse convertido en mamá a temprana edad de manera violenta, sin la posibilidad de elegir entre poder serlo o no. Ella vivía en Honduras, tenía 13 años, su mamá tenía un puesto de pupusas con el que lograban mantenerse. Debido a las bajas ventas no pudo cumplir con las últimas cuotas de uso de suelo para una pandilla, y en venganza Mildred fue víctima de una violación por parte de miembros ésta. Luego de este hecho, su madre y ella tuvieron que salir del país huyendo; sin papeles, con la ropa que traían puesta y con poco dinero. No sabían a dónde ir, simplemente querían un lugar lejano y seguro. Después de varios días llegaron a México. Pasaron un largo tiempo en una estación migratoria. Cuando lograron salir de ahí, Mildred supo que tenía tres meses de embarazo. Quiso acudir al hospital y no tuvo acceso para ser atendida por ser migrante, pasó más de 12 semanas sin acceso a la atención médica y la interrupción del embarazo no pudo ser posible. A sus 14 años cumplidos fue mamá. Cuando quiso conseguir un trabajo para sustentarse, las limitantes fueron bastantes: la primera era ser mujer, la segunda ser migrante, la tercera no cumplir con la edad para integrarse al mundo laboral y así podría enumerar muchas otras. Actualmente Mildred, trabaja prestando sus servicios limpiando casas como trabajadora doméstica. Ella quería ser maestra y las circunstancias aún no se lo permiten.

Así como Mildred, todos los días, muchas adolescentes se ven obligadas a tomar la difícil decisión de abandonar su país, sus raíces, su cultura, su familia, sus planes y también sus sueños. Las adolescentes embarazadas o madres adolescentes quedan en una situación de vulnerabilidad por la violación de sus derechos humanos. Desde Sin Fronteras, día con día contribuimos para que el poder superior de las adolescentes se haga visibles, se conozcan y se respeten para lograr una protección integral adecuada en la sociedad. En México debemos garantizar el acceso de las adolescentes a un pleno ejercicio de sus derechos humanos que les permitirían su inclusión ciudadana y la posibilidad de elegir una mejor calidad de vida que les permita cumplir cada uno de sus sueños.

* Morayma Pacheco es Auxiliar del Centro de Día La Ceiba de Sin Fronteras IAP (@Sinfronteras_1).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.