Avances, absurdos y ausencias de la Reforma Política en puerta - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Proyecto ciudadanía
Por Alianza Cívica
Proyecto ciudadanía es una organización de la sociedad civil plural y apartidista que promueve... Proyecto ciudadanía es una organización de la sociedad civil plural y apartidista que promueve la participación ciudadana y una democracia con resultados para la gente. (Leer más)
Avances, absurdos y ausencias de la Reforma Política en puerta
Por Alianza Cívica
27 de abril, 2011
Comparte

Algo es mejor que nada. Es mejor tarde que nunca.  Aún así, es difícil aplaudir avances en la propuesta de Reforma Política que parece estar ya consensuada en el Senado.

Avances son que por fin se establezcan  la Consulta Popular, la Iniciativa legislativa ciudadana, las candidaturas independientes y la posibilidad de reelección inmediata de legisladores. Son avances porque abren el sistema político, porque generan nuevas formas de participación ciudadana y porque permiten que haya más rendición de cuentas de los políticos a la ciudadanía.

Absurdo es que la Consulta Popular, si es promovida por la ciudadanía requiera ser aprobada por ambas Cámaras. Es decir, además del aval del 2% que son alrededor de 1 millón 500 mil ciudadanas y ciudadanos, necesita después ser aprobada por mayoría en ambas Cámaras del Congreso, para poder realizarse. Doble absurdo es que la Consulta puede ser propuesta por un tercio de diputados o senadores, pero sólo puede ser aprobada con mayoría en ambas Cámaras.

Absurdo es que la Iniciativa legislativa ciudadana no incluya la obligación de su dictaminación por parte del Congreso. Lo cual puede hacer totalmente infructuosa la tarea de presentar iniciativas de Ley. Además falta saber cuál será el requisito para poder presentar leyes.

Absurdo es que las candidaturas independientes a nivel federal no se podrán presentar en 2012, sino hasta 2015. Y eso dependerá de que haya reforma al Código Electoral que permita regular y posibilitar esta disposición constitucional.

Absurdo es que la reelección consecutiva tenga límites tan estrechos. La reforma establece que los diputados sólo pueden aspirar a volver a pasar la prueba de las urnas en dos ocasiones (tres periodos consecutivos máximo) y los senadores, sólo en una ocasión (dos periodos consecutivos máximo).

En nuestro país, el temor a la reelección es muy grande. Abrir esa posibilidad es un avance indudable. Lo importante desde una mirada democrática que busca ampliar la rendición de cuentas y el poder ciudadano es hacer ver que la reelección sirve para poder correrlos. O como bien se ha dicho: “reelige o castiga”.

La reelección consecutiva no trata de aumentar los privilegios y el poder de los políticos, sino por el contrario, de generar los incentivos y las condiciones para que estén obligados a “quedar bien” con sus electores y no con los dirigentes partidistas.

Hoy los políticos se reeligen por la “puerta trasera” sin rendir cuentas a quienes los eligen al brincar como chapulines de un puesto a otro, de las legislaturas locales a la federal y de regreso, pasando por las presidencias municipales.

La reelección consecutiva promueve la “carrera” política y la vincula a los electores. Solo puede haber ciudadanía empoderada respecto a sus gobernantes cuando estos tienen sobre sí la amenaza de perder su cargo. Ese es el sentido profundo de la reelección.

Además, la posibilidad de la reelección consecutiva combinada con las candidaturas independientes, abre la competencia de tal manera que la ciudadanía pueda escoger diputados y autoridades locales más representativas.

Una ausencia grave es no reducir el financiamiento público ordinario a los partidos políticos. La reforma mantiene la fórmula absurda en la Constitución que permite que el financiamiento crezca de acuerdo al número de electores inscritos en el padrón. La propuesta de Alianza Cívica y muchas organizaciones ciudadanas, respaldada por más de 30 mil adhesiones, es que el financiamiento público quede atado al “número total de votos válidos emitidos en la elección anterior”. De esa manera, se vinculan los recursos de los partidos a su desempeño y a su votación.

Por cierto, ausencia también es que se siga usando como referencia el padrón electoral, para fijar los requisitos para la Consulta Popular y para la Iniciativa Legislativa, cuando en realidad el parámetro lógico es la votación emitida, dado que ese es el sustento de la representación.

Otra ausencia lamentable es la posibilidad de reelección consecutiva de Presidentes Municipales. El sistema político será tan débil como lo es su eslabón más débil: el Municipio y la posibilidad de incrementar el plazo de gobierno, vinculado a la aprobación ciudadana, es un muy buen camino para fortalecerlo. En este caso el plazo de 3 periodos máximo sí hace sentido. Es lamentable que los prejuicios también lo hayan sacado del consenso.

México será un poco más democrático hacia 2015. Eso es bueno. Lástima que para entonces por estos absurdos y estas ausencias que siguen alimentado el desencanto ciudadano con una democracia que no ha dado resultados para la gente, puede que sea demasiado poco y demasiado tarde.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts