Aborto por violación y reparación integral del daño - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Aborto por violación y reparación integral del daño
Con el caso de Silvia y Sara por segunda vez se evidencia que el Hospital General de Cuernavaca “Dr. José G. Parres” vulnera derechos humanos al negar el acceso a la interrupción del embarazo en casos de violación sexual.
Por Gire
15 de noviembre, 2021
Comparte

En 2015 Marimar, de 17 años, fue víctima de violencia sexual y como consecuencia de ello tuvo un embarazo no deseado, por lo que acudió al Hospital General de Cuernavaca “Dr. José G. Parres” para solicitar la interrupción del embarazo conforme a lo establecido en la NOM 046; sin embargo, el Comité de Bioética de dicho nosocomio determinó que debía continuar con el embarazo.

El 4 de abril de 2018, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió el caso de Marimar, reconociendo que la negación de servicios de aborto legal es una violación a derechos humanos, que el Estado está obligado a prestar dichos servicios en casos de violación, y que las autoridades no pueden implementar mecanismos internos que obstaculicen el acceso de las mujeres a sus derechos.

Tres años después de lo sucedido a Marimar y siete meses después de la sentencia emitida por la Segunda Sala de la SCJN, en GIRE conocimos el caso de Silvia: ella tenía 13 años cuando le contó a su mamá, Sara, que fue víctima de violencia sexual, por lo que acudieron al Centro de Salud de Ahuatepec en Cuernavaca, Morelos para que le realizaran una revisión médica. Ahí le indicaron que todo estaba bien, pero debido a que continuaba con dolor abdominal y tras haber ido a una farmacia donde le dieron medicamento para la gastritis e infección intestinal, decidieron acudir nuevamente al Centro de Salud. En esta ocasión le informaron a Silvia que estaba embarazada.

El personal del Centro de Salud refirió a Silvia y a su mamá a la Unidad Especializada de Cuernavaca, en donde les proporcionaron oficios dirigidos a la Fiscalía General del Estado, el Centro de Justicia para las Mujeres y el Hospital General de Cuernavaca “Dr. José G. Parres” para que realizaran la denuncia por violación y le fueran brindados a Silvia los servicios de atención médica conforme a la NOM 046.

Silvia y Sara acudieron a la Fiscalía de Delitos Sexuales para presentar la denuncia y solicitar la interrupción del embarazo. Posteriormente, fueron al Hospital General de Cuernavaca “Dr. José G. Parres” para entregar los oficios que les habían proporcionado y así poder acceder a los servicios médicos que Silvia necesitaba, incluida la interrupción del embarazo. Sin embargo, después de varios días, únicamente le realizaron un ultrasonido y les indicaron que no las iban a ayudar porque no atendían casos de ese tipo. Entonces, Silvia y Sara se vieron obligadas a trasladarse a la Ciudad de México para acceder a los servicios médicos.

El 16 de julio de 2019, acompañadas por GIRE, Silvia y su mamá presentaron una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Morelos (CDHM) que, el pasado 28 de septiembre de 2021, emitió una Recomendación al acreditarse violaciones graves a los derechos humanos de ambas por parte de los Servicios de Salud de Morelos, el Hospital General de Cuernavaca “Dr. José G. Parres” y la Fiscalía General del Estado de Morelos.

En ese sentido, la CDHM resolvió que los Servicios de Salud de Morelos, a través del Hospital General de Cuernavaca “Dr. José G. Parres”, no actuaron conforme a lo establecido en la NOM 046, ya que —a pesar de tener conocimiento de que Silvia cursaba un embarazo no deseado producto de una violación sexual— únicamente le practicaron un ultrasonido, lo cual no atendía la solicitud de interrupción del embarazo. Además, el personal de salud fue omiso al no practicar los exámenes médicos a Silvia para la detección de infecciones de transmisión sexual y, en su caso, brindar los tratamientos correspondientes.

Respecto a la Fiscalía General del Estado Morelos, la CDHM determinó que la emisión y entrega de oficios a Silvia y a Sara no fue suficiente, pues no se cercioró de que se entregaran en las instituciones correspondientes y, con ello, se brindara el servicio médico solicitado. Además, a pesar de que en la carpeta de investigación iniciada existe una orden de aprehensión en contra del agresor por el delito de violación sexual, hasta el momento ésta no se ha cumplido.

Como parte del documento recomendatorio, la CDHM señaló puntualmente medidas de rehabilitación, restitución, compensación, satisfacción y garantías de no repetición para garantizar la reparación del daño a Silvia y a Sara; no obstante, los directores de los Servicios de Salud de Morelos y del Hospital General de Cuernavaca “Dr. José G. Parres”, respectivamente, informaron la aceptación de una parte de la Recomendación. Ante esto, la CDHM dio por rechazado el documento recomendatorio, ya que no puede aceptarse de manera parcial pues esto vulneraría el derecho de Silvia y de Sara a la reparación integral. Por otra parte, la respuesta de la Fiscalía General del Estado de Morelos continúa pendiente.

Esta situación es preocupante debido a que por segunda vez se evidencia que el Hospital General de Cuernavaca “Dr. José G. Parres” vulnera derechos humanos al negar el acceso a la interrupción del embarazo en casos de violación sexual.

Sin bien el panorama no se percibe alentador, los Servicios de Salud de Morelos y el Hospital General de Cuernavaca “Dr. José G. Parres” aún tienen la oportunidad de reconsiderar su decisión y aceptar, en su totalidad, la Recomendación de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Morelos, garantizando así el acceso a la reparación integral y efectiva para Silvia y Sara.

@GIRE_mx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.