close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Contrarréplica a @AleDiener
Es una pena predicar a los convencidos, nuestras ideas y posiciones deben de confrontarse en la arena pública para que el público pueda sopesarlos y hacerlos suyos
Por Gire
5 de agosto, 2013
Comparte

Omar Feliciano, Medios Digitales

“Señor, algunos monjes y brahmanes vienen a Kesaputta, y exponen únicamente sus propias doctrinas, mientras insultan y denigran y censuran y claman contra las doctrinas de los demás. Y otros monjes y brahmanes vienen a Kesaputta, y exponen únicamente sus propias doctrinas, mientras insultan y denigran y censuran y claman contra las doc- trinas de los demás. Estamos intrigados y en duda respecto de ellos Señor, ¿Cuál de estos venerados monjes ha hablado verdad y cuál falsedad?”

 Kalama Sutra

Estimada Alejandra,

No tienes que agradecer mi análisis de las redes sociales y del funcionamiento de la formación de opinión pública,  soy un profesional en mi trabajo, no es nada personal, aunque no por eso deja de ser político lo personal. Veo que me has desbloqueado de Twitter, sin duda un gran avance, no puedes esperar que tus ideas demuestren su validez si nos soportan el fuego de sus críticos. Creo que es una pena predicar a los convencidos, nuestras ideas y posiciones deben de confrontarse en la arena pública para que el público pueda sopesarlos y hacerlos suyos.

Sí, las redes sociales forman parte del debate y nuestras líneas temporales son una muestra de la calidad de este debate. E insisto, no es personal, por lo que me decepciona mucho cuando afirmas desde la cuenta de tu organización que mi carta fue un ataque. Uno de los problemas de vivir cómodamente predicando a los convencidos es que perdemos la costumbre. Te pido que borres ese trino o demuestres en qué parte de estos textos te he injuriado.

Entre las preguntas que no respondiste se encuentra la solicitud de que aclares tus dichos sobre tu versión de cómo llegó el feminismo a México, cosa que no hiciste en tu réplica. El código civil de 1884 consideraba a las mujeres casadas “imbéciles por razones de su sexo” y no podían realizar ninguna transacción sin permiso de su marido. ¿Te parece que eres una imbécil debido a tu sexo? No. Lo sé. Felicidades ya identificaste tu primer pensamiento feminista. En 1908 Dolores Correa Zapata y Columba Rivera fundaron Mujer Mexicana, una revista donde pedían la participación de las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad, incluyendo derogar aspectos del código civil como el ya mencionado, además de pedir educación, trabajo y derecho al voto.

¿Deseas educación para tus hijas? Ya identificaste el segundo pensamiento feminista que le debes a mujeres como Dolores y Columba.  Considerar la educación para las niñas como una exigencia que no es controvertida por derechas o izquierdas es una victoria del feminismo occidental. Mi identificación con el feminismo fue muy temprana y gracias a este punto, cuando escuché de boca de mi madre la historia de cómo fue apartada de la escuela porque su padre consideraba que la educación a las mujeres era un desperdicio. Te comparto esta intimidad porque en este punto no somos muy diferentes, queremos lo mejor para las mujeres que forman parte de nuestra vida.

Y seguiré en un tono personal, porque tal vez no alcanzas a entender que estamos hablando más allá de los tonos pro- y anti- de las décadas pasadas, (por lo que no responderé sobre la perfecta retórica del bien común, al que Popper identificó como un enemigo de la sociedad abierta, una excusa del ingeniero social utopista para volver a la sociedad cerrada). Durante mi adolescencia mi madre tuvo un embarazo inesperado, pero deseado, con mucha expectativa esperaba tener una hija. Nadie sabía que era un embarazo ectópico hasta que la trompa de falopio estalló provocando una hemorragia. Mi padre la tomó en brazos y la llevó a un hospital privado. El doctor diría después que esto salvó su vida, pues de haberla puesto de pie la pérdida de sangre hubiera sido mayor.

Si esto hubiera pasado hoy en alguno de los estados donde bajo la premisa del pánico moral impulsaron un blindaje al derecho a la vida, podría ser sometida a la tortura de desangrarse ante la mirada del personal de salud hasta que confesara algo que no cometió. Este sometimiento a tratos crueles e inhumanos, esta violación a la presunción de inocencia y el derecho a no incriminarse a sí misma fue lo que sufrió Hilda, de la que te hablé en mi carta abierta y quién no te mereció ni una sola letra.

El caso de Hilda es paradigmático, es el caso de cientos de mujeres, que han sido sometidas a procesos judiciales injustos y a la picota de los medios de comunicación que las exhibían en sus comunidades. Hilda nos dio su confianza para contar su historia y para defenderla, que el Supremo Tribunal de Justicia de San Luis Potosí la absuelva será una forma de reparación del daño a su honra.  La sociedad potosina ha reaccionado, incluso los obispos han entendido que deben de mandar un mensaje menos beligerante: la iglesia perdona el aborto, aseguró el obispo de Ciudad Valles. Lo dicho, quienes promovieron este blindaje tienen la responsabilidad, pues su retórica sobre el aborto forma parte de la obstrucción de la provisión de servicios de salud reproductiva, que incluso criminaliza la emergencia obstétrica.

El 23 de agosto es la fecha límite para que los magistrados del Supremo Tribunal decidan sobre el caso de Hilda. Puedes olvidar todas mis preguntas de mi carta abierta, sólo haré una pregunta: ¿Tu conciencia te permite firmar para pedir justicia para Hilda? Puedes hacerlo aquí. Si no puedes responder esta pregunta no te molestes en preparar una respuesta. Supongo que es el fin de este debate.

P.D. El estudio Association between parity and risk of suicide among parous women que mencionas no habla nada del riesgo de suicidio entre mujeres que abortan y sí confirma la hipótesis de Durkheim sobre la protección contra el suicidio que confiere la maternidad. Como diría en twitter, hay que leer antes de bufar.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.