#DeleteFacebook: resistencia abortista en la era digital
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
#DeleteFacebook: resistencia abortista en la era digital
Resulta preocupante y decepcionante que después de décadas en las que el aborto fue un derecho protegido, ahora las mujeres en Estados Unidos tengan que buscar alternativas para interrumpir sus embarazos sin dejar rastros, incluso en la red, que puedan ser utilizados en su contra.
Por Abril Juárez
29 de agosto, 2022
Comparte

En esta era digital, casi todes hemos podido atestiguar el impulso que el internet le ha dado a movimientos sociales que buscan combatir las injusticias, el abuso de poder, la discriminación y otras violaciones a derechos humanos. Hemos visto el impacto del activismo digital a través de hashtags como: #BlackLivesMatter, #MeToo, #NiUnaMenos, #AbortoLegalYa, entre otras campañas que no solamente han ayudado a visibilizar problemáticas, sino que han permitido obtener justicia.

Sin embargo, el internet, por supuesto, no es solamente una herramienta para quienes buscan construir un mundo más justo, sino que también es utilizado por grupos que buscan ejercer poder y opresión sobre otres. El ejemplo más reciente y preocupante es el uso que los grupos antiderechos en Estados Unidos han hecho de las plataformas digitales a partir de la revocación del fallo de Roe vs. Wade (1973), que protegía el derecho al aborto.

Desde hace unos días ha circulado en las redes el caso de Celeste, una adolescente de 18 años que ha sido procesada por el tribunal del condado de Madison, Nebraska, por interrumpir su embarazo alrededor de la semana 23 de gestación, pues en ese estado se tiene como periodo límite la semana 20.

A partir de esto, el hashtag #DeleteFacebook (“Borra Facebook”) se ha viralizado en Twitter, pues les usuaries están enfurecides por la participación de esta red social en el arresto de Celeste y su madre, Jessica. Esta situación pone en la conversación tres cosas: por supuesto, lo absurdo que resulta considerar el aborto como un delito; la participación de las empresas digitales en las investigaciones penales, y la falta de claridad y accesibilidad en los términos y condiciones para les usuaries.

Si bien en Estados Unidos es común que se solicite este tipo de información a través de órdenes judiciales, existen antecedentes de que no todas las empresas tecnológicas han colaborado con las autoridades: Apple en 2016 se negó ante el FBI a abrir “una puerta trasera” al iPhone y en 2020 a abrir el iPhone de un sospechoso de terrorismo. Derivado de la protesta en redes sociales, Facebook intentó defenderse asegurando que en la orden de registro no se mencionaba que la investigación era por aborto; sin embargo, no declaró cómo habría respondido la compañía de haber tenido conocimiento de que se trataba de un aborto.

No obstante, si las empresas están obligadas a entregar la información de les usuaries a las autoridades, también deberían estar obligadas a hacer explícito este supuesto en un aviso más claro y fácil de leer para quienes utilizan sus plataformas.

Facebook no ha sido la única plataforma involucrada en acciones contra en el aborto; días después de la sentencia de la Corte Suprema, se dio a conocer que Snapchat —una de las redes sociales preferidas por les más jóvenes— estaba siendo utilizada por grupos antiaborto para rastrear a mujeres que buscan pruebas de embarazo en internet. Estos grupos cuentan con establecimientos disfrazados de clínicas para interrumpir embarazos; convencen a las jóvenes de acudir a realizarse un ultrasonido; en persona, les dan información falsa sobre los riesgos que conlleva un aborto y las manipulan con discursos “provida”.

Es natural que al ver el uso que los antiderechos le están dando a las redes sociales surjan denuncias contra las plataformas, y campañas para invitarnos a salirnos de ellas como símbolo de protesta, pues sería la mejor forma de mostrar indignación y descontento. Sin embargo, si todes cerramos nuestras redes también estaríamos cerrando canales de comunicación que han jugado un papel esencial en la lucha por el acceso al aborto.

El internet ha sido una vía para potencializar exigencias a favor de los derechos humanos, incluyendo los derechos reproductivos. Hemos utilizado las redes para concientizar a las audiencias, informar y luchar contra la desinformación, posicionarnos, exigir el acceso al aborto y —más importante aún— las acompañantes han logrado apoyar desde la distancia a miles de mujeres y otras personas con capacidad de gestar que desean interrumpir sus embarazos de forma segura.

Resulta preocupante y decepcionante que después de décadas en las que el aborto fue un derecho protegido, ahora las mujeres en Estados Unidos tengan que buscar alternativas para interrumpir sus embarazos sin dejar rastros, incluso en la red, que puedan ser utilizados en su contra. Como bien dijo Simone de Beauvoir: “Bastará una crisis política, económica o religiosa para que los derechos de las mujeres vuelvan a ser cuestionados. Estos derechos nunca se dan por adquiridos, debéis permanecer vigilantes toda vuestra vida”. Sin embargo, si hay algo claro es que encontraremos la manera de seguir resistiendo, en el mundo “real” y en el mundo digital. No nos detendrán.

* Abril Juárez (@AbrilJuari) es responsable de Comunicación Digital en GIRE.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.