close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
El azul también es un color de niñas
No es que tenga que haber nada malo per se en jugar con muñecas, con trenes, con osos de peluche. La pregunta está en qué le decimos a una niña que prefiere jugar con un coche que con una princesa.
Por Gire
6 de enero, 2014
Comparte

Por: Isabel Fulda (@iFulda)

Desde hace seis años que me convertí en tía por primera vez, las fechas decembrinas han traído consigo visitas a jugueterías. Cada año encuentro más o menos lo mismo. De un lado, muñecas, maquillaje, lavadoras adornadas de motivos rosas y morados. Del otro, superhéroes, aventuras, coches, armas. Todo separado por colores fácilmente diferenciables y, en ciertos casos, flamantes letreros que dictaminan quién tiene acceso legítimo a qué clase de regalos. El orden parece evidente y natural. ¿De qué color va a querer su moño? (Al menos preguntan, supongo).

En mi búsqueda, me topo con un gran letrero adornando un estante: “Para las pequeñas mamás”, acompañado de una foto de una niña sonriente de 4 o 5 años arrullando a un pequeño muñeco de plástico. Entiendo que la persona detrás de dicha publicidad no buscaba causar ese efecto, pero automáticamente me hace pensar en las cifras de embarazos en niñas y adolescentes en México. En las historias de Isabel, que desertó la escuela a los 16 años por un embarazo y de Irene, que tuvo a su primer hijo a los 12. En los nombres de niñas que no conozco, pero que cargan a un bebé en brazos en este momento. En los roles que perpetúan injusticias.

Y no es que tenga que haber nada malo per se en jugar con muñecas, con trenes, con osos de peluche. La pregunta está en qué le decimos a una niña que prefiere jugar con un coche que con una princesa.  ¿Resulta sorprendente de una sociedad que le enseña a los niños que ellos no deben jugar con muñecas que tengamos una legislación laboral que asuma que las mujeres deben encargarse de manera exclusiva del cuidado de los hijos? ¿Qué le dice esto a las niñas sobre su libertad para elegir su proyecto de vida? ¿Qué les dice a los niños sobre su posibilidad de convertirse en padres involucrados? Estereotipos de género convertidos en juegos convertidos en políticas públicas.

A pesar de todo, algo se mueve. La noción de que las personas debemos ser iguales llega a permear (un poco y a veces) la manera en que organizamos las ventas de juguete infantiles. Un ejemplo de ello es la campaña titulada Let Toys be Toys (“Dejen a los juguetes ser juguetes”) lanzada en el Reino Unido por un grupo de padres de familia que busca cuestionar la asignación de género que hacen las jugueterías de sus productos. De acuerdo con la misma, “es tiempo de que las tiendas dejen de limitar la imaginación de nuestros niños al decirles qué juguetes usar. La respuesta es simple: le estamos pidiendo a las tiendas que organicen los juguetes por tema y función, en lugar de por género, y dejar que los niños decidan qué juguete prefieren”. La campaña identifica buenas prácticas y políticas que tiendas como Toys R Us han emprendido para eliminar la identificación de género en sus productos y hacer publicidad en la que tanto niños como niñas participen en juegos relacionados con destreza, aventura, belleza, cuidado.

¿Por qué nos parece tan subversivo cuestionar estos esquemas? ¿Qué nos dice sobre nuestra sociedad la forma en que organizamos los juguetes para niños y niñas? Qué significados estamos contribuyendo a crear? ¿Cuál es el papel de las tías feministas en todo esto? No tengo todas las respuestas. Para mí, 2013 ha sido un año de preguntas. Por lo pronto, yo cada diciembre hago mi mayor esfuerzo por combinar la búsqueda por evitar perpetuar roles de género y, al mismo tiempo, encontrar objetos divertidos que traigan sonrisas el 25 de diciembre y el 6 de Enero. (Si la revolución tiene que convertirme en una tía aburrida, entonces no es mi revolución).

Este año, tras el relativamente exitoso proceso de apertura de regalos, mis sobrinos y yo entramos a una discusión acerca de los colores. “El azul también es un color de niñas”, anunció con gran contundencia mi sobrina J, de 5 años. Todos los colores pueden ser para niñas, le contesto, suficientemente satisfecha con la importancia de lo que estaba diciendo. Para mi sorpresa, su hermano de 4 años se volteó con la misma seguridad para decir “y de niños también, ¿verdad Isa?” Sí, de niños también. Todos los colores son de niñas y niños. Así vamos avanzando un poco.

 

* Isabel Fulda es Analista de la Dirección

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.