close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
El incómodo día de las madres
El 10 de mayo es como un recordatorio del papel biológico que la sociedad espera que las mujeres ejerzamos. Me recuerda la hipocresía de la gente que considera sagrada la maternidad, a la vez que no se respetan ni facilitan las condiciones para ejercerla.
Por Gire
11 de mayo, 2015
Comparte

Por: Regina Tamés (@reginatames)

Hace cuatro años que empecé a recibir felicitaciones del 10 de mayo y aún no logro disimular la molestia que me produce. No sé cuál debe ser mi reacción ya que soy feliz siendo mamá –aunque eso no me define del todo– pero a la vez me molesta que se asuma que valemos más como mujeres por serlo, o que todas quieren o pueden convertirse en madres. Este día es como un recordatorio del papel biológico que la sociedad espera que las mujeres ejerzamos. Me recuerda la hipocresía de la gente que considera sagrada la maternidad y a la vez no se respetan ni facilitan las condiciones para ejercerla.

Mi decisión de haber querido ser mamá fue pensada, discutida, deseada y posible. Tuve el privilegio de que también fuera informada y que mis partos fueran elegidos y seguros. Pero mi trabajo diario en el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) me hace consciente de las diferentes maneras en que cada mujer vive la decisión de convertirse o no en mamá, de lo lejos que estamos de que el día de las madres implique felicidad para todas las mujeres.

Empecemos por hablar de la decisión de si se quiere o no se quiere ser mamá. Aún en estos tiempos falta mucho para que las mujeres puedan decidir de manera libre e informada si quieren embarazarse o no. En GIRE acompañamos muchas historias en donde las mujeres, en repetidas ocasiones niñas, sufren violencia sexual (muchas veces por familiares) y como consecuencia quedan embarazadas. Ellas no desean ser madres en ese momento y se les impone la maternidad. Sin duda el festejo para una mujer con una maternidad deseada y que tiene posibilidades de dar a su hijo cuidado, alimento, educación, medicinas, entre otros, será distinto al de quienes no tienen las posibilidades (aunque tener estas garantías tampoco te convierte en la mejor mamá).

La sociedad y el Estado siguen criminalizado a mujeres que deciden interrumpir un embarazo no deseado. Son juzgadas como malas mujeres. El controversial caso de la niña de 10 años en Paraguay que está embarazada de su padrastro y que es forzada a continuar su embarazo pese a su solicitud de no continuarlo es sólo un ejemplo de que no todas las maternidades se viven con felicidad.

El juicio social sobre la autonomía de las mujeres sigue siendo muy duro, pues incluso aquellas que deciden no tener hijos son cuestionadas y su decision no es siempre respetada. La sociedad no parece aceptar la decisión y persiste la presión de que no tener hijos es un proyecto de vida incompleto.

También sucede lo opuesto, las mujeres que toman la decisión de embarazarse y la suerte no es necesariamente positiva. En México todavía muchas mueren durante el embarazo, parto o postparto. No son protegidas por el Estado y poco se hace para prevenir sus muertes. En 2013, en números absolutos, hubo 861 muertes maternas en nuestro país. Pocos reclamos de justicia por estas mujeres han sido escuchados.

Quienes logran sobrevivir el parto estan convencidas –porque de eso se ha encargado la sociedad, los medios de comunicación y la industria del bebé– de que todo será alegría ya teniendo a sus hijos. Existe el gran mito de que la maternidad sólo traerá cosas buenas. Poco se habla y reconoce el trabajo arduo y, en muchas ocasiones, heróico que realizan miles de mujeres en su tarea como madres. Sin duda la maternidad trae infinitas alegrías, pero esa es sólo una versión de la historia.

El Estado debe establecer las condiciones, así como las medidas para que las mujeres puedan desarrollar y ejercer su maternidad en situación de igualdad, libres de discriminación y con pleno respeto a sus derechos humanos. Lejos estamos de que esto suceda. Botón de muestra son las pocas medidas en el ámbito laboral y de seguridad social existentes en la legislacion mexicana para garantizar estos derechos, en particular a las madres que deciden salir a trabajar formal o informalmente. Las políticas para equilibrar la vida laboral y reproductiva son prácticamente inexistentes en este país.

Las licencias de maternidad en Mexico, de 12 semanas, están por debajo del porcentaje planteado por la Organización Internacional del Trabajo que recomienda que deben ser de entre 14 y 18 semanas. Además, realmente el acceso es escaso. Datos oficiales muestran que 50 por ciento de las mujeres no estan adscritas al seguro social y por tanto no tienen acceso a las licencias de maternidad. Pero incluso de las aseguradas, el 50 por ciento no contó con incapacidad médica después del parto. En 2011 más de 800 mil mujeres embarazadas perdieron su empleo, sufrieron baja de salario o no pudieron renovar su contrato.

El Estado debe adicionalmente fomentar que la crianza y educación de los hijos sea una responsabilidad compartida y no exclusiva de las mujeres. La sociedad misma debería participar. Esto no es así en la realidad. En México, la licencia de paternidad es de tan sólo cinco días para los hombres, lo que es peor, por ley no tienen derecho a inscribir a sus hijos en las estancias infantiles dependientes del IMSS, pues se espera que sean las mujeres quienes esten a cargo del cuidado.

A propósito del 10 de mayo deberíamos hacer un llamado a reflexionar sobre la importancia de la mternidad libre y voluntaria. No todas las mujeres quieren o pueden ser mamás y muchas lo son sin disfrutarlo, pues no existen las condiciones para ejercerla plenamente. Esto no sólo va en detrimento de las mujeres sino también de los hijos y la sociedad en general. A las que tengan, gocen y quieran festejar su maternidad no me queda más que decirles muchas felicidades.

 

* Regina Tamés es directora de @GIRE_mx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.