close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
El papel de los derechos reproductivos de las mujeres en la campaña presidencial de Estados Unidos
Los derechos reproductivos y, específicamente, el acceso al servicio de aborto se han puesto en el centro del debate entre los candidatos a la presidencia Barack Obama y Mitt Romney.
Por Gire
13 de septiembre, 2012
Comparte

Por: Jennifer Paine

 

El tema de los derechos reproductivos de las mujeres ha jugado un papel protagónico a niveles nunca antes vistos en la carrera presidencial de Estados Unidos.

Los derechos reproductivos y, específicamente, el acceso al servicio de aborto se han puesto en el centro del debate entre los candidatos a la presidencia Barack Obama y Mitt Romney. El eje medular está en la posibilidad de las mujeres de acceder a los servicios y de ejercer sus derechos reproductivos, sobre todo vulnerables para las mujeres de bajos recursos. Para las personas que no han seguido las campañas tan de cerca en Estados Unidos, he aquí un resumen:

En las elecciones intermedias de 2010 en Estados Unidos, después de la elección de Barack Obama a la Presidencia en el 2008, se repitió un fenómeno bastante común. Simpatizantes del Partido Republicano, enojados con los resultados de la elección presidencial, votaron masivamente para que sus líderes tuvieran el control en la Cámara de Representantes y, en algunos estados claves, colocar tanto al gobernador como a una mayoría republicana en el  congreso local.

Las consecuencias fueron desastrosas en lo que se refiere al acceso a las mujeres a servicios de salud sexual y reproductiva, particularmente a nivel estatal donde hay innumerables iniciativas para limitar el acceso de las mujeres a su derecho al aborto legal. Vale la pena recordar que en Estados Unidos el aborto antes de la viabilidad del producto es legal, de acuerdo con la protección de un fallo de la Suprema Corte de 1973 (caso Roe v Wade). Sin embargo, los estados son libres de regular el aborto antes de la viabilidad del producto mientras no imponga obstáculos excesivos al acceso.

La cantidad de iniciativas presentadas y aprobadas solamente en 2011 resultó tan grande que la American Civil Liberties Union (ACLU) desarrolló un mapa para aclarar la saturación, disponible aquí. Estas iniciativas buscan, por ejemplo, asegurar el “consentimiento informado” de la mujer. Sin embargo, la información que proveen a las mujeres no siempre está basada en investigaciones científicas. En la mayoría de las ocasiones se trata de argumentos conservadores que tienen como objetivo desincentivar el procedimiento. Por ejemplo, cuando hacen asociaciones entre el aborto y algunas consecuencias para la salud física y mental.

En algunos estados, los legisladores llegaron al grado de imponer a los proveedores de servicios de aborto la lectura de un guión de consejería que, de nueva cuenta, echa mano de presuntos argumentos científicos. Por ejemplo, en Dakota del Sur, un médico tiene que decir a la mujer que el aborto está asociado con un incremento en las probabilidades de suicidio – algo que no tiene ninguna base en la literatura científica. Otros estados exigen que los médicos relaten a sus pacientes la existencia de un vínculo entre el aborto y cáncer de mama – otra falsedad total. Un caso muy sonado fue el de Texas cuando se aprobó que las mujeres solicitantes de un aborto estuvieran obligadas a un ultrasonido y a escuchar una descripción del mismo.

Otros estados están por considerar la aprobación de periodos de espera entre la consejería pre-aborto y el procedimiento que puede extenderse a 72 horas. ¿Qué tal si la mujer vive fuera de la ciudad donde está la única clínica que provee el servicio? Debe perder dos días de trabajo o escuela, pagar su transporte y alojamiento y, también, conseguir a alguien para cuidar a sus hijos, en caso de que los tenga. De nueva cuenta, las mujeres pobres son las más afectadas. Aunque muchas de estas iniciativas y leyes son excesivas, especialmente para mujeres pobres, las cortes de Estados Unidos las han ratificado.

Similar a las reformas constitucionales que 16 entidades federativas mexicanas han aprobado para proteger la vida desde el momento de concepción en Estados Unidos, más de 14 estados han intentado aprobar “personhood amendments” con el fin de otorgar los mismos derechos al no nacido que a una persona nacida. Afortunadamente, hasta la fecha, este tipo de reforma no ha corrido con éxito en la Unión Americana.

Tiempo atrás en Estados Unidos, las restricciones al acceso al aborto o a los derechos de las mujeres habían pasado sin mucha atención mediática, sin embargo, ya son temas de debate público nacional y han sido centrales en las campañas tanto estatales como presidenciales.

Por ejemplo, un candidato republicano de Missouri al Senado hizo una declaración que parecería increíble en estos tiempos, pero sucedió y es repugnante. El actual diputado en la Cámara Baja, al ser cuestionado sobre su apoyo el derecho al aborto para sobrevivientes de violación sexual, dijo (parafraseado) que el embarazo después de la violación ocurría muy poco, y que si fuera en verdad fuera una violación legítima, el cuerpo de la mujer podía “rechazar” el embarazo. ¡Las cursivas son mías!

Al mismo tiempo, el también republicano Mitt Romney es el primer candidato a la Presidencia que se compromete a eliminar los fondos públicos para la Planned Parenthood Federation of America,  bajo el argumento de que provee abortos y, por lo tanto, no debe recibir ningún apoyo del Estado. Esta organización es una de las proveedoras privadas más grandes de servicios de salud sexual y reproductiva en Estados Unidos, incluyendo los métodos de anticonceptivos y mastografias para la detección oportuna de cáncer de mama a las mujeres más marginadas, de cortarle el presupuesto su oferta de servicios sería severamente limitada.

Y a pesar de que cuando fue gobernador del estado liberal de Massachusetts (2003-2007) apoyó el derecho al aborto, apenas este fin de semana Romney declaró que su preferencia sería que Roe v. Wade se revertiera, a casi 40 años de la decisión.

¿Por qué estos temas están cobrando tanta atención en las campañas? Analistas han dicho que hay una ventaja para los dos partidos. Para los republicanos, el tema de aborto activa como muy pocos otros, su base más conservadora de simpatizantes a votar. Para los demócratas, incluyendo no solamente el aborto, sino también el acceso a anticonceptivos, genera el mismo efecto, pues fomenta la percepción de que los republicanos son un partido de extremistas. Muchos simpatizantes demócratas acusan a los republicanos de colar en el debate temas ya resueltos en la sociedad norteamericana, como es el acceso a anticonceptivos, para evitar una discusión verdadera sobre la economía y su falta de propuestas para resolver los problemas existentes.

Entre tanto debate y estrategias electorales, lo esencial a entender es que los republicanos están usando los cuerpos y los derechos de las mujeres para regatear en las elecciones, demostrando una misoginia e ignorancia increíble. ¿Quiénes creen que van a sufrir las consecuencias de sus políticas si son ganadores de las elecciones? Igual que aquí en México, las políticas restrictivas sobre el aborto afectan en mucho mayor proporción a las mujeres más pobres y marginadas del país.

 

*Jennifer Paine, directora de Desarrollo Institucional.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.