close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Embarazo adolescente y sus paradojas
A los padres de familia les preocupa más que sus hijos adolescentes consuman drogas a que se embaracen; creen que la mejor edad para hablarles de sexo es entre los 11 y los 13, aunque consideran que sólo a partir de los 18 años pueden hacerse responsables de su sexualidad; están convencidos que deben tener acceso a los anticonceptivos, y que una solución sería acercarlos a la religión. ¿Así o más contradictorios?
Por Gire
19 de agosto, 2013
Comparte

Por: Omar Feliciano (@tipographo)

Dígame si usted tiene o tuviera un hijo (o hija) adolescente, ¿Que le preocuparía más?: Que tuviera una enfermedad de transmisión sexual, que estuviera metido en drogas, que perdiera el año escolar o que se embarazara o fuera padre (o madre) a temprana edad. Esta es una de las preguntas que realizó el Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) en su encuesta telefónica realizada a finales de julio. Algunas de las respuestas nos dan una idea de las percepciones y actitudes hacia el embarazo adolescente, por ejemplo mientras que la mitad de las personas entrevistadas expresan preocupación porque sus hijos estuvieran usando drogas, sólo 4 de cada 100 encuestados manifestaron preocupación hacia el embarazo adolescente.

¿A qué causas atribuye esta muestra de la sociedad mexicana el embarazo adolescente? 4 de cada 10 encuestados consideró que “era una falta de atención por parte de los padres” y 1 de cada 4 consideró que era “consecuencia de la falta de información y educación sexual”. Es interesante considerar que mientras la mitad de los encuestados consideraron que la mejor edad para hablar de sexo es entre los 11 y 13 años, una mayoría de 61% también consideró que sólo “a partir de los 18 una persona puede ser consciente y responsable del ejercicio de su sexualidad”. Esto plantea un problema fundamental en la  visión sobre los adolescentes que tienen el personal en los servicios educativos, y los padres y madres de familia: parece que hay que dar información a regañadientes, a sujetos que son incapaces de entender los datos que se les dan sobre los anticonceptivos. Esta desconfianza originaria, ya por sí misma vicia el proceso de formación sexual integral.

A la pregunta, ¿usted cree que acercar a los jóvenes a la religión pueda ser una buena solución para disminuir el número de embarazos en adolescentes?, más de la mitad de los encuestados respondieron que sí, aunque sólo 0.3% consideró a las instituciones religiosas como responsables de solucionar la problemática. Otra paradoja. Lo cierto es que es preocupante que padres y madres sigan considerando que la promoción de una sexualidad culposa y restringida sea la solución y no consideren los beneficios de la provisión de servicios de salud reproductiva amigables para los y las jóvenes, sin ningún tipo de discriminación.

En el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 (PND),  el embarazo en la adolescencia no es considerado como un problema de salud o educación. Incluye una línea de acción referente a la promoción de la salud sexual y reproductiva, y toma la tasa de fecundidad adolescente como uno de los cinco indicadores para medir la desigualdad de género. Todavía habrá que esperar que se publiquen los planes sectoriales donde se explique más detalladamente la metodología para mantener bajos estos indicadores.

Es reconfortante saber que 64.6% de las personas encuestadas consideran que se debe promover el uso de anticonceptivos, incluida la pastilla del día siguiente, lo que  nuevamente es una contradicción con otros aspectos de la encuesta. Pues al mismo tiempo que consideran que la religión puede ser una solución para disminuir los embarazos, también aprueban los anticonceptivos. Ya sabemos que la religión mayoritaria en México se opone a su uso y distribución.

El ascenso del embarazo adolescente como un problema retratado en los medios de comunicación ha sido refutado por algunas investigaciones que consideran que es una forma de “pánico moral” que poco tiene que ver con la salud pública. En 2004 un análisis del embarazo adolescente en Reino Unido refutó la alta incidencia de embarazo adolescente al comparar con otras regiones del mundo y al hablar de la disminución de la edad de la primera menstruación en las niñas, así como del crecimiento de la población adolescente y la disminución de la tasa de fertilidad de las mujeres adultas. Claudio Stern, investigador de El Colegio de México, en “El embarazo en la adolescencia como problema público: una visión crítica” ha abordado este problema donde coincide con los factores ya señalados en el aumento de la visibilidad del embarazo en la adolescencia.

No, no quiero dejar de llamar la atención en el hecho de que el Estado ha desatendido su obligación de proporcionar información científica (y sin faltas de ortografía por aquello de los libros de la SEP), educación sexual integral acompañada de servicios integrales de salud sexual y reproductiva que incluya acceso a insumos anticonceptivos. También ha fallado en la atención prenatal del embarazo de alto riesgo. Por ejemplo, una nota de hoy reporta que en Ciudad Juárez se han registrado 94 abortos espontáneos desde enero de este año. De estos, 90 fueron de jóvenes entre 15 y 19 años, los otros cuatro fueron en niñas de 12 a 14 años. El programa de Salud Reproductiva del Hospital de la Mujer de Ciudad Juárez ha registrado 230 abortos espontáneos en niñas y jóvenes de 12 a 19 años desde 2012.

No hay información, no hay educación, no hay acceso a anticonceptivos, no hay acceso a un aborto legal y seguro, no hay acceso a la atención prenatal adecuada. Mientras que se sigue categorizando el Embarazo Adolescente en los medios de comunicación con un tono de pánico moral, los padres siguen con actitudes contradictorias sobre el fenómeno y el Estado permanece ausente. ¿Cuál será la respuesta en el Plan Nacional de Desarrollo? ¿Cómo responderá esta administración a un problema negado durante los dos sexenios pasados? Pero particularmente, ¿qué necesitamos para que la sociedad comprenda el fenómeno sin amarillismo y con una visión que incluya la responsabilidad del Estado a la luz de la autonomía progresiva de los y las adolescentes?

 

* Omar Feliciano, Medios Digitales

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.