close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Embarazo no planeado y aborto: el estado de la cuestión
Un estudio de El Colegio de México y el Instituto Guttmacher estima que casi un millón de mujeres jóvenes entre 15 y 24 años no practican la anticoncepción y se encuentran en alto riesgo de un embarazo no deseado y, por lo tanto, de un aborto que puede tener complicaciones sin atención.
Por Gire
11 de noviembre, 2013
Comparte

Por: Omar Feliciano (@tipographo)

El Colegio de México y el Instituto Guttmacher han realizado un estudio sobre el embarazo no planeado y el aborto inducido en México, que reafirma el lamentable panorama de la salud reproductiva y los perniciosos efectos del estigma del aborto, particularmente entre las mujeres más pobres y que viven en el campo. Entre los hallazgos se encontró que más de la mitad de los embarazos no son planeados y que el aborto con pastillas de misoprostol es común, particularmente en estados urbanizados y desarrollados. Además, quienes recurren a un método diferente tienen mayor probabilidad de presentar complicaciones, o bien al recibir instrucciones inadecuadas sobre el uso del medicamento. La mitad de las mujeres pobres del área rural con complicaciones no reciben el tratamiento que necesitan.

A través del Método de Estimación de Aborto por Complicaciones, con datos del Sistema Nacional de Salud y entrevistas a profesionales de la salud, el estudio nos revela que en México ocurren 71 embarazos no deseados por cada mil mujeres. Este dato pone al país en el mismo nivel que el promedio para Latinoamérica, donde la tasa es de 72 por cada mil mujeres en edad reproductiva.

Si bien es cierto que el uso generalizado de anticonceptivos ha incidido en la disminución de la fecundidad y por lo tanto en el tamaño de las familias y en el promedio de hijos e hijas, también es cierto que dos millones de mujeres tienen necesidades no satisfechas de planificación familiar. El estudio estima que casi un millón de mujeres jóvenes entre 15 y  24 años no practica la anticoncepción y se encuentran en alto riesgo de un embarazo no deseado, por lo tanto de un aborto que puede tener complicaciones sin atención.

El estudio indica que del 45% de embarazos planeados, uno de cada tres culmina con un nacimiento y 8% resulta en un aborto espontáneo. El 30% de casi 2 millones de embarazos no planeados fue interrumpido. El acceso al aborto legal y seguro afecta igualmente el porcentaje de interrupciones de un embarazo no deseado: en el Distrito Federal 61% de los embarazos no planeados son interrumpidos; en la región menos desarrollada y rural el porcentaje es de 46%.

La tasa de hospitalización por complicaciones por aborto inducido en hospitales públicos  fue de 5.9 casos por cada mil mujeres entre 15 y 44 años, lo que representa unas 159 mil mujeres. El número estimado de abortos inducidos es de 1 millón 25 mil 669, lo que representa una tasa de 38 abortos por cada mil mujeres en edad reproductiva. Al desglosar la tasa por grupo de edad, las adolescentes y mujeres jóvenes superan el promedio, la tasa para el grupo de edad de 15 a 19 años es de 44.1 aborto por cada mil mujeres.

Casi uno de cada tres abortos es realizado con Misoprostol y en 39% de éstos se dan complicaciones; esta tasa tan alta comparada con el 32% de Colombia en 2008 se puede explicar al uso inadecuado del medicamento. De acuerdo con la evidencia obtenida por las investigadoras, los empleados de farmacia no indican la dosis correcta. En oposición a esto, los abortos inducidos dentro del programa de Interrupción Legal del Embarazo del Distrito Federal han demostrado ser completamente seguros para las mujeres, al contar con un servicio que cumple lineamientos médicos estrictos apegados a las normas internacionales y a los derechos humanos de las usuarias.

El hecho de que nueve de cada diez mujeres pobres reciben atención a un aborto inducido dentro del sistema de salud pública hace indispensable la provisión del cuidado post-aborto como parte indispensable de los servicios de salud reproductiva, sin condicionar la atención, sin forzar una confesión autoincriminatoria y bajo el resguardo del secreto médico. De acuerdo con la entrevista a proveedores de salud, casi la mitad de las mujeres rurales pobres no recibe atención postaborto, muy probablemente debido a la distancia de los centros de salud, el miedo a ser encarcelada y el estigma que la lleva a mantener en secreto el hecho.

Este estudio, que actualiza los datos sobre aborto inducido y embarazo no planeado, nos muestra que es necesario mejorar el acceso y la calidad de la atención a la salud reproductiva, particularmente su componente relacionado a los anticonceptivos. Es necesario que el Estado cuente con estrategias para elevar el conocimiento del uso correcto de los anticonceptivos entre estudiantes y la juventud no escolarizada. La atención a las complicaciones postaborto requiere de una actualización que supere el modelo de atención el legrado, un método obsoleto que debe ser sustituido por la aspiración manual endouterina y el Misoprostol. Este modelo de atención también debe de contar con servicios de consejería y anticoncepción, en el marco del respeto a los derechos humanos de las mujeres.

Si el estigma del aborto y el espectro del pánico moral impide entrar en razón a los legisladores y tomadores de decisiones en estados con legislaciones restrictivas para definir protocolos y modelos de atención postaborto; si el argumento del derecho a la vida y la salud de las mujeres no bastan para convencerlos de establecer estos modelos, tal vez entonces los costos lo logren. De las 159 mil 05 mujeres hospitalizadas en 2009, 69% tuvieron una estancia hospitalaria de al menos una noche y 17% recibieron atención de urgencias. El costo de esto para el sistema de salud fue de entre 96 y 103 dólares en un hospital de segundo nivel y entre 100 y 192 dólares en un hospital de primer nivel. Por otro lado, sólo cuesta 8.91 dólares proporcionar un año de cobertura anticonceptiva, el 9% de un aborto incompleto y 0.5% del costo de atención de un aborto séptico. Más claro no podría ser y mejor no podrían entenderlo nuestros legisladores y políticos que sólo entienden en términos presupuestales: el sentido común llama a crear un modelo de atención postaborto, de la mano de la atención a la emergencia obstétrica, incluida la clínica rural más distante.

 

Omar Feliciano, medios digitales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.