close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
En espera de la justicia
La despenalización del aborto en el Distrito Federal protege a las mujeres que deciden interrumpir su embarazo antes de las 12 semanas, pero dejó en la indefensión a muchas más. Este reconocimiento a sus derechos, en otros estados, produjo una reacción adversa y puso a las mujeres en manos de la injusticia, la misoginia, los prejucios religiosos y la persecución.
Por Gire
18 de marzo, 2013
Comparte

Por: Silvia García

Durante muchos años de trabajo he sido testigo de dolorosos y profundos dilemas que enfrentan las mujeres ante un embarazo que no desean, que no es previsto o, en el peor de los escenarios, impuesto como en el  caso de una violación.

Creí que con la experiencia adquirida ningún caso podría dolerme ya, pero confieso que estar frente a dos mujeres y conocer sus circunstancias me hizo unirme a ellas en su dolor.

De pronto, caí en cuenta  que si bien la despenalización del aborto en el Distrito Federal protege a las mujeres que deciden interrumpir su embarazo antes de las 12 semanas, dejó en la indefensión a muchas más. Este reconocimiento a sus derechos, en otros estados, produjo una reacción adversa y puso a las mujeres en manos de la injusticia, la misoginia, prejucios religiosos y la persecución.

Hace una semana, acompañé a ciudad Valles, San Luis Potosí, a la abogada encargada de litigio de casos de GIRE para asistir a una audiencia en la que una joven mujer sabría si sería sentenciada o no por el delito de aborto.

Si bien esta audiencia estuvo programada desde hacía tiempo, el juez la aplazó, debido a que tenía que atender otras diligencias, como si la espera de una sentencia fuera algo fácil de manejar a nivel emocional.

Esto me dio la oportunidad de conocer a una mujer valiente que, a casi cuatro años de haber estado en prisión, salir bajo fianza y padecer el largo y tortuoso proceso penal, pacientemente confía en la impartición de justicia de este país y espera que sea imparcial para poder ser eximida y volver a gozar de completa libertad.

Ese mismo día conocí también a otra joven, muy joven, que sufrió violencia sexual y que, como en la gran mayoría de estos casos, por miedo guardó silencio y no denunció.  Al poco tiempo supo que estaba embarazada.

De acuerdo con lo que nos compartió durante una entrevista que tuvimos con ella,  una mañana se sintió mal y acompañada por su madre llegó al hospital donde recibió maltrato, (perdón, quise escribir atención), por parte de los médicos quienes “sutil y respetuosamente” le preguntaron si había hecho o tomado algo para interrumpir su embarazo.

A pesar de asegurarles que nada había hecho, una médica pasante la denunció.  A partir de ese momento, igual que otro caso arriba mencionado, su vida toma un giro diferente y la incertidumbre de su situación legal le arrebata, de momento, su proyecto de vida.

Después de haber conocido y escuchado a estas dos mujeres, agradecí profundamente la oportunidad de estar ahí, en ciudad Valles, a pesar del contexto de inseguridad que se respira, que se vive en esa población, simplemente porque pude entender y mirar con otros ojos el verdadero drama que viven las mujeres.  Me hacían pensar en otras miles de mujeres más que seguramente comparten su dolorosa experiencia, vulnerables, viviendo en un contexto de extrema pobreza, frágiles  ante el vacío y la indiferencia del sistema de justicia de este país.

Ese día fue 8 de marzo, día internacional de la mujer.  Tuve sentimientos encontrados.

Pensé, ¿acaso es una utopía creer que el derecho deba ejercerse con justicia?

¿Llegará el día en que todas las mujeres sin importar condición social, económica, cultural, geográfica, sean reconocidas y tratadas como verdaderos sujetos de derechos?

¿Es demasiado pedir seguridad y justicia?  Las mujeres merecemos respeto, no por quienes somos, sino porque… somos humanas.

 

* Silvia García es asistente jurídica

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.