close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Entre machismos y violaciones a derechos humanos: algunas luces en derechos reproductivos
México todavía es un país que vive un machismo cotidiano, en donde los derechos de las mujeres se vulneran día a día, en donde existe una predominante asignación del papel de madre a las mujeres, en donde las mujeres encuentran obstáculos para poder ejercer su derecho a decidir si quieren o no embarazarse, en donde las jóvenes no tienen acceso a métodos anticonceptivos y se critica el ejercicio libre de su sexualidad. No obstante, ha habido avances.
Por Gire
29 de diciembre, 2014
Comparte

Por: Regina Tamés (@reginatames)

Termina un año más. Un año en donde las mujeres continuaron sufriendo violaciones a sus derechos reproductivos. México todavía es un país que vive un machismo cotidiano; en donde los derechos de las mujeres se vulneran día a día; en donde existe una predominante asignación del papel de madre a las mujeres; en donde las mujeres encuentran obstáculos para poder ejercer su derecho a decidir si quieren o no embarazarse; en donde las jóvenes no tienen acceso a métodos anticonceptivos y se critica el ejercicio libre de su sexualidad. Esto no cambió en el último año, de ahí que el balance de 2014 no sea muy positivo.

Sin embargo, a pesar de que persisten los grandes obstáculos para el pleno ejercicio de los derechos reproductivos de las mujeres, de mi personalidad pesimista y a veces hasta fatalista, haré un breve recuento de los avances en este año, en el que destacan eventos importantes sobre seis temas prioritarios sobre derechos reproductivos. Sobretodo rescataré aspectos en donde el trabajo de GIRE logró impactar positivamente en la vida de mujeres –para no sumarnos a la lista de frustraciones y desgracias que aquejan hoy a nuestro país.

La interrupción legal del embarazo (ILE) estuvo movida este año. El entonces gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, presentó una iniciativa al congreso para despenalizar el aborto. La iniciativa era muy buena, pero no pudo ser aprobada principalmente porque la diputada Ana Lilia Jiménez Rumbo -que encabeza la comisión de igualdad- pese a ser mujer y perredista es mocha e ignorante y solo le importa quedar bien con las fuerzas políticas para seguir en su “carrera” de poder. Al juzgar la manera cómo se dieron los hechos es fácil pensar que por parte del gobernador nunca hubo la intención de que dicha iniciativa prosperara, pero el simple hecho de que lo hiciera fue sin duda relevante para mantener viva la discusión sobre el absurdo que es meter a la cárcel a las mujeres que por diversas razones no quieren ser mamás.

Para añadir más al tema de la ILE debo decir que donde hay mayores obstáculos es en los casos de las niñas que quedan embarazadas producto de una violación sexual, generalmente impuesta por un familiar. Casos como éstos llegan a GIRE con mucha frecuencia, lo cual ya es una desgracia. Pero más terrible es ver la actuación de las autoridades frente a estas niñas embarazadas, pues les obstaculizan la posibilidad de interrumpir ese embarazo por cuestiones de procedimiento como falta de credibilidad en su testimonio, o bien porque el embarazo ya está avanzado (como si no estuvieran en suficiente estrés postraumático por la violación como para siquiera plantearse si quedaron embarazadas). En fin, prometí no enfocarme en lo negativo, así que destacaré que la Ley General de Víctimas se ha convertido en una de nuestras herramientas de mayor utilidad para la defensa de estas niñas, ya que prevé el derecho de las mujeres víctimas de violencia sexual a la interrupción legal del embarazo como parte de los servicios de atención médica de emergencia. No es muy conocida la ley y mucho menos esta disposición, pero de lograr su implementación sería un gran avance para el país. Un ejemplo de la implementación positiva fue un caso sucedido en Sonora en el que se pidió la ILE por violación argumentando la ley de víctimas y el servicio de salud público lo otorgó en tan sólo cinco días. Aplaudimos a la secretaría del estado quien mostró su preocupación por la víctima y actuó debida y oportunamente para mitigar parte de su dolor.

A finales de 2013, inició una discusión pública que continuó todo 2014, en torno a la violencia obstétrica. El evento que la desató fue una fotografía de una mujer indígena que dio a luz en el jardín anexo a un hospital de Oaxaca. La indignación no tardó en mostrarse. Irma, quien ya había iniciado el trabajo de parto, no fue admitida en el hospital. Le dijeron que esperara y durante esa espera nació su hijo. Esto que muchas personas pensaban que era un caso aislado, se supo pronto que era más común de lo que se pensaba. GIRE asumió la defensa legal de Irma y la CNDH emitió la primera recomendación sobre violencia obstétrica en 2014, lo cual es histórico. Hasta ahora, el gobierno de Oaxaca ha cumplido con algunas de las peticiones planteadas por Irma como la publicación de una disculpa pública y el pago de una indemnización económica. Queda pendiente garantizar que las instancias de salud sean seguras, cuenten con la infraestructura necesaria y respeten los derechos humanos de las mujeres. Aún no se concluye la construcción del hospital de San Felipe Jalapa de Díaz, al igual que las 50 salas de labor de parto a las que se comprometió el gobierno estatal.

Fue hasta este 2014 que las y los políticos empezaron a darse cuenta de que este es un problema estructural del sistema de salud que afecta a gran número de mujeres embarazadas que son sometidas a humillaciones, gritos, cesáreas no necesarias, y un sinfín de conductas que violentan sus derechos humanos. Lamentablemente, la respuesta más común por parte de las autoridades ha sido intentar tipificar esta violencia como delito, en lugar de plantear estrategias que vayan al núcleo del problema y logren cambios estructurales que son la fuente de la violencia. Desde GIRE hemos insistido en que el derecho penal debe ser el último recurso cuando se trata de violencia obstétrica; se requiere de cambios profundos que incluyen incentivos para el personal médico, insumos médicos, apoyo político de sus directivos, capacitación, entre otros. Muy poco se resolverá mandando a un médico o enfermera a la cárcel. Desde GIRE hemos logrado parar varias iniciativas tanto a nivel federal como estatal para buscar medidas alternativas a la criminalización.

Las mujeres embarazadas en México se siguen muriendo por razones prevenibles. Este es un dato que poco se modificó en este año, de acuerdo con cifras oficiales la razón de muerte materna sigue siendo de 43.1 (por cada 100 mil nacidos vivos). A esta lista de vidas perdidas se sumó en octubre de 2013 la de Susana Hernández, quien murió en el Hospital de San Cristóbal de las Casas en Chiapas. Desde GIRE acompañamos a la familia en la defensa jurídica buscando la verdad sobre lo sucedido, así como justicia. Si bien la tragedia no tiene marcha atrás y además del dolor de la muerte de Susana están los dos hijos huérfanos de madre y Romeo su esposo viudo, un primer paso a la justicia se logró con la recomendación de la CNDH, la cual reconoció que lo sucedido en este caso constituía violaciones a derechos humanos. Después vino un perdón público por parte del secretario de Salud a la familia –el primer perdón público en México logrado en la materia-, y se está en espera de un fideicomiso (ya acordado) para los dos menores. El reto sigue en las medidas de no repetición que tiene que tomar el estado de Chiapas de la mano con la Secretaría de Salud federal, para evitar que estos casos sigan sucediendo. Sabemos desde GIRE que el hospital sigue malas condiciones y por ello la CNDH ahora juega un papel fundamental para lograr implementar los cambios necesarios.

Respecto a la conciliación de la vida laboral y reproductiva, más que avances vimos discusiones generadas a partir de la nefasta campaña que inicialmente lanzó el gobierno del Distrito Federal para fomentar la lactancia. No entraré en mayor detalle, ya que por fortuna se dio una gran cobertura al tema, sólo recordar que sin duda la lactancia debe ser fomentada por el gobierno, pero también facilitar espacios y posibilidades para que pueda realizarse. No se trata sólo de tener un espacio físico para que las mujeres lactantes puedan sacarse la leche, sino pensar en esquemas que posibiliten que el bebé pueda lactar directamente con estancias infantiles en las mismas oficinas, o con horarios flexibles de oficina para posibilitar dicha actividad para quienes así lo deseen.

Este año, el presidente Enrique Peña Nieto reconoció que México tiene un grave problema de embarazo adolescente. Si bien es algo bastante evidente, hace toda la diferencia que haya un reconocimiento del mandatario y que a la vez haya propuesto el lanzamiento de una estrategia para la prevención del embarazo adolescente que encabeza el Inmujeres. Si bien la estrategia no ha sido lanzada oficialmente, las organizaciones de la sociedad civil hemos participado activamente y tenemos altas expectativas de que se contarán con soluciones y acciones concretas que realmente aborden el hecho de que las niñas no pueden convertirse en mamás a tan temprana edad si no es por voluntad propia (incluso aquí es dudoso si existe esa voluntad). Lo mismo hizo el director del IMSS al anunciar el lanzamiento de su campaña para prevenir embarazos adolescentes al reconocer que más de 500 mil adolescentes tienen embarazos no deseados en México, colocando al país en el primer lugar de los integrantes de la OCDE.

A la par de este anuncio, se discutió en el congreso una ley para la infancia que, como era de esperarse, puso los pelos de punta a más de uno de los grupos que consideran que las jóvenes no tienen derechos, sino que los derechos les corresponden a sus padres cuando se trata de decisiones sobre la sexualidad y reproducción. En ambas cámaras se escucharon argumentos arcaicos y medievales que reclamaban que el reconocer dichos derechos promovía la sexualidad prematura, el abuso sexual y una serie más de locuras que no me da el espacio para exponer y analizar. La buena noticia es que en la ley sí se reconocen los derechos sexuales y reproductivos que tienen las y los jóvenes.

Sobre reproducción asistida. No puedo decir que se dieron avances, pues seguimos sin contar con un marco normativo que regule las técnicas que se realizan en el país desde hace muchos años. La gestación subrogada, que es sólo una de ellas, tampoco tuvo avances. Por el contrario, hubo entidades federativas que presentaron iniciativas para su regulación pretendiendo vulnerar el derecho de parejas del mismo sexo a recurrir a estas prácticas. Mientras sigamos sin regulación seguimos expuestas a abusos por parte de clínicas y agencias que se aprovechan de la ausencia de normatividad para generar dinero a costa de las expectativas que tienen algunas personas de formar una familia, o bien de legisladores que pretenden tapar con legislaciones hechas al vapor o prohibitivas en un tema tan trascendental de países modernos como es el de la reproducción asistida. A la Secretaría de Salud federal tampoco se le ha visto interés por regular, a pesar de que hospitales como el 20 de noviembre, en la ciudad de México, tienen protocolos de admisión a las técnicas que son abiertamente discriminatorios por razones de edad y estado civil (hay que estar casada y tener menos de 35 años).

Finalmente, creo que las organizaciones de la sociedad civil mostramos lo que se puede lograr con un trabajo coordinado, arduo y profesional, pues la no reelección de Raúl Plascencia al frente de la CNDH se debió en gran parte a la visibilización y documentación de fallas graves que tuvimos varias organizaciones, incluyendo a GIRE. Un aplauso. Esperamos que la CNDH se vuelva realmente defensora de las víctimas y del pueblo como está en su mandato, ya que se requiere un contrapeso estatal urgentemente.

Debo reconocer lo difícil que es en esta coyuntura dramática que vive el país visibilizar las violaciones ocurridas a las mujeres en el ámbito de su reproducción. La dificultad no radica en intentar competir con otras graves violaciones como son las desapariciones forzadas o ejecuciones arbitrarias, pues todas las violaciones a derechos humanos ameritan atención y acciones urgentes para salvaguardar los derechos de las personas afectadas o de sus familiares, sino que esta invisibilidad provoca el aumento de las violaciones frente a un país machista en donde las mujeres no han sido nunca su prioridad. Aunque sea pesimista reconozco que este trabajo es lo más apasionante que existe y que no tiraremos la toalla en GIRE hasta ver reflejados los cambios en las vidas de las mujeres de carne y hueso. ¡Felices fiestas!

 

* Regina Tamés es directora de @GIRE_mx

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.