close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Irma, Anahí y Alba no necesitan estatua
El Estado mexicano idealiza a las mujeres en piedra, mientras que las mujeres de carne y hueso sufren maltrato en la atención médica, incluso al grado de perder su vida.
Por Gire
28 de marzo, 2016
Comparte

Por: Omar Feliciano (@tipographo)

Fuente: Quadratín Oaxaca

Fuente: Quadratín Oaxaca

“Ella es La Mazateca”, nos dice Irma muy orgullosa señalando la estatua de la mujer que está en el corazón de San Felipe Jalapa de Díaz, la comunidad mazateca donde habita.

Irma nos guía a don Toño, a Ofelia y a mí hacia el hospital de la comunidad. A lo lejos se ve la estructura sobresalir sobre el caserío con una arquitectura distintiva. Nunca fue inaugurado y una década después de la colocación de la primera piedra es un cascarón corroído por la humedad, con grietas en las paredes y utilizado por los hombres del pueblo como cancha deportiva.

Después de atestiguar el estado ruinoso de la construcción, Irma nos guía hacia la clínica comunitaria frente a la que dio a luz tras ser rechazada. La foto que tomó una mujer del pueblo llegó a las redes sociales, luego a portada de periódicos nacionales y finalmente a la prensa internacional, donde se convirtió en el detonante de la discusión actual sobre violencia obstétrica. Con motivo de recabar testimonios para el Tribunal Simbólico sobre Violencia Obstétrica y Muerte Materna que se llevará a cabo en la Ciudad de México el 9 de mayo, tuve la oportunidad de conocer la historia de Irma en su propia voz.

No sólo nos contó cómo sucedió su parto frente a la clínica, sino también la desesperación de ver enfermo al segundo de sus hijos, con vómito y tener que llevarlo a Tuxtepec, a más de una hora de camino, para recibir la atención adecuada. “Tuve Chinkungunya y estuve dos meses en cama, aquí todos ya lo tuvimos”, asegura con calma mientras un nubarrón de mosquitos se agolpa frente a su casa; una mujer prende un manojo de hierbas para ahuyentarlos con el humo. El personal de la clínica comunitaria se encuentra en paro, sólo atienden urgencias y partos, las negociaciones están trabadas y desde que el caso de Irma se dio a conocer, se construyó una estructura de lámina que sirve como sala de expulsión: “Todo el que pasa por enfrente puede ver”, se queja Irma por la falta de privacidad.

En 2014 las autoridades aseguraron que la construcción del hospital estaría terminada para ese mismo año. Pude atestiguar que estas promesas siguen sin cumplirse, el hospital yace como un testigo de que los intereses políticos y la corrupción están por encima del bienestar de estas mujeres. Por el tamaño del proyecto el gobierno de Oaxaca no cuenta con el dinero para concluir la obra y necesita de recursos federales, los que no han sido asignados. Parte del cableado ha sido robado, nos cuentan, y con la clínica comunitaria en paro, no hay opciones para atender la salud, tienen que acudir a Tuxtepec. La opción que la población tiene en San Felipe Jalapa de Díaz es la de pagar la consulta y los medicamentos, a Irma se los han fiado en algunas ocasiones.

Nos despedimos de Irma y al llegar a Tuxtepec aprecio otra estatua, esta hace referencia al baile Flor de Piña que representa a la región en la Guelaguetza. Tras descansar por la noche, nos encaminamos para atravesar la Sierra Norte de Oaxaca, un viaje que nos llevará seis horas, paramos a la entrada de Ixtlán de Juárez a tomar gasolina y ahí veo a la entrada del pueblo una estatua que representa a una niña cargando una Olla. El viaje sigue, pues en la ciudad de Oaxaca nos espera la familia de Anahí para recabar su testimonio.

Foto: Grupo de Información en Reproducción Elegida

Foto: Grupo de Información en Reproducción Elegida

“El colmo de un médico es morir por negligencia médica”, ironiza amargamente la hermana de Anahí, quien era doctora. A través de los testimonios me hago un retrato de la mujer que murió en labor de parto: una mujer comprometida con su comunidad, parte de una familia con vocación por el servicio, su hermano y hermana son maestros, su tercer hermano habla con orgullo de cómo le quitaron al municipio el manejo de recursos para la construcción de una carretera a través de la asamblea, pues viven en un municipio regido por usos y costumbres. “Doctor, no me vaya a matar como mataron a mi doctora”, refiere la hermana de Anahí que le dicen a los médicos de la clínica. La madre de Anahí no sólo llora por su hija muerta al brindar su testimonio, sino también por sus nietos, por la dificultad de criarlos sin su madre.

Foto: Grupo de Información en Reproducción Elegida

Foto: Grupo de Información en Reproducción Elegida

El último testimonio lo recabamos en San Antonio de la Cal, un municipio conurbado de la Ciudad de Oaxaca. Ahí Alba* nos recibió en casa de su madre, a unas cuadras de la clínica del municipio, de donde la rechazaron por acudir de madrugada con contracciones: “vaya a caminar”, le dijo el doctor de guardia, quién ser rió cuando la madre de Alba le explicó que sus partos eran muy rápidos. Ese desprecio por los saberes de las mujeres, tan arraigado en la práctica médica. Alba dio a luz en la calle “como los animales, bueno, hasta los animales buscan donde tener a sus hijos”, dice llena de emoción, sintiendo aún la humillación que sufrió y la preocupación por el bienestar por su hijo.

Los testimonios recabados serán presentados en el Tribunal Simbólico el 9 de mayo, donde un grupo de expertos y expertas los escucharán para hacer un fuerte llamado de atención al Estado Mexicano.[/animalp-quote-highlight]

Cuando salíamos de San Antonio de la Cal pude ver otra estatua de mujer, su figura estaba frente al metate, el tradicional instrumento de cocina. En su base había una placa dorada. No me preocupé por pedir que nos detuviéramos para examinarlo. Ya sabía que sólo era retórica vacía de un Estado que idealiza a las mujeres en piedra mientras que las mujeres de carne y hueso sufren maltrato en la atención médica, incluso al grado de perder su vida.

 

* Seudónimo para proteger la identidad

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.