close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
La falta de regulación de la gestación subrogada da pie a violaciones de derechos humanos
México se ha convertido en un país de turismo reproductivo, entre otras razones porque no existe una regulación en la materia en sobre el tema, dejando la puerta abierta a que dichas reglas sean creadas por las agencias o clínicas en el mercado en lugar de que sea el Estado quien proteja a las personas que acuden a dichas técnicas.
Por Gire
23 de febrero, 2015
Comparte

Por: Regina Tamés (@reginatames)

¿Gestación Subrogada? ¿Qué es eso? Con estas preguntas es como generalmente empiezan las conversaciones que he tenido en los últimos tres años sobre el tema de la gestación subrogada. La gente se ubica cuando les mencionas a Phoebe de la serie televisiva Friends, quien “de buena onda” gestó el embarazo de su hermano. Sin embargo, la gestación está más cerca de nosotras de lo que creemos. Estas conversaciones que antes eran esporádicas se han vuelto cotidianas. Amigas, primas, conocidas o algún familiar saben de alguien que está buscando o quisiera tener hijos a través de este método.

México se ha convertido en un país de turismo reproductivo, en particular de la gestación subrogada por varias razones. Primero porque en la India se establecieron restricciones que han hecho más complejo el acceso a la gestación en ese país. Segundo, México ofrece precios más accesibles a comparación con otros países que no tienen prohibida la gestación subrogada. Y la tercera razón y a mi parecer la más relevante es que no existe una regulación en la materia en México sobre el tema, dejando la puerta abierta a que dichas reglas sean creadas por las agencias o clínicas en el mercado en lugar de que sea el Estado quien proteja a las personas que acuden a dichas técnicas.

La gestación subrogada es una de las muchas técnicas de reproducción asistida (TRA) que existen en el mundo para personas o parejas que quieren tener un hijo biológico y que por diversas razones como la infertilidad, por ser parejas del mismo sexo o por querer ejercer la maternidad o paternidad solas, acuden a ellas. La reproducción asistida es un avance de la ciencia fundamental para poder ejercer el derecho que tienen todas las personas a fundar una familia, así como el de su autonomía reproductiva. Las críticas a las técnicas no han estado ausentes. Algunos grupos feministas alegan, entre otras cosas, que abonan al estereotipo de que las mujeres deben vivir la maternidad y favorecen el discurso de las bondades de ser madre. Critican también la “incapacidad” de muchas mujeres en situación de vulnerabilidad y discriminación de consentir un embarazo para un tercero. Existen otras críticas que sugieren un egoísmo de quienes recurren a ellas en lugar de adoptar a los muchos niños y niñas sin familias. Lo cierto es que estén o no de acuerdo con la reproducción asistida, existe, es un hecho y ha hecho feliz a muchas personas que han querido ser madres o padres. Desde un punto de vista liberal y de derechos humanos, mi interés está en que el Estado otorgue la posibilidad a quienes quieran hacer uso de ellas sin discriminación y sin afectar a terceros.

En México no hay legislación de las TRA en general, lo cual deja un campo de incertidumbre jurídica muy fuerte que permite abusos para las personas, desprotección para los médicos, e incluso problemas sobre identidad para recién nacidos bajos estas técnicas. Desde hace más de 8 años han sido presentadas al menos 8 iniciativas tanto en la cámara de diputados como en la cámara de senadores y ninguna ha sido aprobada. Simplificando podría decir que las dos razones más relevantes para no aprobarse han sido por un lado el hecho de que dichas técnicas estén al alcance de todas las personas (suena obvio, pero hay quienes todavía consideran que las parejas gay no podrían asumir esta responsabilidad), y por el otro el hecho de la crioconservación, es decir el mantener óvulos fecundados en congelación (pues hay quienes consideran que es tener a personas congeladas).

Mientras no hay regulación general para la TRA, algunos estados como Tabasco y Sinaloa se han “puesto las pilas” para regular la gestación subrogada en su código civil. No se han enterado de que mientras no haya una legislación federal que normalice las técnicas en general, esta figura no puede regularse así de sencillo en materia civil. Códigos como el de Coahuila y Querétaro desconocen y dejan sin validez cualquier acuerdo de gestación subrogada presumiendo siempre la maternidad de la mujer gestante.

El caso de Tabasco es el más conocido hasta ahora pues no prohíbe el acceso a personas que no son mexicanas a diferencia de Sinaloa que sí lo limita. El artículo 92 del Código Civil legaliza la gestación subrogada como un supuesto de filiación y determina qué debe entenderse por madre gestante sustituta y madre subrogada. La gestante es la mujer que se embaraza sin su material genético, ya sea el de la o las personas contratantes o los de uno o más donantes y se presumirá la paternidad de quien contrate (siempre mediando una copia certificada del acuerdo de subrogación). La mujer subrogada se embaraza con su óvulo, pero la filiación se hará a través de una adopción. Ojo: que no reconoce explícitamente a los hijos de las uniones del mismo sexo lo que puede generar problemas en el registro civil. Si bien el tema de la filiación está regulado a través de esta disposición del Código Civil de Tabasco, no hay mayor regulación sobre los contratos de gestación subrogada y bajo qué reglas y modalidades deben realizarse, de forma que no se pongan en riesgo los derechos de la mujer gestante y de las personas solicitantes. Es decir, existe un enorme vacío normativo que no se subsana con lo establecido en el código. Se regula básicamente la filiación. Pero aún en esa materia persisten problemas como el caso de la pareja española – país en donde está prohibida la gestación – quienes denunciaron la negativa de cancillería para otorgarle el pasaporte a su hijo nacido por esta técnica en el estado de Tabasco. Pero casos como el de ellos hay muchos, GIRE ha documentado al menos otro similar y ellos comentan que hay muchos más.

Pero más allá de los recién nacidos y del problema no resuelto con Relaciones Exteriores sobre la emisión de los pasaportes, lo cual impide – por ejemplo — a esta pareja de españoles dejar México y llevar a sus hijos gemelos a su país, hay todo un mundo de complejidades frente a los que la autoridad se hace de la vista gorda. ¿Se garantizan los derechos de las mujeres gestantes en ese contrato privado? Este es un tema de especial interés para GIRE. Sabemos que se les cubre la alimentación, vestimenta y gastos para el parto. ¿Es esto suficiente? Yo creo que no. Esto es lo mínimo indispensable para llevar a cabo la gestación. Existe también el rumor de que la gestación debe ser altruista en Tabasco, lo cual es falso pues la norma jamás establece esta premisa y no debería, en mi opinión. Las mujeres podrían recibir un pago mensual o total por la importante labor de gestar siempre y cuando medie una buena consejería y un consentimiento informado pleno de lo que este contrato significa. El pago queda a discreción de las agencias o clínicas.

Otro tema fundamental en este tipo de TRA es prever toda circunstancia y escenario posible que pudiera ocurrir durante el embarazo. Ejemplo: la interrupción del embarazo. Las mujeres gestantes pueden querer interrumpir su embarazo por ejemplo si su salud o vida está en peligro. Sin embargo, GIRE ha tenido información de que hay mujeres a las que se les hace renunciar a este derecho, o bien si la pareja no quiere continuar con el embarazo por malformaciones en el producto se les obliga a abortar. También si la mujer gestante tiene un aborto espontáneo queda fuera de la jugada y no podrá recibir ninguna compensación a pesar de haber gestado por ejemplo cuatro o cinco meses. Otro escenario a considerar es si la mujer gestante o los contratantes se arrepienten o cambian de opinión. ¿Se sanciona a la persona que no cumple con el contrato?

La lista de problemas es interminable. Igual a la lista de ventajas para quienes quieren fundar una familia. Lo que es claro es la ausencia de una discusión seria y científica en el país y de voluntad política de quienes tienen en sus manos la responsabilidad de regular el tema y no lo hacen, pues prefieren rehuir de la misma. La regulación es inminentemente necesaria para que quienes no quieran recurrir a las técnicas no lo hagan y quienes sí, tengan un marco jurídico que les de certeza de sus derechos y sus obligaciones – ya sea como mujer gestante o como contratantes.

 

* Regina Tamés es directora de GIRE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.