La violencia obstétrica en datos: ENDIREH 2021
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
La violencia obstétrica en datos: ENDIREH 2021
Los datos de la ENDIREH 2021 son indicativo de que la violencia obstétrica es un problema de violación a los derechos humanos en el espacio de los servicios de salud, y no de una situación excepcional o esporádica.
Por Karen Villalobos
12 de septiembre, 2022
Comparte

La Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) vio la luz por primera vez en el año 2003, analizando solamente dos ámbitos: pareja y familia, lo que en ese momento la configuró como una encuesta sobre el hogar. La ENDIREH 2021 es la quinta edición y nos ofrece información referente a las experiencias de violencia de tipo físico, económico, sexual, emocional y patrimonial que han enfrentado las mujeres de 15 años y más en distintos ámbitos de su vida: de pareja, familiar, escolar, laboral y comunitario; además recopila información sobre los agresores y lugares donde ocurrieron los hechos. En esta edición se incluyeron preguntas acerca de tres nuevos aspectos: violencia digital, violencia durante el periodo de confinamiento por COVID-19 y datos sobre personas con discapacidad.

Desde GIRE hemos documentado la incidencia de conductas y omisiones que constituyen la violencia obstétrica, y la hemos visibilizado como un problema estructural y generalizado en las instituciones de salud pública. Como resultado de las exigencias colectivas, hasta ahora, 29 entidades han incorporado definiciones de violencia obstétrica en sus respectivas leyes de acceso a una vida libre de violencia.

Según la ENDIREH 2021, 30.9 % de las mujeres de 15 a 49 años que tuvieron un parto entre 2016 y 2021 enfrentaron alguna forma de violencia en la atención obstétrica.

La violencia obstétrica es aquella que se genera en el ámbito de la atención obstétrica en los servicios de salud públicos y privados, y consiste en cualquier acción u omisión por parte del personal del Sistema Nacional de Salud que cause un daño físico o psicológico durante el embarazo, parto y puerperio, que se exprese en la falta de acceso a servicios de salud reproductiva, un trato cruel, inhumano o degradante, o un abuso de medicalización, menoscabando la capacidad de decidir de manera libre e informada sobre dichos procesos reproductivos.

La ENDIREH registra gritos o regaños, cesárea sin autorización, presión para aceptar ponerse un dispositivo u operarse para ya no tener hijos, negación de anestesia o bloqueo para disminuir el dolor, amenazas, pellizcos, jaloneos, falta de información, entre algunos otros hechos, como violencia obstétrica.

En 2016, “presión para aceptar anticoncepción o esterilización forzada” ocupaba el quinto lugar como el hecho de violencia obstétrica más frecuente; en 2021 pasó a ser el segundo más reportado. También se observó un aumento en “método anticonceptivo o esterilización forzada” al pasar de 12.2 % a 13.8 % del total de mujeres que reportaron haberlo vivido.

A pesar de que en la mayoría de los hechos registrados como violencia obstétrica hubo estabilidad en las cifras, alarma el aumento en las relacionadas con anticoncepción y esterilización forzada, ya que históricamente han sido una violación grave a los derechos humanos de las mujeres que se encuentran en situación de vulnerabilidad, no sólo en contextos hospitalarios pues también es una realidad para mujeres en situación de pobreza, reclusión o discapacidad.

La ENDIREH reveló que 55.6 % de mujeres con discapacidad y 39.6 % de mujeres con limitación entre 15 y 19 años sufrieron violencia obstétrica en su último parto. Estas cifras contrastan con el 30.7 % de mujeres sin discapacidad y sin limitaciones entre 15 y 49 años de edad que sufrieron violencia obstétrica durante su último parto. Los datos muestran y confirman que las personas con discapacidad se encuentran en una situación especialmente vulnerable durante la atención del embarazo, parto y puerperio.

Por otra parte, de 2016 a 2021 hubo una reducción en el número de partos registrados, sin embargo, preocupa que las cesáreas hayan incrementado. Entre 2011 y 2016 el porcentaje de cesáreas en relación con el total ya era alto, pero en los años siguientes parecía ir a la baja, hasta 2020 donde hubo un repunte, pasando de 47.2 % a 49.1 %. Esto último relacionado quizá con la pandemia, ya que los hospitales tenían como prioridad la atención a pacientes con COVID-19 y las reconversiones alcanzaron también las áreas de maternidad.

En abril de 2020, la Secretaría de Salud publicó un lineamiento para la prevención y mitigación de COVID-19 en la atención del embarazo, parto y puerperio durante la pandemia, que retomaba propuestas hechas por organizaciones civiles, académicas y activistas. Este documento sugería que los partos se resolvieran en el primer nivel de atención para limitar los ingresos hospitalarios a emergencias obstétricas, y declaraba la atención a la salud materna como un servicio esencial. A partir de esto, lo que se reflejó fue una reducción del 38.53% de consultas prenatales en 2020, respecto a las de 2019, según datos del Sistema de Información de la Secretaría de Salud.

Aunque hubo una mínima reducción en los reportes de mujeres en edad reproductiva que señalaron haber sufrido algún tipo de violencia obstétrica, pasando del 33.4 % al 30.9 %, preocupa que siguen siendo las mujeres más jóvenes, de 15 a 24 años, quienes experimentan el porcentaje más alto de maltrato.

Es notable que las manifestaciones de violencia obstétrica permanecieron sin grandes cambios de 2016 a 2021, lo que debería encender nuestros focos rojos, ya que refleja la falta de respuesta estatal, así como de los servicios de salud en el sector privado, porque es ahí donde se encuentran los porcentajes de maltrato más elevados.

En 2016, por primera vez, la ENDIREH incluyó preguntas para explorar la violencia durante la atención obstétrica. Hoy, la edición 2021 nos posibilita una aproximación a un diagnóstico más completo sobre la magnitud y variables asociadas con la violencia obstétrica en México, así como un reconocimiento por parte del Estado de la existencia e importancia de utilizar el término como tal.

Definitivamente no nos emocionan todos los resultados de la encuesta, pero sí la posibilidad de estudiar y comparar los datos arrojados de 2016 a 2021, ya que observar que las violencias existen en diferentes ámbitos y proporciones, así como entender qué hacen las mujeres frente a éstas, posibilitará el desarrollo de investigaciones y políticas públicas basadas en evidencia, con la finalidad de atender y erradicar la violencia obstétrica en nuestro país.

Los datos de la ENDIREH 2021 son indicativo de la existencia de un problema de violación a los derechos humanos en el espacio de los servicios de salud, y no de una situación excepcional o esporádica.

Desde GIRE consideramos que la vía más óptima para erradicar la violencia obstétrica es atender los problemas estructurales del sistema de salud, y reiteramos que la salud reproductiva es un derecho y un servicio esencial que debe ser garantizado. Por ello, es el Estado quien debe proveer la infraestructura, el material y los recursos humanos necesarios para generar condiciones óptimas tanto para el personal de salud como para las mujeres y otras personas con capacidad de gestar.

* Karen Villalobos (@Karenvillalobs) es asistente de Comunicación e Investigación en GIRE.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.