close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Mad Max: Furia Feminista
Lo que hace Mad Max: Fury Road es poner el cuerpo de la mujer embarazada en el centro para subvertir las nociones tradicionales del género fílmico: aquí las mujeres no son más vulnerables por estar embarazadas durante el Apocalipsis, es justo el motivo que las hace convertirse en fugitivas (criar a hijos e hijas en un ambiente seguro y es parte de la noción de justicia reproductiva), defenderse durante la persecución e incluso convertirse en un escudo humano para proteger a Max, Furiosa y las otras Esposas, para no ser las vulnerables que hay que proteger sino mujeres con agencia y participación activa en el conflicto.
Por Gire
24 de agosto, 2015
Comparte

Por: Omar Feliciano (@tipographo)

Mad Max: Fury Road es la más reciente entrega de la secuela iniciada en 1979 de aquella película australiana de bajo presupuesto. Lo que llamó la atención de esta entrega fue que Max juega un papel de apoyo al personaje de Charlize Theron, Imperator Furiosa, quien es la verdadera heroína al desafiar al régimen despótico de Immortan Joe robando a sus esclavas sexuales, mujeres sanas con capacidad de gestar bebés sanos en un mundo post-apocalíptico.

Un blog conservador detonó el interés de las feministas por la película. Básicamente advertía que no se debería verla, pues Hollywood ha sido infiltrado por el feminismo. Háganmela buena. Voces feministas han respondido diciendo que tienen razón en temer la película porque desinfla todas las fantasías misóginas de un film de acción. Incluso hubo quien escribió un blog llamado “las siete maneras en las que Mad Max: Fury Road revierte de manera sublime los lugares comunes del sexismo en el cine” y hubo quien explicó detalladamente el por qué es la película feminista del año. Mi favorito fue “La nueva película de Mad Max es tan feminista que mi escroto se suicidó”.

Básicamente ya no se trata de Max sino de Furiosa, una heroína con un brazo prostético que inicia una revuelta feminista al robar a las esposas del déspota Immortan Joe, anciano enfermo que desea a un heredero sano. Esta película vuelve al universo distópico retratado en las películas anteriores, pero en esta ocasión hace un énfasis en representar la explotación de las mujeres como recursos, son esclavizadas y la violación es institucionalizada. Sin duda el apocalipsis es el lugar donde mueren los derechos de las mujeres.

En una escena se ve a un grupo de mujeres siendo ordeñadas, después veremos en la película que la leche materna, junto a la gasolina y el agua, es uno de los líquidos que alimentan a estas sociedad post-apocalíptica. El control sobre las mujeres, su reproducción y su lactancia se vuelve fundamental en este desierto. El cuerpo de la mujer y su capacidad reproductiva no sólo son un motivo de representación, sino que está en el centro mismo de la narrativa.

Lo que hace Fury Road es poner el cuerpo de la mujer embarazada en el centro para subvertir las nociones tradicionales del género fílmico: aquí las mujeres no son más vulnerables por estar embarazadas durante el apocalipsis, es justo el motivo que las hace convertirse en fugitivas (criar a hijos e hijas en un ambiente seguro y es parte de la noción de justicia reproductiva), defenderse durante la persecución e incluso convertirse en un escudo humano para proteger a Max, Furiosa y las otras Esposas, para no ser las vulnerables que hay que proteger sino mujeres con agencia y participación activa en el conflicto.

Furiosa conduce un War Rig, una máquina de guerra de dos mil caballos de fuerza que lleva en sus tanques agua, gasolina y leche materna, los tres fluidos preciosos de la sociedad post-apocalíptica. Gracias a la narrativa transmediática que usa las historietas editadas por Vertigo a manera de precuelas de los personajes, sabemos que Furiosa fue asignada a vigilar a las Esposas y que atestiguó la violación y un aborto inducido con gancho. Las Esposas le hacen ver que sólo son úteros con piernas y esto hace que Furiosa decida rebelarse y usar su War Rig para ayudar a escapar a estas mujeres para buscar un lugar mejor para ellas y sus hijos e hijas.

Mad Max: Fury Road

We are no things” es la leyenda pintada en las paredes de la prisión de las Esposas que dejan como mensaje a Immortan Joe.

Claro que no todo ha sido miel sobre hojuelas para esta película en la blogósfera feminista. Las críticas del feminismo a la blanquitud de la belleza en la película; otras han acotado que esta no es una obra maestra del feminismo en el cine, que de haberlo sido la hubieran escrito tres mujeres y no tres hombres, y claro la hubiera dirigido una mujer, y claro se hubiera llamado Furiosa. Yo recomiendo el blog de Mayim Bialik, estrella de The Big Bang Theory que asegura que espera una secuela llamada Más allá de la cúpula del trueno: Desmantelando la misoginia.

Hay que reconocer que la historia del escape de unas esclavas sexuales donde no se representa la violencia en escena para goce de la mirada masculina tiene un mérito al subvertir el sexismo tradicional de este género fílmico. Tampoco me desagrada que las Esposas sean representadas por súpermodelos, pues tiene sentido para remarcar su estatus por encima de las mujeres preñadas de mutantes para que sus cuerpos produzcan leche materna.

“¿Quién mató el mundo?” es una pregunta que hace la película y que tiene una respuesta sencilla: el patriarcado y su mandato tóxico de explotación, control y despojo de las mujeres y del planeta tierra. El “lugar verde” al que Furiosa pretende llevar a las fugitivas de Immortan Joe corresponde a una utopía ecofeminista donde las Madres cultivan y cosechan para sus hijas, este sitio ocupa el lugar de la esperanza en la mente de las Esposas fugitivas.

Hoy en día es una realidad que miles de mujeres y niñas son esclavas de señores de la guerra, víctimas de la expansión de los fundamentalismos militantes en un contexto de crisis social por los efectos sociales del cambio climático (para algunos analistas ya en el punto de no retorno). Nigeria es el mejor ejemplo, analistas han hablado del papel del shock climático en la inestabilidad del país africano: la crisis de agricultura de 2004 y 2005 favoreció flujos migratorios internos y la aparición de radicalismos como el de Boko Haram. Vale la pena mencionar que hace un mes la ONU pedía a Nigeria que permitiera el aborto a las niñas y mujeres rescatadas de Boko Haram. El llamado fue en vano. No se necesita llegar a un apocalipsis para que los derechos de las mujeres desaparezcan a manos de los señores de la guerra.

 

@GIRE_mx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.