close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Maternidad o trabajo (opciones excluyentes)
La iniciativa de reforma laboral que presentó Calderón e incorpora el concepto de trabajo decente (jajaja) en el fondo contradice lo que propone. ¿Cómo se va a lograr que haya una participación equitativa entre el padre y la madre, si todavía se considera que la mujer es la principal responsable de la crianza de los hijos?
Por Gire
29 de septiembre, 2012
Comparte

Por: Ana Ávila, coordinadora de comunicación

Amaba ser reportera. Sentir el pulso de la ciudad, de la política. Estar en la redacción en pleno cierre y ver a un colega desesperado pidiendo un sinónimo de tal o cual palabra me hacía sonreír. Todavía me tocó cuando se fumaba en las redacciones y no faltaba el reportero que colaba un tequilita. No me importaba el bajo sueldo, la falta de prestaciones, los horarios mortales. No tenía hijos, era soltera, tenía todo mi tiempo para el periódico. Así pasaron los años.

Cuando ya tenía a mi hija y debía quedarme al cierre de la portada tenía sentimientos encontrados entre el orgullo de llevar la nota principal y la tristeza de no estar con mi niña. Recuerdo varias noches llorando en el baño. Hasta que se acabó.

Decidí que nunca tendría más un trabajo que no fuera compatible con la maternidad. Desde luego en los primeros intentos la negociación era horario de mamá y consideraciones para cuando la niña estuviera enferma a cambio de menos sueldo. También hubo aquellos empleos en que ser mujer y mamá, pues ya era como ser empleada de segunda.

Por qué no nací en Europa caray. En Noruega las mamás tienen 392 días con el 80 por ciento del salario, pero si se toman 322 días el salario es al 100 por ciento. Los papás pueden tomar 70 días. En Suecia entre la madre y el padre pueden repartirse hasta 480 días. Desde luego conservan sus prestaciones y tienen acceso a guarderías. En Europa Central si las madres deciden regresar al trabajo seis meses después del parto, el Estado a manera de incentivo, les paga una niñera profesional, o bien les da acceso a guarderías.

Apenas hace unos meses, el gobierno español firmó un convenio de colaboración con Noruega, en donde el primero recibiría no sólo financiamiento económico, sino educación en políticas públicas para lograr una verdadera conciliación maternidad-trabajo. Los escandinavos decían que no bastaba con poner guarderías, que se necesitaban otras medidas como horarios compatibles con los tiempos de las escuelas, pues las mamás quieren estar con sus hijos, no sólo dejarlos a cargo de alguna institución o nana. Me brillaron los ojos. Casi lloro.

En 2011, el Primer Ministro Noruego Jens Stoltenberg dijo que el éxito de su país no estaba sólo en los recursos naturales lucrativos, sino en los recursos humanos lucrativos. El país tiene no sólo de las tasas más altas de empleo a mujeres en el mundo, sino de fertilidad entre los países desarrollados. La lección noruega, comentó, es: “si aumentas la participación de la mujer, ayuda a la economía, las tasas de nacimiento y al presupuesto”.

La iniciativa de reforma laboral que presentó Calderón e incorpora el concepto de trabajo decente (jajaja) en el fondo contradice lo que propone. Qué tal que para los padres se plantean tres días hábiles de licencia ¿Cómo se va a lograr que haya una participación equitativa entre el padre y la madre, si todavía se considera que la mujer es la principal responsable de la crianza de los hijos?

Ya de perdida hubiera propuesto lo que algunas instituciones públicas tienen en su normatividad interna. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal y el Instituto Nacional de las Mujeres otorgan licencias de paternidad por periodos de 10 días hábiles.

Hace años, entre la transición de un periódico a otro, un reconocido director de un diario me decía: “me gustaría que te vinieras a trabajar con nosotros, pero necesito saber si ya quieres tener hijos”. Me chocó la pregunta. En ese entonces, todavía no estaba mi hija en mis planes. Le dije que por lo pronto no tenía pensado embarazarme, pero que algún día sí pensaba hacerlo. Él insistió: “Es que necesito saber si ahora no lo estás pensando, necesito que me digas si te vas a embarazar, si no me dices tú, en recursos humanos me lo van a decir”. Qué fuerte, pensé.

Recuerdo mi historia y la de muchas compañeras reporteras. Denuncias por abandono de trabajo cuando tenían que estar en reposo durante el embarazo, despidos, en fin. Me acuerdo de otra amiga que cuando le dijo al director editorial que estaba embarazada, él le respondió: “¿Y las elecciones?”. Ya ni se diga de la misoginia de querer darnos sólo las fuentes de noticias soft. Como me dijo un editor alguna vez que le llevé una investigación sobre corrupción: “Tú mejor dedícate a escribir sobre arbolitos y mujeres”.

El otro día leía una nota en la portada de un periódico de circulación nacional, que en aquellos países donde se ha obligado a las empresas e instituciones del Estado a tener una cuota de mujeres en puestos clave era probable que los resultados anuales hubieran disminuido. No puedo con estas notas. Desde luego, se necesita que nos den el tiempo necesario para aprender y crecer en los puestos de trabajo. No podemos aumentar la experiencia y nuestras capacidades de un día para otro. Además, debemos enfrentar todas las trabas culturales como el machismo. Y por supuesto, también queremos estar con nuestras hijas e hijos como yo con mi Ximenita.

*Ana Ávila, coordinadora de comunicación.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.