close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Mujeres que deciden ser madres solteras
Las mujeres mexicanas, de acuerdo con nuestra Constitución, tenemos derecho a elegir cuándo tener hijos y el espaciamiento entre uno y otro. Sin embargo, hay montones de obstáculos sobre todo en las zonas rurales, en las que se vuelve imposible ejercer una maternidad placentera.
Por Gire
1 de abril, 2013
Comparte

Por: Ana Ávila (@anaavilamexico)

La determinación de un grupo de mujeres a cumplir con su objetivo de ser madres las condujo –sin que se lo propusieran— a romper con generaciones de reglas sociales impuestas que les hubieran impedido realizar sus planes de vida, según un reportaje conmovedor publicado en el New York Times.

En el pueblo de Loi, al norte de Vietnam, las mujeres se quedaron solas mientras sus compañeros o candidatos a esposos peleaban la guerra contra Estados Unidos hace 30 años. El tiempo corría y ellas estaban preocupadas porque se les pasara la edad para casarse, en aquel entonces entre los 16 y 17 años. Cuando la guerra terminó las mujeres que tenían más de veinte no encontraban pareja, pues los hombres preferían casarse con las más jóvenes. Ellas decidieron no esperar y buscaron la maternidad fuera del matrimonio contra todas las reglas sociales de ese tiempo.

Una por una fueron pidiéndole a hombres, con quienes sabían que nunca interactuarían de nuevo, que las ayudaran a embarazarse. La primera en lograrlo fue Nguyen Thi Nhan, quien fue abandonada por su marido después de la guerra. Ella tenía una hija y se mudó a un pueblo pequeño con sobrevivientes de la guerra. Más tarde le pidió a un hombre que la ayudara a embarazarse, así logró tener un hijo varón. La comunidad la rechazó en un principio, pero con el tiempo la aceptaron como madre soltera. Poco a poco, más de una docena de mujeres siguieron el ejemplo de Nhan.

Hoy, Nhan tiene 58 años, vive en una casa modesta con jardín y sus hijos la apoyan económicamente. De acuerdo con el New York Times, al tiempo que se puede ver a las mujeres que se quedaron solas por temor a sublevarse,  también se puede observar a otras jugando con sus nietos. La historia de las mujeres vietnamitas sirve como ejemplo de lo que en GIRE queremos explicar cuando hablamos de una maternidad libre y voluntaria.

Las mujeres mexicanas, de acuerdo con nuestra Constitución, tenemos derecho a elegir cuándo tener hijos y el espaciamiento entre uno y otro. Sin embargo, hay montones de obstáculos sobre todo en las zonas rurales, en las que se vuelve imposible ejercer una maternidad placentera. El problema comienza desde el difícil y a veces imposible acceso a anticonceptivos, sigue con la falta de educación sexual laica y basada en información científica, atraviesa los juicios morales y machistas que hacen incompatible el trabajo con la maternidad, y culmina con la imposición de un embarazo a mujeres que han sufrido violencia sexual.

La historia de Nhan tiene un final feliz. Incluso el gobierno de su país le dio una medalla por su valentía. Y sí, la verdad es que se la merece porque buscar ser madre contra toda tradición, en una comunidad conservadora y rural de hace 30 años, debió ser tan difícil como enfrentar una guerra. Las mujeres que deciden cuándo quieren ser madres padecen, no sólo en el Vietnam de la guerra sino en el México de hoy, prejuicios y estigmas que las discriminan e impiden la realización de sus planes de vida.

En México mueren al año más de 900 mujeres por causas relacionadas con el embarazo, parto o los días después del parto; también en nuestro país sólo 2 de cada 100 jóvenes tiene conocimientos correctos sobre anticonceptivos, además se estima que 1.5 millones de parejas tienen problemas de infertilidad sin que exista una ley que les garantice el acceso a los avances científicos de manera ética para poder reproducirse. Nada más con estos datos díganme si se cumple con la Constitución.

Hoy, muchas mujeres mexicanas deciden sobre su maternidad con o sin el apoyo del Estado. En ocasiones ponen en riesgo su salud y su vida, se exponen al rechazo y al exilio dentro de su familia o círculo social, enfrentan discriminación laboral y aún así siguen para salir adelante y ser felices. Nadie les da medallas como a Nhan, ningún periodista del New York Times se ha acercado a escribir sus historias. En Vietnam fueron un puñado de mujeres que rompieron con un grillete generacional; en México casi un millón de mujeres son jefas de familia y debe haber muchas más que son económicamente activas, madres y trabajadoras, abriendo brecha a las mujeres y hombres que vienen detrás, desde sus casas, trabajo, con sus amigos y compañeros, día a día, sin preguntarse si debería haber una ley, una política pública, una visión de género que proteja sus derechos, sin nada, ellas siguen como cuando Nhan sembraba y sembraba arroz con un hijo en la espalda sin el apoyo de nadie.

 

*Ana Ávila es coordinadora de Comunicación.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.