close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Preguntas a la #LeyMely Romero sobre la gestación subrogada
Sin conocer de cerca las experiencias de familias formadas gracias a la gestación subrogada y desatendiendo los criterios interamericanos en materia de derechos reproductivos, la senadora Mely Romero ha apostado a la criminalización como una medida para reforzar el biologicismo en la ley: “La madre sólo es la que parió”.
Por Gire
26 de octubre, 2015
Comparte

Por: Omar Feliciano (@tipographo)

Tal como GIRE lo ha venido señalando desde hace meses, las batallas culturales por la gestación subrogada están por alcanzar su punto álgido en los debates legislativos. La senadora Mely Romero ha decidido convertir la retórica conservadora en una iniciativa de ley que propone la medida desproporcionada de prohibir completamente la gestación subrogada. Sin conocer de cerca las experiencias de familias formadas gracias a este método y desatendiendo los criterios interamericanos en materia de derechos reproductivos, la senadora ha apostado a la criminalización como una medida para reforzar el biologicismo en la ley: “La madre sólo es la que parió”.

¿Por qué estigmatizar hijos e hijas de personas y parejas que han optado por la gestación subrogada?

Estos niños y niñas no son hijos del abuso. José López Velarde lo ha expresado así en su cuenta de Twitter: “No ver que también hay familias con un lazo justo, sano y amoroso con su carrier (madre gestante) es falta de imaginación y sobra de ignorancia #LeyMely”. El director y escritor de “Mentiras”, “Si nos dejan” y “El último teatro del mundo” también afirmó que que “Una relación entre padres intencionales y gestante sustituta puede ser de iguales. Sin abuso de por medio”. Esto sólo puede lograrse a través de una ley garantista que asegure los derechos y no a través de una prohibición que estigmatice a estos niños y niñas.

Por otra parte, “Son nuestros hijos”, una asociación española de familias homoparentales, heteroparentales y monoparentales que recurrieron a la gestación subrogada se han manifestado sobre la estigmatización resultado de criminalizar este método de reproducción asistida: “[…] aplicar el término alquiler, como lo hace, en una causa global, supone falta de respeto a las familias, a los niños y a las mujeres que han donado su capacidad gestacional. Juzgarlas llamándolas vendidas o alquiladas (¡vasijas!) no parece una forma ética de defender la dignidad femenina”.

¿Al prohibir la donación de órganos se evitaría el tráfico de órganos? ¿Al prohibir la adopción se evitaría el tráfico de menores? ¿Al prohibir el sexo se evitaría la trata con fines de explotación sexual?

Estas preguntas las hago para demostrar con analogías cómo es que la iniciativa de la senadora Mely no se dirige a atender el problema que dice resolver y en vez de eso crea una situación que atenta contra una medida de salud que permite el ejercicio de la autonomía reproductiva.

La senadora Mely se ha apoyado en el Early Institut para abordar conceptualmente el problema de la trata, incluso encabezó la presentación del libro “Maternidad subrogada: explotación de mujeres con fines reproductivos”. Este texto falazmente equipara las clínicas de reproducción asistida con casos de redes de trata de personas en Nigeria y a través de calificar la gestación subrogada como trata de personas busca prohibir un método que hace posible que familias homoparentales y monoparentales puedan reproducirse.

No creo que haya malicia en la propuesta de la senadora Mely Romero, sin embargo no hay que olvidar que de buenas intenciones está hecho el camino al infierno. El concepto de “trata de mujeres con fines reproductivos” ha sido promovido por grupos fundamentalistas que atacan el derecho a decidir de las mujeres. Para la derecha es indispensable prohibir estas técnicas como una manera de proteger lo que denominan “familia natural”, es decir la formada sólo por un hombre y una mujer. Los y las defensoras de derechos humanos deben de poner atención en este caballo de Troya que busca limitar los derechos reproductivos de las mujeres al utilizar retóricamente la trata de personas.

¿Si la iniciativa de ley busca combatir la trata por qué no habla de la corrupción?

En agosto del mes pasado el Departamento de Estado norteamericano identificó a México como un país de “origen, tránsito y destino” para la trata de personas, para esta dependencia la complicidad de las autoridades representa un componente muy grave del problema: “Algunos funcionarios extorsionan a adultos y menores que se dedican a la prostitución solicitando sobornos o servicios sexuales.  Otros extorsionan a migrantes indocumentados, incluyendo a víctimas de trata; falsifican los documentos de las víctimas; amenazan a las víctimas con ser enjuiciados si no denuncian a sus tratantes; otros más aceptan sobornos de los tratantes y facilitan el movimiento de las víctimas […]”.

Así pues el Estado mexicano “no cumple a cabalidad con los estándares mínimos para la eliminación de la trata” y entre las recomendaciones del informe se encuentra “modificar las leyes contra la trata a nivel federal y estatal para armonizarlas con las leyes internacionales”. Adicionalmente, este informe destaca vulnerabilidades de ciertas poblaciones, no sólo los niños, niñas y mujeres, sino también integrantes de la comunidad LGBT como los transexuales. ¿Ha propuesto algo la senadora Mely Romero para atender la vulnerabilidad específica de los transexuales ante la trata con fines sexuales? No.

Me parece lamentable que se busque criminalizar una decisión de personas autónomas que buscan subrogar su útero o reproducirse a través del método de la gestación subrogada y se ignoren los casos de tráfico de niños como el más reciente que implicó al DIF de Sinaloa y la red de tráfico de niños en Jalisco que utilizaba como pretexto la participación de éstos en una campaña de publicidad contra el aborto. ¿Por qué no hay una iniciativa para regular los albergues de grupos fundamentalistas que resguardan a las mujeres que convencieron con pánico moral de no interrumpir su embarazo?

¿Por qué la iniciativa no cita resoluciones la sentencia de Artavia Murillo vs Costar Rica?

La sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos “Artavia Murillo vs Costa Rica” fue muy clara al establecer que prohibir totalmente una técnica de reproducción asistida es violatoria de los derechos humanos. Esta sentencia forma parte del corpus jurídico mexicano y cualquier iniciativa que toque el tema de la reproducción asistida debe considerar que la prohibición total es una injerencia estatal desproporcionada en la vida privada y en el derecho a fundar una familia sin ningún tipo de discriminación, además de negar el derecho de gozar de los beneficios del progreso científico. Ignorar esta importante sentencia al legislar sobre reproducción asistida es una omisión dolosa.

¿Es feminista defender a las mujeres de sus propias decisiones?

No. Sobre estos debates quiero citar voces de España, donde la gestación subrogada está prohibida. Hay voces que señalan lo injusto de esta ley y las incongruencias de las feministas que apoyan esta prohibición: “Feminismo es trabajar para que la mujer se empodere en su propia valía y sea libre, porque es capaz de pensar, razonar y decidir sin que nadie, ni patriarcado, ni otras mujeres, ni partidos políticos, filósofos y demás librepensadores, nos diseñen “La Hoja de Ruta” a seguir”.

Grupos de la diversidad sexual ya han identificado tintes homofóbicos en esta iniciativa, pues impide que gays y lesbianas puedan recurrir a este método de reproducción asistida. La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas ya se ha manifestado sobre lo desproporcionado de la iniciativa y la necesidad de regular sin violar derechos humanos. También como parte de las conclusiones del X Encuentro Nacional Feminista se incluyó la demanda de un marco legal para la gestación subrogada. Que quede claro, pedir un marco legal para la gestación subrogada es una demanda feminista donde confluyen los movimientos feministas, de derechos humanos y de la diversidad sexual.

 

* Omar Feliciano es responsable de medios digitales en @GIRE_mx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.