close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Ser una madre trabajadora o morir en el intento
El proceso legislativo actual muestra que la aprobación de la Reforma Laboral no será suficiente para garantizar los derechos de las y los trabajadores, especialmente de las mujeres, y promover la igualdad entre mujeres y hombres.
Por Gire
8 de octubre, 2012
Comparte

Por: Marisol Escudero

Uno de los argumentos utilizados para justificar la presentación y promover la urgente aprobación de la Iniciativa Presidencial de para reformar la Ley Federal del Trabajo (popularmente reconocida como la Reforma Laboral), fue la promoción de un marco jurídico laboral que “contribuya a favorecer los principios de equidad y no discriminación en las relaciones de trabajo” a través de la garantía y protección de los derechos de las y los trabajadores.

En este sentido, uno de los temas relevantes en materia de derechos de los y las trabajadoras que aborda la iniciativa es el relativo a sus derechos reproductivos entendidos desde la compatibilidad de la maternidad y la paternidad con el ámbito laboral.

Así, la reforma reconoce las barreras de acceso al ámbito laboral a las que se enfrentan las mujeres en el país y propone diversas medidas para “fortalecer” los derechos laborales de las mujeres, entre las que se encuentran las relativas al ejercicio de la maternidad a partir de modificaciones al modelo actual de licencias de maternidad.

Aunado a esta medida, destaca una que es de vital importancia para lograr la igualdad entre mujeres y los hombres así como para promover el acceso de las mujeres al mercado laboral: los permisos de paternidad. Si bien estos permisos no están contemplados en la legislación mexicana actual, hoy en día existen algunas instituciones públicas, como el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal y el Instituto Nacional de las Mujeres, que los otorgan por periodos de 10 días hábiles, con goce de sueldo.

La relevancia de estas licencias radica en que contribuyen a generar una repartición equitativa de las responsabilidades de cuidado, crianza y desarrollo de los hijos entre hombres y mujeres, razón por la cual la mayoría de los Estados europeos y de América ya contemplan estos permisos en su legislación.

En la práctica, los permisos de paternidad abonan contribuyen a que las personas que pertenecen a la población económicamente activa puedan hacer compatibles la maternidad y la paternidad con el ámbito laboral y además, promueven la igualdad de condiciones entre mujeres y hombres en el acceso a puestos de trabajo.

Ahora bien, a pesar de lo anterior, el proceso de discusión y aprobación de esta iniciativa por parte de la Cámara de Diputados se distinguió por la ausencia de interés de las diversas fuerzas políticas para abordar el tema de los permisos de paternidad mediante discusiones que únicamente se limitaron a solicitar modificaciones de redacción al texto normativo propuesto que los contempla.

En el proyecto de Reforma Laboral aprobado por la Cámara de Diputados y enviado para su revisión a la Cámara de Senadores, el plazo de duración de los permisos de paternidad fue reducido por los Diputados de diez días (que de por sí ya son pocos), tal y como estaba en la iniciativa original presentada por Calderón, a la mitad para ser otorgados por un plazo de cinco días, con goce de sueldo, a los hombres por el nacimiento de un hijo o en el caso de haber adoptado.

Así, la ausencia de la promoción, por parte de los diputados de cada uno de los partidos, de una visión más amplia e integral condujo a la aprobación de un modelo de permiso de paternidad que en la práctica no permitirá la promoción de la igualdad de los derechos de las mujeres y los hombres trabajadores.

Con esta iniciativa, los permisos de paternidad no sólo tendrán una duración menor a los permisos que en la actualidad ya son otorgados por algunas dependencias públicas, sino que además son irrisorios al compararlos con los plazos de los permisos que las legislaciones de otros países establecen que van desde varios meses hasta más de un año con modalidades que inclusive permiten la repartición de los días entre la madre y el padre. Asimismo, la iniciativa carece de otras medidas para equilibrar las cargas entre padre y madre como lo son horarios de trabajo escalonados, o bien horarios corridos en las escuelas para que los niños y niñas estén en lugares seguros hasta que los padres puedan pasar por ellos.

Esta falta de reconocimiento de la importancia de los permisos de paternidad en el ejercicio de los derechos humanos de hombres y las mujeres perpetúa los estereotipos de género que idealizan a la mujer como la única persona encargada de cumplir con las responsabilidades de crianza que surgen a partir del nacimiento o de la adopción de un hijo.

Asimismo, los términos previstos para el permiso de paternidad discriminan la diversidad de modelos de familia que existen en la sociedad mexicana actualmente, específicamente las monoparentales conformadas por hombres con hijos o por parejas de hombres que deciden adoptar un hijo, lo cual es legal en el Distrito Federal.

El proceso legislativo actual muestra que la aprobación de la Reforma Laboral no será suficiente para garantizar los derechos de las y los trabajadores, especialmente de las mujeres, y promover la igualdad entre mujeres y hombres.

Lamentablemente, la decisión de asumir la maternidad en el ámbito laboral en México permanecerá como un lujo al que sólo podrán tener acceso aquellas valientes mujeres que decidan asumir el costo que ésta conlleva en el desarrollo de su vida laboral y personal.

*Marisol Escudero, abogada.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.