Sin cumplir, derechos reproductivos y laborales de trabajadoras del hogar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Promesas sin cumplir: derechos reproductivos y laborales de las trabajadoras del hogar
A pesar de los avances legales y de política pública para proteger y garantizar los derechos de las personas trabajadoras del hogar en México, persisten la exclusión, discriminación y falta de cumplimiento de sus derechos: este gremio labora en su mayoría en el sector informal, en condiciones precarias y sin las protecciones o prestaciones mínimas. 
Por Gire
29 de marzo, 2022
Comparte

El Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB) y el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) impulsamos y celebramos la trayectoria, la lucha y el activismo que desde hace décadas iniciaron en México las trabajadoras del hogar por el reconocimiento, el acceso y la garantía de sus derechos.

Juntas presentamos Promesas sin cumplir: derechos reproductivos y laborales de las trabajadoras del hogar en México, un informe que busca establecer el cruce entre los derechos laborales, las prestaciones de seguridad social y los derechos reproductivos. Para ello, la experiencia de ambas organizaciones en la búsqueda por la justicia reproductiva aporta una visión distinta sobre las barreras que enfrentan las personas trabajadoras del hogar en nuestro país al momento de exigir la plena vigencia de sus derechos laborales y reproductivos.

Esta investigación presenta los principales avances -impulsados, sobre todo, por movimientos de trabajadoras del hogar y grupos aliados- en las últimas décadas, así como los estándares y criterios provenientes de instrumentos internacionales de derechos humanos. Asimismo, pone de manifiesto los obstáculos para la implementación de dicho marco normativo y de las políticas públicas vigentes. En ella, se dio espacio para que las trabajadoras del hogar dieran cuenta, a través de sus vivencias, de las barreras que aún prevalecen a la hora de garantizar sus derechos laborales y reproductivos, así como de las brechas que persisten entre lo que establece el marco normativo y la realidad.

Las reformas a la Ley Federal del Trabajo y a la Ley del Seguro Social constituyen avances fundamentales en tanto que amplían el reconocimiento de los derechos laborales de las personas trabajadoras del hogar -incluido el acceso a prestaciones de seguridad social-, fundamentales para la garantía de sus derechos reproductivos, entre otros. Sin embargo, gran parte de este gremio, conformado en su mayoría por mujeres —muchas de ellas en situación de vulnerabilidad, indígenas y provenientes de áreas rurales—, aún no cuenta con prestaciones de ley, contratos por escrito, acceso a servicios de salud reproductiva y seguridad social, licencias de maternidad, acceso a servicios de cuidado para sus hijos e hijas ni vacaciones pagadas.

Aunado a ello, su salario está por debajo del salario mínimo nacional y enfrentan formas de violencia y discriminación en el trabajo, como despidos por motivo de embarazo, acoso y violencia sexual. Esta situación de desventaja impide a quienes desempeñan esta labor tener acceso a oportunidades de trabajo decente y, en consecuencia, generar un proyecto de vida en condiciones de igualdad; es decir, las personas trabajadoras del hogar viven una continua violación a sus derechos humanos.

Si bien, a partir de la implementación del programa piloto para la incorporación de personas trabajadoras del hogar al régimen obligatorio del Seguro Social ha habido un avance en la inscripción al IMSS, esta cifra aún representa un número muy bajo en comparación con el número de personas que laboran en este sector. Para junio de 2021, se habían inscrito 33 mil 475 personas trabajadoras del hogar, número que  dista mucho de las más de 2 millones 300 mil personas que se dedicaban a estas actividades en el país a finales de año 2020, o de las 2.1 millones de personas que laboraban en este sector hasta el segundo trimestre de 2021. Esta situación afecta en mayor medida a las mujeres por ser quienes, de manera preponderante, realizan esta labor. En 2019, en México había al menos 2.2 millones de personas trabajadores del hogar, de las cuales 94.8 % eran mujeres.

Tanto la garantía como la violación de los derechos de las trabajadoras del hogar repercute no sólo en sus condiciones laborales, sino también en distintos ámbitos de su vida. Al no tener acceso universal a la seguridad social y a los beneficios que ésta implica, sus derechos reproductivos se ven obstaculizados. Para recibir atención y servicios de salud reproductiva, tienen que recurrir a hospitales y establecimientos reservados para personas que no cuentan con seguridad social, caracterizados por la falta de infraestructura y de los recursos presupuestales, materiales y humanos necesarios para brindar una atención médica de calidad. Al no contar con seguridad social, las trabajadoras del hogar tampoco tienen acceso a otras prestaciones, como licencias de maternidad y guarderías para que sus hijos e hijas permanezcan en un espacio seguro mientras ellas trabajan.

Promesas sin cumplir: derechos reproductivos y laborales de las trabajadoras del hogar en México muestra que, a pesar de todos los avances en el marco normativo y de política pública que busca proteger y garantizar la plena vigencia de los derechos de las personas trabajadoras del hogar en México, persisten las situaciones de exclusión, discriminación y falta de cumplimiento de sus derechos: este gremio labora en su mayoría en el sector informal, en condiciones precarias y sin las protecciones o prestaciones mínimas.

Además de presentar el informe, el ILSB y GIRE lanzamos la campaña Son derechos, no privilegios  con el objetivo de difundir los derechos laborales y reproductivos relacionados con la maternidad y los cuidados, así como información acerca de las instancias y organizaciones a las cuales pueden acudir las trabajadoras del hogar para recibir asesoría y hacer valer sus derechos.

Para garantizar una verdadera protección de los derechos humanos en un marco de justicia reproductiva y de género, entre otros aspectos, es necesario constituir un sistema de seguridad social universal que abarque a todas las personas trabajadoras, tanto aquellas que laboran en esquemas de trabajo formal como las que se desempeñan en un ámbito informal. Asimismo, se requiere avanzar en una serie de derechos laborales, sociales, reproductivos, de acceso a una vida libre de violencia y de acceso a la justicia y a una reparación integral. Para ello, se precisa del esfuerzo conjunto de las autoridades, las personas empleadoras y la sociedad en general, y no esperar que sean sólo las trabajadoras del hogar quienes reaccionen ante el incumplimiento.

@GIRE_mx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.