close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Reproducción asistida, otra cara de la discriminación
Criterios discriminatorios, interminables trámites burocráticos e incluso la falta de una aplicación garantista del derecho en los órganos jurisdiccionales son sólo algunos de los problemas a los que se enfrentan personas o parejas con problemas de infertilidad que desean un embarazo por vía de la reproducción asistida.
Por Gire
14 de septiembre, 2015
Comparte

Por: Alex Alí Méndez Díaz (@alex_ali_md)

El derecho a fundar una familia y a beneficiarse de los avances de la ciencia ha sido reconocido internacionalmente como un derecho humano. En el caso Artavia Murillo y Otros Vs Costa Rica, la Corte Interamericana de Derechos Humanos resolvió que resultan contrarios a la Convención los requisitos desproporcionados que se imponen a las parejas para acceder a la técnica de fecundación in vitro con el pretexto de la protección a la vida.

Si bien este precedente del sistema interamericano analiza una problemática específica, el marco de derechos desarrollado adquiere especial relevancia para casos como el de México, en el que la deficiente regulación sobre las técnicas de reproducción asistida dejan la puerta abierta para que instituciones públicas y privadas manejen estos temas a discreción, con todos los riesgos que ello significa.

Esta indiferencia del Estado provoca que las personas o parejas con problemas de infertilidad que desean un embarazo queden envueltas en una frustrante situación de inseguridad jurídica que, además de poner en riesgo su salud, permite que se establezcan criterios sin un sustento objetivo y razonable convirtiendo muchos de ellos en actos de discriminación. El caso de Cecilia y Sergio que GIRE ha acompañado desde octubre de 2013 permite un acercamiento al cúmulo de obstáculos a los que se enfrentan quienes desean un embarazo, pero que por distintos motivos les ha sido imposible alcanzarlo.

Criterios discriminatorios, interminables trámites burocráticos e incluso la falta de una aplicación garantista del derecho en los órganos jurisdiccionales son sólo algunos ejemplos de lo que se ha documentado a lo largo de casi dos años de acompañamiento. Cecilia y Sergio son derechohabientes del ISSSTE y como tales les corresponde el derecho de ser atendidos en el Programa de Reproducción Humana del Centro Médico Nacional “20 de Noviembre”; sin embargo ese derecho se vio trasgredido cuando al presentar su solicitud de ingreso fueron informados que no podrían ser aceptados porque no cumplían con los requisitos de ingreso:

  • Edades de los pacientes: Femenina, de 36 años de edad. Masculino, de 55 años de edad.
  • Parejas constituidas legalmente, anexando copia de identificación oficial de ambos así como el
  • Acta de matrimonio o concubinato.
  • Pacientes que tengan ningún o un hijo.
  • Parejas sin anomalías genéticas heredables a sus hijos.
  • Pacientes que presenten alguna enfermedad concomitante se realizará una consulta preconcepcional para evaluar el riesgo potencial de embarazo.

El Centro Médico Nacional “20 de Noviembre” no es la única institución que realiza alguna técnica de reproducción asistida, la falta de regulación ha permitido que cada una ha de ellas establezca a discreción sus criterios de aceptación a este tipo de programas. Cecilia y Sergio están casados y no tienen hijos aún, por lo que fue el límite de edad el obstáculo al que se enfrentaron a pesar de que al momento de que iniciaron los trámites varios años atrás sí cumplían con ese requisito.

Enfrentarse con estos lineamientos fue una oportunidad para poner sobre la mesa diversas preguntas: ¿por qué se limita a priori el acceso al Programa dependiendo de la edad sin haber realizado un diagnóstico previo? ¿Por qué el servicio está reservado únicamente para parejas unidas en matrimonio? ¿Acaso el concubinato es una figura menos idónea para formar una familia? ¿Por qué una persona soltera no tiene derecho a beneficiarse de este servicio? ¿Qué pasa con las parejas de personas del mismo sexo? ¿Por qué sólo se puede acceder si no tienes hijos o únicamente cuando tienes un hijo como máximo? ¿A qué anomalías genéticas se refiere? Etc.

Debe recordarse que la restricción de derechos por parte del Estado está sujeta a que pueda justificar con base en argumentos objetivos la razonabilidad de esa restricción, de lo contrario esa limitación resulta inconstitucional. Aunado a esto, cuando los criterios que se toman para hacer estas restricciones injustificadas son categorías como la edad, el estado civil o las condiciones de salud, se trata de actos de discriminación prohibidos por la Constitución Federal y diversos tratados internacionales.

GIRE dio seguimiento a la queja presentada por Cecilia y Sergio en agosto de 2013 ante el Consejo Nacional para Prevenir y Eliminar la Discriminación; además a finales de mayo de 2014 se presentó una demanda de amparo contra los criterios de ingreso al Programa de Reproducción Humana por considerarlos discriminatorios y por ende violatorios del marco constitucional de derechos humanos.

La queja ante CONAPRED avanzó muy lentamente; fue apenas hasta los primeros días de septiembre de este año (dos años después de haberla presentado) que a raíz de diversas diligencias hechas por ese órgano, Cecilia y Sergio fueron aceptados como pacientes del Programa de Reproducción Humana en el CMN “20 de Noviembre”.

Por el lado del juicio de amparo, después de un año de juicio, resolvió que por criterios formales no podía pronunciarse sobre el planteamiento de discriminación que se había hecho en relación a los criterios de ingreso al Programa de Reproducción Humana. Actualmente está en trámite un recurso de revisión y se ha solicitado que éste sea resuelto por la Suprema Corte de Justicia de la Nación para sentar un precedente que sirva para que casos como estos no se repitan.

Celebramos el logro para Cecilia y Sergio, pero sabemos que el problema persiste. En el Congreso de la Unión se han presentado seis iniciativas para regular las técnicas de reproducción asistida sin que se haya llegado al consenso necesario para su aprobación, actualmente una se encuentra pendiente de dictamen.

Ante un problema de esta magnitud es responsabilidad del Estado establecer las directrices necesarias para que las instituciones de salud, públicas y privadas, que presten estos servicios lo hagan en un marco de seguridad jurídica y con un total respeto a los derechos humanos. Mientras esto no suceda muchos sueños se seguirán diluyendo y el sistema de partidos se distanciará un poco más de su ya de por sí deslegitimada tarea de poner el poder público al servicio de la ciudadanía.

 

 

* Alex Alí Méndez Díaz es Coordinador de Documentación y Litigio de Casos de @GIRE_mx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.