close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Turismo de la fertilidad: Un boom industrial en el vacío legal
Por 6 mil 800 dólares las mujeres con problemas de fertilidad pueden recibir un tratamiento de fertilización in Vitro que incluye, al igual que los VTP de viajes, desde hospedaje hasta los medicamentos básicos para la estimulación ovárica.
Por Gire
29 de octubre, 2012
Comparte

Por: Omar Feliciano

México está a la vanguardia en lo que se refiere a las técnicas de reproducción asistida y por ello la industria del turismo de la fertilidad atrae a personas de Norteamérica y otros países industrializados. Por 6 mil 800 dólares las mujeres con problemas de fertilidad pueden recibir un tratamiento de fertilización in Vitro que incluye, al igual que los VTP de viajes, desde hospedaje hasta los medicamentos básicos para la estimulación ovárica. El paquete FIV Cancún no incluye medicamentos adicionales que pueden ser necesarios, tales como Gonal-F, cetroide, Ovidrel o dos semanas de medicación con progesterona. La Inyección intracitoplasmática de espermatozoides va incluida sin ningún costo extra (la propaganda aclara que el costo normal es de $1500 dólares),  por supuesto que el monitoreo del ciclo con ultrasonido y exámenes de laboratorio forman parte del paquete, así como la vitrificación de embriones no implantados. La asistencia bilingüe y el hospedaje frente al mar en Cancún es otro de los atractivos que se ofrecen por Internet. Por 4 mil dólares se puede encontrar un paquete muy similar que no incluye el hospedaje ni asistencia bilingüe.

Supongamos que me caso y que deseamos evitar los trámites de adopción. En el sitio FIV en México es posible obtener una cotización a partir de los procedimientos seleccionados.  La donación de óvulos cuesta 8,300 dólares en una clínica de Cancún, este procedimiento sería forzoso, pues ni mi pareja ni yo tenemos la capacidad de producir dichas células.  Supongamos que quiero una hija, el costo de la técnica de selección de sexo cuesta 7,300 dólares. En caso de que quiera que se congelen embriones  para asegurarme de que no hay que repetir el procedimiento, tendría un costo de 700 dólares.

Mi pregunta sobre el costo de la subrogación gestacional no fue contestada en el correo automatizado que recibí. Supongo que esa respuesta debe tratarse directamente con la clínica y la mujer que llevaría a mi supuesto hijo o hija en el vientre.

México se ha convertido  silenciosamente en uno de los países donde el “turismo de fertilidad”  ha adquirido una discreta presencia dentro del universo del turismo médico. La cercanía con Estados Unidos y Canadá, la diferencia en los tipos de cambio y  la amplia infraestructura turística preparada para recibir a los visitantes angloparlantes forma parte de los factores que alimentan esta tendencia. Sin embargo, el elemento más importante tiene que ver con la estricta normatividad de nuestros compañeros comerciales norteamericanos y con el vacío legal que persiste en México debido a la obtusa visión conservadora que piensa que bloqueando leyes sobre reproducción asistida se impedirá que estas técnicas sean utilizadas en nuestro país.

En 2008 en el Senado se presentó la iniciativa de una Ley General de Reproducción Asistida por el senador priista Jorge Castro Trenti y el senador panista Ernesto Saro, donde se reconocían como sujetos de esta ley a los “hombres y mujeres unidos en matrimonio civil o concubinato con problemas  de esterilidad e infertilidad”. Es decir, dicha iniciativa me negaría toda posibilidad de usar los medios de la ciencia para establecer una familia en los términos que mi pareja y yo decidamos.  En resumen, una iniciativa sumamente conservadora que no partía de una perspectiva de derechos, limitaba la investigación y reforzaba prejuicios al institucionalizar la discriminación.

En la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados diversas propuestas han sido detenidas. La diputada Leticia Quezada (ahora delegada de la Magdalena Contreras) presentó en 2010 la iniciativa para crear la Ley Federal de Subrogación Gestacional, la diputada Diva Gastélum (ahora senadora) presentó un decreto para reformar la ley general de salud e incluir en el sistema de seguridad social el derecho de la persona en materia de anticoncepción, infertilidad humana, planificación familiar y reproducción asistida. Incluso hay una  iniciativa de Nueva Alianza de 2011 que propone dar a la Secretaría de Salud facultades para ejercer el control sanitario de las técnicas de reproducción asistida. El proyecto fue desechado.

La entonces diputada Cristina Díaz (ahora senadora) presentó en 2010 un proyecto de decreto para incorporar las técnicas de reproducción asistida a la Ley General de Salud. La semana pasada presentó una iniciativa muy similar a la anterior. Muy probablemente será ignorada, alegando que no es una necesidad urgente comparada con las grandes reformas estructurales necesarias para el país. Mientras tanto, la industria de la reproducción asistida continúa aplicando una serie de técnicas  de punta, que no han sido discutidas en el marco de los derechos humanos y a la luz de la bioética.  ¿Es correcta la selección del sexo del embrión? ¿Cuál es la forma más adecuada de realizar una gestación subrogada? Y claro al interior de los feminismos hay preguntas que encienden un debate acalorado: ¿Si una mujer mexicana decide rentar su vientre a una pareja de hombres estadounidenses acaso no es esa una forma diferente de imperialismo y colonización del cuerpo de las mujeres? ¿Qué tan autónoma es una decisión de ese tipo en el marco de la estructura de clases y la exclusión vivida en nuestro país?

La ausencia de un marco legal y de políticas públicas en torno a las técnicas de reproducción asistida es una deuda con las mujeres, con las parejas que sufren infertilidad y en general con las personas que podemos beneficiarnos del avance de la ciencia. Como lo han manifestado diversas organizaciones con las que colaboró GIRE en la elaboración de un Amicus Curiae a favor de levantar la prohibición de la fertilización in Vitro en Costa Rica: acceder a las técnicas de reproducción asistida para ejercer el derecho a tener los hijos que cada persona quiere y satisfacer un proyecto de vida forman parte de los derechos reproductivos.

Felicidades queridos conservadores, en su insistencia por ocultar la cabeza en la arena, han convertido a nuestro país en un paraíso para aplicar las técnicas más innovadoras de reproducción asistida sin ningún tipo de control al abuso comercial, sin ningún rigor ético que detenga la explotación de la pobreza en el caso de la renta de vientres.  Gracias a su omisión han contribuido a la situación que deseaban evitar. Aplausos irónicos de pie.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.