close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Una CNDH intocable
La Suprema Corte ha hecho de la CNDH un órgano supraconstitucional con carta abierta para actuar al margen del marco constitucional y le quitó a las víctimas la posibilidad de cuestionar el trabajo.
Por Gire
11 de abril, 2016
Comparte

violencia contra la mujer

Por: Alex Ali Méndez (@alex_ali_md)

GIRE lleva varios años acompañando diversos casos de violaciones a derechos reproductivos de las mujeres. Muchos de estos asuntos se llevaron como quejas ante la CNDH en una apuesta por evitar los complejos caminos que representa un litigio. En su momento se pensó que este órgano podría ser una vía más rápida para obtener una recomendación y por ende el acceso a mecanismos de reparación.

Derivado de estos acompañamientos se han obtenido diversas recomendaciones: 1/2014, 15/2014, 24/2014, 29/2014, 45/2015 y 8/16. En ninguna de ellas la CNDH ha individualizado la forma de reparación. Las mujeres o sus familias (en los casos de muerte materna) no tienen certeza sobre el contenido de la reparación y las autoridades tampoco tienen claro cómo deben reparar. La balanza termina inclinándose siempre hacia la voluntad de las autoridades que reparan como se les ocurre, sin tomar en cuenta los estándares internacionales.

Si bien en la recomendación 8/2016 se mejoró mucho el estudio de las formas de reparación integral, la concretización de la reparación aún continúa en manos de la autoridad que violó los derechos humanos.

En las recomendaciones1/201415/2014, ambas en materia de violencia obstétrica, tampoco se clarificaron los estándares de reparación. En consecuencia, con el acompañamiento de GIRE, las mujeres afectadas promovieron un juicio amparo contra la CNDH. Se argumentó que la deficiencia en las recomendaciones afectan, entre otras cosas, su derecho la reparación por violaciones a derechos humanos de acuerdo al artículo 1 constitucional.

Estos casos trajeron a la luz dos problemas históricos: 1) Lo absurdo que resulta para las víctimas obtener una resolución de la CNDH que recomiende a las autoridades “ordenar a quien que repare el daño”, y 2) La imposibilidad de que los actos de la CNDH, incluyendo sus recomendaciones, puedan ser objeto de escrutinio por la justicia constitucional.

Los juicios de amparo promovidos llegaron a la Suprema Corte, cada uno a distinta Sala. El amparo en revisión 448/2015 se turnó a la Primera Sala y el 1066/2015 a la Segunda. La sentencia del primero de ellos se dictó el 7 de octubre de 2015; por mayoría de 3 votos se resolvió que las recomendaciones de la CNDH no pueden estudiarse a través del juicio de amparo. Sobre esa sentencia escribí ya en este espacio.

El pasado 6 de abril la Segunda Sala resolvió el amparo en revisión 1066/2015. En esta ocasión el criterio de improcedencia del juicio de amparo contra las recomendaciones de la CNDH se reiteró por unanimidad de votos. La esperanza de que esta Sala reivindicara la necesidad de revisar el trabajo de la CNDH se fue por la borda.

De acuerdo con el comunicado de prensa 057/2016 emitido por la propia Corte, la Segunda Sala de la Suprema Corte resolvió que el juicio de amparo no constituye una vía adecuada para analizar dichas recomendaciones, pues la apertura de una instancia posterior para estudiar tales actuaciones de la Comisión Nacional representaría un obstáculo para que ésta ejerza de manera plena sus funciones, en especial en el tema del cumplimiento de las recomendaciones, situación que inclusive se traduciría en un escenario no deseable para las víctimas de violaciones a derechos humanos.

Parece que a la Segunda Sala le preocupó que la posibilidad de impugnar las recomendaciones retrasara su cumplimiento en perjuicio de las víctimas. Sin duda esta es una preocupación legítima; sin embargo, no se tomó en cuenta lo que acontece actualmente en la CNDH.

Sólo por poner un ejemplo, GIRE acompaña un caso de muerte materna acontecido en Oaxaca (expediente CNDH/1/2014/370/Q, Primera Visitaduría). La queja se presentó en la CNDH en marzo de 2014; al día de hoy no existe un pronunciamiento al respecto. Desde hace dos años la familia espera la reparación integral sobre todo porque les preocupa que otras familias no vivan lo que ellos tuvieron que pasar.

En este sentido, qué bueno que a la Primera y Segunda Sala les preocupe el retraso en el cumplimiento de las recomendaciones; sin embargo, también era su responsabilidad vislumbrar las consecuencias de su decisión. Han hecho de la CNDH un órgano supraconstitucional, le otorgaron carta abierta para actuar al margen del marco constitucional.

Bajo el argumento de que las personas afectadas pueden recurrir a los órganos jurisdiccionales con independencia de las actuaciones de la CNDH, la Corte manda un mensaje claro: para obtener una reparación integral adecuada, y no las ambigüedades de la CNDH, se debe contratar a un abogado. Así, la justicia y la reparación llegará sólo a quien tengan los recursos para pagarla.

La Corte se preocupó por “lo que podría pasar” sin tomar en cuenta “lo que realmente pasa”, y mucho peor, “lo que pasará” como consecuencia de su decisión. Olvidó que para mucha gente la CNDH es la opción más cercana, fue pensada además en que sus procedimientos fueran rápidos y sencillos.

Ahora la Corte quita a las víctimas la posibilidad de cuestionar el trabajo de la CNDH, lo que sin duda repercutiría en el mejoramiento de su función. El presupuesto que se le otorga es enorme como para que la rendición de cuentas sea sólo al Congreso; a quien, dicho sea de paso, tampoco le preocupa.

Si la CNDH funcionara adecuadamente, los juicios de amparo resultarían innecesarios; la inconformidad es un síntoma que la Corte no quiso atender. Todo en perjuicio de aquellos que, sin otra opción, quedan a la espera de que la CNDH tenga la buena voluntad de resolverles bien y pronto. Algo que hasta el día de hoy no ha sucedido.

 

* Alex Ali Méndez es Coordinador de Documentación y Litigio de Casos de @GIRE_mx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.