Una oportunidad perdida
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Una oportunidad perdida
La Opinión Consultiva de la CoIDH sobre personas privadas de la libertad es una oportunidad perdida para el movimiento por la justicia reproductiva de las personas con capacidad de gestar. Pero no desistiremos.
Por Geras Contreras
24 de octubre, 2022
Comparte

Fe de erratas: La versión anterior de este blog afirmaba que en la Opinión Consultiva 29/22 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH) no se menciona ni hace alusión a las personas con capacidad de gestar, pero en realidad se mencionan en el párrafo 159 y en las notas al pie de página 234 y 236.

Después de tres años de espera, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH) publicó la Opinión Consultiva 29/22 sobre enfoques diferenciados respecto a determinados grupos de personas privadas de la libertad. El texto es fundamental para argumentar los derechos que tienen cinco grupos de poblaciones (mujeres embarazadas, niñas y niños que viven en centros de detención, personas LGBTI, personas pertenecientes a pueblos indígenas y personas mayores) en centros penitenciarios, sin embargo, es una oportunidad perdida para el movimiento por la justicia reproductiva de las personas con capacidad de gestar.

¿Qué es una opinión consultiva y por qué es relevante?

México es integrante del Sistema Interamericano de Protección de Derechos Humanos —el mecanismo regional encargado de promover y proteger los derechos humanos— que está compuesto por dos órganos: la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la CoIDH. Este tribunal tiene dos funciones principales: resolver casos de presuntas violaciones a derechos humanos cometidas por los Estados y atender consultas que hacen los países o la CIDH sobre la interpretación de derechos de acuerdo con los tratados regionales. Esta última acción es lo que se conoce como “publicar una opinión consultiva”.

En noviembre de 2019, la CIDH pidió a la CoIDH justificar el enfoque diferenciado para poblaciones en situación de vulnerabilidad en centros penitenciarios y especificar las obligaciones de los Estados para los cinco grupos mencionados. El tribunal aceptó responder estas preguntas e invitó en agosto de 2020 a que países, organismos internacionales, academia y organizaciones de la sociedad civil enviaran aportaciones a la consulta. Para enero de 2021 se recibieron 98 escritos.

La alta participación llevó a que la CoIDH convocara a una audiencia en abril de 2021 para que les autores de cada escrito tuvieran la oportunidad de realizar una intervención oral. Después, la Corte recibió insumos de once tribunales superiores de países latinoamericanos, entre ellos la Suprema Corte de Justicia de la Nación de México.

Con las múltiples contribuciones, la CoIDH inició un proceso deliberativo para acordar una respuesta a la consulta original. Les seis jueces llegaron a un acuerdo en mayo de 2022. No obstante, el documento oficial fue presentado al público hasta finales de septiembre durante las sesiones presenciales que se celebraron en Uruguay. El texto consta de 166 páginas e incluye los votos particulares de tres de les jueces, en el que cada une agrega argumentos particulares sobre la decisión colectiva.

Esta opinión había generado grandes expectativas entre les activistas dedicades a la reforma del sistema penitenciario, debido a que las opiniones consultivas son herramientas clave para hacer incidencia dentro de los países. Un ejemplo emblemático es la Opinión Consultiva 24/17, en la que Costa Rica preguntó sobre el reconocimiento al matrimonio entre personas del mismo sexo y el derecho a la identidad de género. La respuesta de la CoIDH contribuyó a que se aprobara el matrimonio igualitario y el cambio de género en dicho país.

En términos generales, la Opinión Consultiva 29/22 es un avance para los derechos de las personas privadas de la libertad. Explica que los Estados están obligados a implementar medidas que atiendan las necesidades específicas de las poblaciones en situación de vulnerabilidad, así como a evitar la discriminación y violencia contra ellas. Por ejemplo, la CoIDH establece que se deben usar medidas alternativas al encarcelamiento para mujeres embarazadas que se encuentran en centros penitenciarios y garantizar los procedimientos de reafirmación de género para las personas trans.

Entonces, ¿por qué fue una oportunidad perdida?

La CoIDH atendió de forma deficiente la solicitud de diversas organizaciones de la sociedad civil de reconocer la existencia de las personas con capacidad de gestar dentro de los centros penitenciarios. Es decir, se pidió que la Corte abordara con profundidad que dentro de las cárceles también se encuentran hombres trans y otras personas con identidad de género no binaria que pueden embarazarse, y que los derechos de las mujeres en estado de embarazo, postparto y lactancia se hacían extensivos a elles.

Lamentablemente, el texto final menciona esta población en un párrafo y en dos notas al pie de página sin desarrollar quiénes son y cuáles son sus necesidades particulares. Una sola alusión a ellas en el cuerpo del texto es insuficiente porque no atiende las demandas de visibilidad y desarrollo que solicitaron las organizaciones de la sociedad civil en las observaciones enviadas en 2021. Incluso, esta alusión en las notas al pie es preocupante porque envía la señal de que dicha población es una categoría residual que no es relevante y puede subsumirse al margen de la hoja.

Sin embargo, la desilusión no se acabó ahí. La opinión consultiva tampoco incluye el derecho al acceso a la salud reproductiva en su apartado de personas LGBTI privadas de la libertad. Además, la jueza Elizabeth Odio Benito escribió un voto que promueve el discurso antiderechos y difunde información falsa sobre las personas trans. Ella argumenta que utilizar el término “personas gestantes” tiene el propósito de borrar a las mujeres de la ley y que permitir a mujeres trans alojarse en centros penitenciarios femeniles es un riesgo debido a “casos frecuentes y penosos de violaciones y embarazos sufridos por mujeres privadas de la libertad provocados por estos transexuales”.

Estas afirmaciones carecen de fundamento. Las organizaciones que solicitaron reconocer a las personas con capacidad de gestar no pidieron borrar el término “mujeres embarazadas”, sino que buscaban incluir a otras vivencias e identidades que han estado marginadas en la sociedad. A su vez, no existen registros en América Latina de “casos frecuentes” de violación de mujeres cisgénero por parte de sus contrapartes trans. De igual manera, es un prejuicio clasificar de “penosos” a los embarazos que resultan de relaciones afectivas y consensuadas entre mujeres trans y cisgénero.

A pesar de la desilusión, les activistas por el derecho a la autonomía y libertad reproductiva de las personas con capacidad de gestar seguiremos trabajando por su reconocimiento y protección en los órganos nacionales y regionales. Aunque en esta opinión consultiva no logramos nuestras metas, no nos tendremos. Estamos segures de que habrá otras oportunidades: no importa cuántas perdamos, nunca nos rendiremos.

* Geras Contreras (@GerasContreras) se dedica a la Movilización de Fondos en GIRE (@GIRE_mx).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.