close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Vidas precarias
En este escenario de violencia generalizada, donde toda vida es precaria, ¿cómo presentar los reclamos de la igualdad de género, de los cientos de mujeres que han desaparecido históricamente en Ciudad Juárez, Chihuahua, en el estado de México, en Zacatecas, en Guanajuato e Hidalgo y en otros lugares del país? Y, sin embargo, debe hacerse.
Por Gire
10 de noviembre, 2014
Comparte

Por: Alma Beltrán y Puga (@almandina19)

Como dice Judith Butler, hablar de la vulnerabilidad de las mujeres es un asunto riesgoso porque se puede caer en la tentación de victimizarse, asumiendo la vulnerabilidad femenina como estática y promoviendo el paternalismo estatal. Sin embargo, la destacada filósofa de Berkeley, con todo y estos riesgos, considera que la vulnerabilidad de las mujeres se diferencia claramente de la de los hombres: las mujeres sufren desproporcionadamente de la pobreza, la violencia y la falta de acceso a la educación, entre otras inequidades significativas.

Eventos como el de Ayotzinapa nos hacen repensar las esferas de la vulnerabilidad a la que estamos sometidas las mujeres en México. ¿Cómo reclamar al Estado la necesidad de crear las condiciones para una mayor agencia política de las mujeres en medio de una crisis estatal de recursos económicos, desempleo, servicios inadecuados de vivienda, educación y salud? Y sobre todo, en medio del dolor generalizado que abarca a la población por las desapariciones forzadas de estudiantes, jóvenes, campesinos, hombres también vulnerables a la violencia estatal y la precariedad.

En este escenario de violencia generalizada, donde toda vida es precaria, ¿cómo presentar los reclamos de la igualdad de género, de los cientos de mujeres que han desaparecido históricamente en Ciudad Juárez, Chihuahua, en el estado de México, en Zacatecas, en Guanajuato e Hidalgo y en otros lugares del país? ¿Cómo decir que la mortalidad materna y la violencia obstétrica también importan y son prácticas toleradas por el Estado que deben ser erradicadas? Que de la misma manera que no podemos soportar las 43 desapariciones (y muy posiblemente muertes) recientes de los estudiantes, tampoco podemos soportar ni una muerta más, por las mismas causas de siempre: violencia sexual, doméstica, obstétrica, institucional… Y que tampoco podemos vivir con la sombra de Atenco bajo las espaldas.

Muchas feministas de todo el mundo se han solidarizado con el dolor de los padres de Ayotzinapa, y con la frustración, enojo e impotencia de la juventud mexicana que sale a marchar diariamente a la calles denunciando estas violaciones graves a los derechos humanos en el país. Pero Ayotzinapa no debe ser el único caso que amerite protestas en las banquetas, manifestaciones en las plazas y una investigación compleja y coordinada de la Procuraduría General de la República y sus fuerzas nacionales, que despliegue a miles de funcionarios públicos en tareas de investigación y persecución de delitos, que mande investigar pruebas a universidades europeas donde tengan la mejor tecnología para investigar los restos óseos de las personas desaparecidas.

Ayotzinapa fue, es y será indignante. ¿Pero no le debe parecer indignante también al Procurador, al Presidente, a la CNDH y a todos los servidores públicos encargados de prevenir, sancionar e investigar violaciones a los derechos humanos, la violencia que vivimos las mujeres en el país? ¿Las mujeres injustamente perseguidas y criminalizadas por abortos, o por homicidio en razón de parentesco, las que sufren violencia doméstica, abuso sexual, no ameritan también una actuación diligente por parte de las autoridades ministeriales para protegerlas frente a estas violaciones y sancionar a sus agresores? ¿Qué hay de las líneas de investigación que mandó realizar la Corte Interamericana de Derechos Humanos al Estado mexicano en los casos de Campo Algodonero, Valentina Rosendo Cantú e Inés Fernández Ortega? ¿Las desapariciones y muertes de mujeres en Juárez y la violencia sexual contra las indígenas mee`pa de Guerrero por militares no importan?

Hoy más que nunca las vidas de las mujeres corren mayor peligro a causa de la precariedad de las condiciones educativas, de pobreza y seguridad que vive el país. Hoy más que nunca es necesario repensar el sistema de justicia federal y estatal, especialmente las agencias del ministerio público y las fuerzas policiales, locales y federales, disciplinar al ejército para que realice las tareas de máxima seguridad nacional, reconstruir a la CNDH como defensora de la población, mejorar los salarios y las fuentes de empleo, promover el acceso a la educación igualitaria en las escuelas, prevenir los embarazos no deseados, las muertes maternas, e investigar y sancionar la violencia de género. De lo contrario, caerán más cuerpos, se encontrarán más fosas llenas de huesos humanos, y lamentablemente, el miedo a salir a la calle seguirá sintiéndose más fuerte por las mujeres mexicanas que habitamos este país.

GIRE se une al dolor de las familias de los 43 estudiantes, así como el de todos los padres y madres de jóvenes y personas desaparecidas en México. Esperemos que también la población se una a nuestra causa. Porque la vulnerabilidad tiene muchos rostros, la mayoría de ellos son femeninos.

 

* Alma Beltrán y Puga es Coordinadora Jurídica de GIRE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.