close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Violencia obstétrica: denuncias ante la CIDH
Los daños a la integridad personal que sufren las mujeres cuando se encuentran en trabajo de parto son más frecuentes de lo que el Estado reconoce y más severos de lo que se ha registrado en las notas de prensa. Los casos de violencia obstétrica denunciados ante la CIDH son sólo un botón de muestra de las fallas estructurales en el sistema de salud que derivan en patrones de violación a los derechos humanos de las mujeres.
Por Gire
31 de marzo, 2014
Comparte

Por: Dunia Campos y Ofelia Bastida

Los representantes del Estado mexicano hablaban en voz baja, intercambiaban apuntes, fruncían el seño y gesticulaban resignados al escuchar cómo el maltrato que reciben las mujeres cuando solicitan atención médica durante el parto no es una situación que por mala suerte le tocó vivir a una sola mujer en el estado de Oaxaca, sino una serie de violaciones a los derechos humanos que afectan significativamente a mujeres indígenas de escasos recursos en varios estados de la República.

Por primera vez en una audiencia, celebrada el 27 de marzo en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en Washington, D.C., casos de violencia obstétrica y muerte materna fueron denunciados a nivel internacional por organizaciones de la sociedad civil. Algunos de ellos se dieron a conocer por los medios de comunicación y otros forman parte de un trabajo de documentación realizado por el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE).

Los daños a la integridad personal que sufren las mujeres cuando se encuentran en trabajo de parto son más frecuentes de lo que el Estado reconoce y más severos de lo que se ha registrado en las notas de prensa. Los casos denunciados ante la CIDH son sólo un botón de muestra de las fallas estructurales en el sistema de salud que derivan en patrones de violación a los derechos humanos de las mujeres, aunque el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Pablo Kuri Morales, señale que se trata de excepciones y lamente que el nacimiento feliz no sea noticia. ¿Acaso un nacimiento feliz se reduce a la salida del hospital caminando y con un recién nacido vivo en brazos, sin considerar el tipo de atención que la mujer recibió? De ninguna manera puede llamársele feliz si no hubo un trato digno y respetuoso; si para el personal de salud la mujer fue un objeto y vulneró su intimidad en repetidas ocasiones.

Existe un abismo entre la percepción que del parto tienen quienes proveen servicios de salud materna y quienes lo protagonizan; la indiferencia hacia las necesidades de las mujeres es una constante y pareciera que su voz se eleva en el vacío. Por ello, dar a conocer cómo están viviendo el parto las mujeres y mostrar el trato que reciben es de suma importancia para visibilizar las violaciones a sus derechos humanos en el ámbito de la salud reproductiva. En este sentido, se habría esperado que los funcionarios públicos presentes en la audiencia de la CIDH, además de expresar que tienen la mejor disposición para trabajar con las organizaciones de la sociedad civil a favor de los derechos humanos, mostraran interés en los testimonios de quienes padecen tratos crueles e inhumanos en los servicios de salud materna. No obstante, en esta audiencia la indiferencia pudo más que el discurso: mientras se proyectaba un reportaje de El Universal sobre los partos en la calle en el estado de Oaxaca, el secretario de salud de esa entidad fijaba la mirada en sus documentos y en ningún momento realizó el mínimo esfuerzo para atender el testimonio de Irma, la mujer de origen mazateco que parió en el jardín del centro de salud de Jalapa de Díaz. Precisamente con actitudes como ésta se construye cotidianamente un contexto en el que los tratos crueles y discriminatorios a las mujeres durante el parto son algo natural y tolerado en los servicios de salud materna.

Extraer los casos de violencia obstétrica del terreno mediático para dotarlos de un significado que supere las barreras del dato duro y frío se traduce en reconocer el rostro de quienes padecen la falta de atención médica oportuna durante el parto, en atender las dificultades que enfrentan al pertenecer a comunidades indígenas, marginadas y de escasos recursos, y en demostrar con ello que las diversas historias de mujeres víctimas de violencia obstétrica no representan casos aislados, que los partos ocurridos en la calle, en las salas de espera, en los baños y pasillos de los hospitales y centros de salud no son partos fortuitos como el Estado mexicano los ha catalogado, sino que son consecuencia de las violaciones a los derechos humanos que las mujeres enfrentan para acceder a los servicios de salud.

Por la relevancia del tema y con la finalidad de visibilizar lo que ocurre en México, GIRE solicitó a la CIDH que emita un pronunciamiento público respecto de las violaciones a los derechos humanos de las mujeres ocurridas en la prestación de servicios de salud materna, que realice una visita de trabajo a nuestro país a fin de examinar el acceso a estos servicios y emita las recomendaciones conducentes, que exhorte al Estado mexicano a que refuerce la coordinación entre las instancias de salud federales y estatales para mejorar y garantizar el acceso a estos servicios, y que dé seguimiento oportuno a las quejas en esta materia y se repare el daño de forma integral a las mujeres.

 

 @GIRE_mx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.