close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Viva México (en la impunidad)
Son la misma historia repetida mil veces. Mujeres que por un sangrado, aborto espontáneo, embarazo molar o por un aborto a voluntad, han acabado en la cárcel, pagando fianzas altísimas, dejando a la familia en bancarrota, a los hijos solos y sin comer. En todas la constante es la precariedad económica y, en muchas, el ser madres solteras.
Por Gire
10 de abril, 2013
Comparte

Por: Ana Ávila (@anaavilamexico)

Cuando llegamos a casa de Rebeca, el director Flavio Florencio nos dijo a Samuel Garcilazo, el sonidista, y a mí, “por favor dejemos que ella se acostumbre a la cámara, démosle tiempo a que se familiarice con los intrusos, que nos conozca primero”. Así hicimos, pero nos topamos con la sorpresa de que Rebeca se moría por contar su historia, por decirle a la cámara lo que la habían insultado y enjuiciado sin creerle una sola cosa de su versión de los hechos.

Y después de visitar a Rebeca, quien en ese entonces se había mudado a Acolman, estuvimos viajando. Fuimos a Tijuana, Tamuín, Tehuacán, Ecatepec y Xonacatlán. En un principio pensábamos que cada historia era diferente, habíamos elegido el caso de acuerdo con algún aspecto que nos interesaba resaltar: el aislamiento, la obligación a firmar una declaración ministerial que tenía una historia diferente a la narrada por la chica, la prisión, la denuncia de médicos o trabajadoras sociales, la exhibición en los medios.

Cuando terminamos de grabar los casos, nos dimos cuenta de que todos eran la misma historia  mil veces. Mujeres que por un sangrado, aborto espontáneo, embarazo molar o por un aborto a voluntad, habían acabado en la cárcel, pagando fianzas altísimas, dejando a la familia en bancarrota, a los hijos solos y sin comer. En todas se repetía la precariedad económica y, en muchas, el ser madres solteras.

Recuerdo cuando fuimos a Tijuana y la mujer nos narraba que no sabía que tenía un embarazo molar y, cuando fue al baño del Walmart, donde ofrece productos Lala, tuvo el aborto. Al salir del sanitario, la estaban esperando más de siete patrullas y 10 policías. “Peor que a un maleandro”, nos dijo. “A ellos les tienen miedo, pero a nosotras no, por eso nos tratan peor que a delincuentes”, decía.

La mujer otomí de Xonacatlán, constantemente violada por su esposo, un día trabajando en una tortillería tuvo un sangrado y luego un aborto. “Yo no sabía que estaba embarazada”, dice. “Me salió como un nylon chiquito […] Yo tenía miedo (en la cárcel) quién le iba a dar de comer a mis hijos”.  Ella cuenta que sus hijos e hijas cuando ven una patrulla le dicen “mamá, mamá ya vienen por ti” y se ponen a llorar.

La niña de Ecatepec a quien en la declaración ministerial le aumentaron la edad de 16 a 18 años, la hicieron firmar estando sedada. Amenazaron a su mamá con sacar a su hija en bata y sin ropa para llevarla directo a la cárcel. Tres días estuvo la niña incomunicada.

La mujer de Puebla a quien el médico le ofreció, a cambio de dinero, dejarla ir y no levantar la denuncia. La chica de Tamuín a quien la exhibieron en los medios para después ser señalada por sus vecinos.

Dunia Campos, Flavio, Samuel y yo salíamos agotados emocionalmente. Cada historia nos consumía. A veces nos daban ataques de risa, otras de nervios, como en Tijuana que juramos nos habían robado el equipo o como en Tehuacán que pensamos salir golpeados. Supongo que para los cineastas o documentalistas, mientras van construyendo una historia se van construyendo a sí mismos. Y así se sentía. Además, cada grabación zarandeaba nuestra sobreprotegida realidad. Eran inmersiones al dolor y la injusticia, a veces sólo quería dormir. Agotador.

Cuando empezó la edición, me costaba que cortaran algunas escenas. Por ejemplo, quisiera que se hubiera quedado cuando la mujer de Xonacatlán le dijo a Dunia que para proteger su cuerpo (de las violaciones del marido) se iba todas las noches hasta la punta del cerro y en las mañanas, cuando sabía que el tipo ya se había ido, bajaba a darle de desayunar a los niños. Ese era su anticonceptivo; huir al cerro.  Pero bueno, sí se los cuento, de alguna manera la incluyo en la película.

El documental se hizo como parte del informe anual que GIRE presentó el pasado martes sobre el estado que guardan los derechos reproductivos de las mujeres. Ahí verán que para que una mujer sea criminalizada por aborto se necesita no sólo haber tenido un sangrado, sino de autoridades que quieran lincharla, de la impunidad, pobreza, prejuicios, falta de educación, protección del Estado y, sobre todo, de respeto de la autonomía reproductiva. Ojalá que quienes vean el documental puedan observar que detrás de cada mujer hay un contexto social y una estructura que la discrimina y margina desde antes de haber llegado al momento de abortar.

El documental se llama Viva México porque en el nombre va el cinismo de omitir o ignorar la vida de mujeres que forman parte de un país que dizque las representa en sus autoridades y respeta sus dizque derechos.

 

* Ana Ávila es coordinadora de Comunicación de GIRE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.