Voces sin intérpretes: una deuda del sistema de salud
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Voces sin intérpretes: una deuda del sistema de salud
Las fallas estructurales en el Sistema Nacional de Salud han provocado que las mujeres y personas con capacidad de gestar pertenecientes a comunidades indígenas se encuentren en una situación de desigualdad, exclusión y vulnerabilidad.
Por Camila Riva Palacio Rabadan
8 de agosto, 2022
Comparte

La Semana Interamericana de los Pueblos Indígenas fue declarada de conformidad con el Plan de Acción sobre la Declaración Americana de los Derechos de los Pueblos Indígenas (2017) y la resolución del Consejo Permanente de la Asamblea General de la OEA (CP/RES. 1094 (2144/18). Este año tendrá lugar del 8 al 12 de agosto. Además, el Día Internacional de los Pueblos Indígenas se celebra el 9 de agosto. Así, estas fechas nos invitan a reflexionar sobre los retos para garantizar que las personas indígenas dejen de encontrarse en situaciones desfavorecidas.

El Censo de población y vivienda del año 2020 reveló que, en México, 7, 364, 645 personas se identifican como indígenas, de las cuales 51.4 % son mujeres. En materia de salud, específicamente en relación con la promoción de la salud materna y perinatal de las personas indígenas, la NOM-007 dispone que los establecimientos para la atención médica de segundo nivel localizados en regiones indígenas deben promover la presencia de facilitadores interculturales (personas traductoras indígenas) que apoyen en el proceso de traducción a las personas gestantes. La finalidad es que, en los procedimientos que se realicen durante el embarazo, parto y posparto, la persona usuaria comprenda cabalmente las intervenciones que se le practicarán y sus efectos, de tal forma que pueda proporcionar su consentimiento informado. Todas las acciones que se tomen para garantizar lo anterior deben tener perspectiva cultural, considerar las diversas cosmovisiones relacionadas con la salud, y respetar la decisión, autonomía y voluntad de la persona indígena gestante.

Ahora bien, las fallas estructurales en el Sistema Nacional de Salud (SNS) han provocado que las mujeres y personas con capacidad de gestar pertenecientes a comunidades indígenas se encuentren en una situación de desigualdad, exclusión y vulnerabilidad. Debido a la falta de personal médico especializado en el primer nivel de atención, la insuficiencia de insumos en los centros de salud, la inapropiada infraestructura, tienen que recorrer largos trayectos para llegar a centros de salud y, también, recibir tratos discriminatorios por parte del personal médico y administrativo. A esto se suma el hecho de que en pocas ocasiones hay intérpretes interculturales que garanticen que sean atendidas en su lengua —de manera incluyente y respetuosa— y por ello tengan que enfrentar la falta de información con pertinencia cultural, en formatos y lenguaje accesibles.

En 2018 el Comité CEDAW, en relación con las mujeres de comunidades indígenas, reiteró su preocupación por las tasas desproporcionadamente altas de mortalidad materna, el escaso respeto al  consentimiento libre, pleno, previo e informado y la falta de apoyo institucional que garantice que estas mujeres tengan acceso adecuado a la atención de la salud. Por su parte, en 2021, el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGSR) emitió el Programa de Acción Específico para la Salud Sexual y Reproductiva 2020-2024 que reconoce la necesidad de garantizar los derechos reproductivos desde una perspectiva interseccional, lo que implica que sean consideradas las necesidades de las mujeres y personas gestantes indígenas. Este Programa señala también la necesidad de contar con personas que sean enlaces interculturales entre el personal médico y las mujeres indígenas para contribuir al fortalecimiento de la salud materna.

La entidad federativa con mayor población hablante de lengua indígena de 3 años en adelante es Oaxaca (31.2 %) y las mujeres representan más de la mitad de esta población (52.9 %). A través de solicitudes de acceso a la información, enviadas por GIRE, la Secretaría de Salud de la entidad señaló que la Dirección de Prevención y Promoción de la Salud, que cuenta con el Programa de Planificación Familiar y Anticoncepción, no tiene personal hablante de lengua indígena o que apoye en el proceso de traducción. En el caso de facilitadores interculturales que apoyen el proceso de traducción de las mujeres y personas gestantes indígenas, la Secretaría de Salud local indicó que, durante el año 2021, se autorizó la contratación de 13 enlaces interculturales (intérpretes), quienes apoyaron a 2,142 personas embarazadas y 1,031 puérperas. No obstante, en 2022 únicamente se autorizó la contratación de un enlace.

Asimismo, sigue una deuda pendiente con las mujeres y personas gestantes indígenas en la planificación familiar y uso de anticonceptivos, ya que no hay personal que ofrezca consejería en lenguas indígenas, ni traductores que las auxilien en el proceso. Esto pone en evidencia lo improbable que es que las personas usuarias indígenas reciban atención en su idioma y puedan tomar decisiones informadas respecto a su reproducción, tratamientos y procedimientos ofrecidos.

Finalmente, acorde con la Encuesta Intercensal de 2015, 85.6 % de la población hablante de lengua indígena que declaró estar afiliada a algún servicio de salud, pertenecía al seguro popular, seguida por el IMSS (9.7 %) y el ISSSTE (2.9 %). En los datos del Censo 2020, 75.8 % de esta población pertenece al seguro popular o al INSABI, seguido por el IMSS (14.7 %). No obstante, la desaparición del seguro popular en 2019 y su sustitución por el INSABI dejó en estado de incertidumbre a las personas indígenas afiliadas. A pesar de que éste busca proveer todo tipo de atención médica y es dependiente de la Secretaría de Salud federal, existe poca certeza sobre su funcionamiento y reglas de operación. Si bien es cierto que no es posible evaluar puntualmente su funcionalidad, los recortes presupuestales, la falta de medicamentos y de personal capacitado siguen constituyendo barreras y exacerban las fallas estructurales que provocan que las mujeres y personas con capacidad de gestar indígenas no puedan acceder a servicios de salud reproductiva.

La diversidad étnica existente en México debe garantizar la inclusión de las personas y pueblos indígenas en los programas de salud pública y que, una vez contempladas, se cumplan los mecanismos propuestos para atender la condición de desigualdad en el acceso a derechos básicos, como la salud reproductiva.

* Camila Riva Palacio Rabadan (@RivaPalacio98) es investigadora jurídica en GIRE.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.