close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Punto G(ire)
Por Gire
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate inf... El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado sobre derechos reproductivos con la convicción de que existe una relación entre autonomía reproductiva, derechos humanos y democracia. La interrupción del embarazo, la mortalidad materna y la reproducción asistida y otros temas relacionados con la reproducción, ponen de manifiesto los estigmas y las creencias de la sociedad alrededor de la maternidad y del lugar de la mujer en la sociedad. La información científica, el ejercicio de los derechos y el debate sin tapujos, aseguran leyes y políticas públicas equitativas y garantes de los derechos. Esa es la labor de GIRE. (Leer más)
Yorick, el último hombre
“Y the last man” es una alegoría de la política sexual y la estructura de género en la sociedad contemporánea, y los derechos reproductivos de las mujeres no solamente forman parte del escenario distópico retratado, sino que son premisa fundamental en el futuro retratado por Brian K. Vaughan.
Por Gire
31 de diciembre, 2013
Comparte

Por: Omar Feliciano (@tipographo)

“Soy un entusiasta del arte secuencial” es la frase que utilizo cuando estoy ante un grupo de personas para los que las historietas son un género menor dedicado para adolescentes. El cómic americano, el más reconocible en nuestras latitudes, es un ejemplo de una industria dominada por hombres donde la representación de las mujeres es plana, estereotipada y francamente misógina: heroínas que son dibujadas en uniformes cortos y en posturas imposibles revelan su escote y su trasero al mismo tiempo. Para el debate sobre historietas, la representación y los tipos corporales de las mujeres reales recomiendo la lectura del artículo “She has no head”, así como para demostrar que el arte serial tiene capas que lo hacen tan digno de análisis como una película, una novela o una pieza de arte contemporáneo.Imagen 1

Imagen 2Por un prejuicio personal debido a este contexto reservé mi lectura de “Y the last man”, la serie original de Brian K. Vaughan publicada por Vertigo y ganadora de varios premios Eisner.  Y, The last man comenzó a publicarse en 2002 y durante seis años presentó una  historia de aventura en una distopía sexual. Era justo la premisa de un apocalipsis con perspectiva de género lo que me alejaba de la obra de uno de mis escritores favoritos, debido al riesgo de caer en una farsa sexual o en una de tantas historias estereotipadas de la industria. Cinco años después de finalizar la serie me atreví a leer la historia de quién me había fascinado con su  tratamiento de espionaje a Mystique en la serie del mismo nombre.

“Y the last man” es una alegoría de la política sexual y la estructura de género en la sociedad contemporánea, y los derechos reproductivos de las mujeres no solamente forman parte del escenario distópico retratado, sino que son premisa fundamental en el futuro retratado por Brian K. Vaughan. Y sí, esta reseña tienes datos que revelan el argumento y el final de la historia, así que si la lectora prefiere confiar en mi juicio y leer los 60 números en alguna de las recopilaciones sin avances, este es el momento de abandonar la lectura.

En un futuro cercano una plaga misteriosa destruye a todo mamífero con el cromosoma Y; este génerocalipsis alcanza también a todo feto, embrión, óvulo fertilizado y esperma con este cromosoma. La excepción son Yorick Brown y su mono Ampersand (el nombre en inglés para la ligadura et &), quienes se convierten en la llave para rescatar el futuro de la humanidad, por lo que la Presidenta de Estados Unidos le asigna a la agente 355 como guardaespaldas con la misión de encontrar a la Dra. Mann, experta en genética y clonación. La travesía de Yorick, Ampersand y la agente 355 por la costa oeste de Estados Unidos sirve no sólo para retratar la devastación sino también para establecer el tono didáctico de la alegoría, es decir, demostrar la inequidad en la estructura de la sociedad. En el primer arco argumental “Unmanned” se detalla el caos político que enfrenta el Poder Ejecutivo, debido al escaso número de mujeres, por lo que la ministra de agricultura es nombrada como Presidenta al ser la siguiente persona viva en la línea de sucesión, al estar muertos el Vicepresidente, los Presidentes de la Cámara de Representantes y el Senado, el Secretario de Estado, el Secretario del Tesoro y el Procurador General.Imagen 3

Poco a poco la existencia de Yorick comienza a movilizar a agentes tan lejanos como el gobierno Israelí, quienes destruyen el laboratorio de la Dra. Mann y obligan al grupo a cruzar el país para llegar a San Francisco, donde se encuentra el laboratorio con respaldo del trabajo en clonación y genética de la doctora. Las agentes del Mossad no son las únicas detrás de Yorick; un grupo de lesboterroristas denominado Hijas de las Amazonas comienza la persecución de Yorick al enterarse de su existencia. Hero, la hermana de Yorick, es parte de este grupo que tiene la meta de erradicar todo vestigio masculino y de la cultura patriarcal, a través de la quema de bancos de esperma, iglesias y el asesinato de drag kings y transhombres.

Imagen 4Fue el acto argumental “Ciclos” el que realmente me capturó y me impulsó a terminar los sesenta números de la serie, particularmente el discurso de la líder de las Hijas de las Amazonas a un grupo de expresidiarias que ocultan a Yorick. En este discurso se lanza a evidenciar las diferencias de género en el sistema penitenciario y de justicia, particularmente el hecho de que muchas eran presas por haber respondido a la violencia machista. Este discurso culmina con la frase “Porque una vez que superas la balanza y la venda… la justicia es una mujer con una espada”.

Imagen 5

La crítica que realiza Brian K. Vaughan a través de esta alegoría en arte secuencial alcanza también a la Iglesia Católica, en boca de la agente 355 pone uno de los diálogos más duros contra la institución que he oído en muchas feministas: No sólo hablo de negarnos nuestros derechos humanos. Hablo de sus monjas brutalmente violadas. Miles de ellas. Por sacerdotes”. Durante la serie tenemos la oportunidad de ver a un par de embarazadas. Una de ellas es Beth, quién resulta embarazada tras una relación casual con Yorick y despierta el interés del Vaticano, ahora administrado por monjas. Beth II no pierde la oportunidad de mencionar su aborto cuando una monja le pregunta sobre la fecha de su último ultrasonido. Esta es una clara referencia a las guerras culturales en torno al aborto propiciado por el pánico moral que se han concretado en leyes que obstaculizan el acceso al aborto seguro y legal.Imagen 6

Imagen 7En el arco argumental “Un pequeño paso”, Yorick, 355 y la doctora Mann conocen a Natalya Zamyatin, una rusa que busca  recuperar a tres cosmonautas rusos que aterrizarán en Kansas.  En el  aterrizaje sólo sobrevive la doctora Ciba Weber, quien al ser cuestionada por qué los cosmonautas la dejaron salir primero de la cápsula que iba a explotar, siendo que en el contexto  apocalíptico las vidas de los dos hombres eran más valiosas que la de ella, Ciba responde que fue debido a su embarazo, no sabe quién era el padre y que a ambos los amaba demasiado. El duelo poliamoroso total.

La travesía de Yorick y su grupo les lleva a viajar a Australia, Japón, China, Rusia y Europa en 13 arcos argumentales, 9 capítulos solitarios y un epílogo. No sólo profundiza en los personajes, sino que también demuestra la resilencia de una nueva sociedad con un solo sexo que comienza a reconstruirse tras la peste. Nunca se da una explicación al desastre que terminó con los portadores del cromosoma Y, pero sí se presentan las teorías de los personajes al respecto: para las Hijas de las Amazonas fue una limpieza de la Madre Naturaleza; para Beth, fue un cambio en el mundo de los sueños que afectó la realidad, de acuerdo con lo que le dijeron las aborígenes autralianas; la agente Alter del Mossad piensa que fue un agente químico chino, y para Matsumori fue resultado de un mecanismo de autodestrucción como resultado de ser obsoleto.Imagen 8

Tras afianzarse la confianza entre el grupo, la doctora Mann confiesa que estaba embarazada de sí misma y que la catástrofe sucedió cuando perdió a su clon. Por lo que relaciona la peste con su fallido intento de autoclonación, con lo que la serie entra de lleno en aspecto de bioética y reproducción. Lo que sí se revela en el arco argumental “Dragones en Kimono” es que el doctor Matsumori es el otro hombre que sobrevivió al desastre, que es el responsable de que Yorick y Ampersand estén vivos, y que es el padre de la doctora Mann. La intención del doctor Matsumori era la de provocar un aborto a su hija y rival en el campo de la clonación, a través de un agente inyectado en el mono Ampersand. Sin embargo un error hizo que Ampersand llegara a manos de Yorick, que fue inmunizado a la plaga por dicho agente al entrar en contacto con las heces del mono.

Imagen 9Brian K. Vaughan se inspira en historia de la era de plata de los cómics, Yorick the Last Man on Earth, para forjar una obra de ciencia ficción que pone en la mesa la inequidad de género, los derechos reproductivos, la sexualidad y la bioética. Mi recomendación: jóvenes o adultos, pongan en su carta de reyes el primer tomo recopilatorio de la serie.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.