A un mes de que sea una década* - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Qué necesidad tengo yo
Por Erika Ruiz Sandoval
Internacionalista de formación y de deformación. Europeísta, pero mexicana (y chilanga) hasta ... Internacionalista de formación y de deformación. Europeísta, pero mexicana (y chilanga) hasta las trancas. De víscera, soy realista (¡viva Tucídides!), pero de convicción intelectual soy institucionalista liberal. Me fascina el “mundo mundial” (à la Warhol) y me preocupa profundamente México. Doy clases, investigo, escribo, doy conferencias, me apasiona la historia del arte y bailo salsa. Soy aries con ascendente en sagitario, antes y después de Ofiuco. Soy editora de Hipotecando el futuro (Taurus, 2010). Sígueme en Twitter: @erikaruiz (Leer más)
A un mes de que sea una década*
Por Erika Ruiz Sandoval
12 de agosto, 2011
Comparte

Kinshasa, 11 de agosto de 2011.

 

Increíble, pero cierto: estamos a un mes de que se cumpla una década de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. ¡Caray! ¡Cómo pasa el tiempo! ¿Usted se acuerda, querido lector, que hacía aquella mañana?

Esta bloguera estaba abriendo el ojo, porque había llegado muy tarde la noche anterior procedente de Dallas. Resulta que, originalmente, tenía que ir a Washington, D. C., por motivos de trabajo. De repente, me cambiaron la jugada y me mandaron a Arlington, Texas. Obviamente, hice un berrinche monumental. ¡Ni comparar un viaje con el otro! Sin embargo, acaté las órdenes y me fui a Texas, mientras que otras compañeras y amigas me bailaban la caperucita (visualice un “lero, lero” con baile) pues ellas sí iban a D. C.

Una vez en Texas, resultó que nada fue como esperaba. Por un lado, creí que me daría tiempo de hacer algo de window shopping, pero, ¡oh, sorpresa!, a quienes tenía que ver optaron por empezar a trabajar en cuanto puse una pata en el aeropuerto. Por otro, resultó una reunión mucho más amable, amena e interesante de lo que esperaba.

Debo hacerle otra confesión, querido lector: soy muy nerviosa para esto de tomar aviones. Me gusta estar en el aeropuerto con mil horas de antelación, por si todo fracasa. Infelizmente, cuando uno depende de que lo lleven al aeropuerto, no siempre se puede cumplir con ese caprichito. El 10 de septiembre de 2001 fue algo así. Mis anfitriones son de esos convencidos de que, con que uno llegue faltando un minuto para despegar, todo estará bien, así que se tardaron todo lo que quisieron para llevarme al aeropuerto.

Al final, llegué justo antes de que cerraran la puerta del vuelo y me trepé al avión. Llegué a México tarde y medio enferma, porque ya sabe usted que hay gente que usa el aire acondicionado como mecanismo de congelación criogénica para mantenerse jóvenes. Así las cosas, la mañana del 11 de septiembre me la tomé con calma y por eso pude ver, en tiempo real, a los dos aviones estrellarse contra las Torres Gemelas.

Si lo piensa, querido lector, eso definitivamente nos cambió la vida. La imagen la han repetido más que la muerte de Colosio a ritmo de aquello de “aaaaaay, la culebra”, lo cual ya es decir. Volar se volvió algo infinitamente más complicado, molesto e incierto. Pero quizá lo peor de todo es que, lo acepten o no y lo queramos o no, el 11-S sí acabó por dañar a Estados Unidos. Increíble pensar que 19 facinerosos con un cutter pudieran tirar dos torres y hacer cuadrado un pentágono. Si ocio mal dirigido hay en todas partes…

Hoy que ve uno al presidente Obama, avejentado, incapaz de conseguir un acuerdo con los republicanos para el tema de la deuda (o para cualquier otra cosa), es imposible dejar de pensar que eso mismo le pasa al país completo. En mi todavía corta vida (absténganse de carcajearse los que crean que nací en los años treinta), jamás había visto tantas malas noticias sobre Estados Unidos, tantas historias de desempleo, de niños que no tienen que comer, de cosas que no tienen solución… Quizá es que tuve una niñez en la que se acostumbraba pensar que Estados Unidos era un país todopoderoso, maligno a veces, según los abuelos que hablaban de la Coca Cola como “las aguas negras del imperialismo yanqui” y otras lindezas semejantes, pero siempre potencia.

Hoy ya no me queda tan claro que ése siga siendo el caso. Claro, si toca escoger a la nueva superpotencia entre lo que hay, vamos a tardar bastante y, con ojos de benevolencia, aún podríamos rescatar algunos rasgos de los estadounidenses que son superiores a los de otros países. Sin embargo, parece que, tras el 11-S, perdieron su mojo, ese encanto particular, casi mágico, que los hizo amos y señores del siglo XX, para bien o para mal.

Como he comentado otras veces en este espacio, eso es una mala noticia para nuestro país y para el resto del mundo. A la larga, quizá estamos ante un caso típico de “más vale malo conocido que bueno por conocer”. La pregunta queda, aunque suene a frase del Chapulín Colorado: y ahora, ¿quién podrá defendernos? Son casi diez años y aún no tenemos respuesta.

 

EsotÉrika

 

  1. He sido secuestrada por la gente de un área que se llama algo así como “Integración” que pretende llevarme a un sitio cercano a Kinshasa durante dos días para que me “integre”, me “comunique” y me “relacione” con la fauna de mi nuevo hábitat. A mí me parece todo fantabuloso, incluida la indicación de que lleve vestimenta smart casual (supongo que tendré que reorganizar el armario con base en este concepto para ser alguien verdaderamente chic un día del futuro previsible). ¿Podré cantar aquello de “acelérele, chofer” en el camino o esperan una actitud más mesurada de mi parte?

 

  1. Hace más de seis años que dejé de usar PC y Windows. Ahora descubro que fueron seis años en el paraíso, porque en mi nueva encarnación me toca pasar por el purgatorio, asumo que producto de todos mis pecados, en la forma de una laptop PC y de una cosa espeluznante que se llama Outlook. No por intrigar, ¡pero qué feo es Windows! Es poco amigable, deprimente y lelo. No puedo creer que el mundo siga usando, en su mayoría, ese sistema operativo. Ni modo… Supongo que tendré que apechugar, pues todo parece indicar que el único que tiene Mac aquí es el mandamás de mandamases, el poderoso entre poderosos. Y, digo yo, ¿no se sentirá solito? Yo encantada lo acompaño en el grupo de adictos a Mac.

 

  1. En mi nuevo hábitat, el acceso a la red tiene tantos firewalls que bien podríamos ser la estación de bomberos de la Delegación Benito Juárez. Si alguna vez ha pensado usted en cómo quitarle todo el chiste a Internet, ponga firewalls hasta que haga de la red, en esencia, un intranet.

 

  1. Todas las instituciones tienen su propia cultura. Me acabo de topar con una que maneja un código interesante que se resume en “sí, porque sí” y “no, porque no”. Y pensar que una se pasó diez años haciendo razonar a los educandos… Para que luego digan que el autoritarismo ha muerto y que este país es una democracia con faldas y a lo loco.

 

  1. Tras dos años de quejarme amargamente del comedor institucional –juro sobre el Selecciones que el cocinero de ese lugar antes había fungido como cocinero del penal de Santa Martha Acatitla– ahora me topé con un comedor que no sólo es digno, sino dignísimo. ¿Ven como sí era posible? Si acaso, me sigue pareciendo exótico eso de servir todo por separado. Será que mi familia es del sureste y no acostumbramos la “platitis”, pero, al fin y al cabo, aquí los platos no los lavo yo.

 

  1. Mi nuevo oficináculo está a nivel de piso. La gente que sale a caminar después de comer pasa por aquí e irremediablemente se siente tentada a golpear el vidrio. Un día los saludaré… O boquearé, como un pez. ¡Qué daño han hecho las tiendas de mascotas!

 

Palabrotas

casual (1).

(Del lat. casuālis).

1. adj. Que sucede por casualidad.

2. adj. Gram. Perteneciente o relativo al caso.

por un ~.

1. loc. adv. coloq. Por casualidad. ¿Has visto mi bolígrafo, por un casual?

 


casual (2).

(Voz indígena).

1. m. Hond. Construcción pequeña de madera, a modo de torre, en el patio de la casa, que se utiliza para guardar granos, como los de maíz, frijol o arroz.

 

Ejemplo: Si se dan cuenta, en español, eso de la “vestimenta casual” en realidad no existe.

 

Real Academia Española, Diccionario de la lengua española, 22ª ed., (DE, 10 de agosto, 2011: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=casual).

 



* Creo que tiene usted claro, querido lector, que todo lo que aquí escribo es a título personal y no se vincula de manera alguna con las pobres almas o las instituciones que han decidido emplearme, ni antes ni ahora. Por si acaso, lo vuelvo a poner.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts