Ah, ¿ya? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Qué necesidad tengo yo
Por Erika Ruiz Sandoval
Internacionalista de formación y de deformación. Europeísta, pero mexicana (y chilanga) hasta ... Internacionalista de formación y de deformación. Europeísta, pero mexicana (y chilanga) hasta las trancas. De víscera, soy realista (¡viva Tucídides!), pero de convicción intelectual soy institucionalista liberal. Me fascina el “mundo mundial” (à la Warhol) y me preocupa profundamente México. Doy clases, investigo, escribo, doy conferencias, me apasiona la historia del arte y bailo salsa. Soy aries con ascendente en sagitario, antes y después de Ofiuco. Soy editora de Hipotecando el futuro (Taurus, 2010). Sígueme en Twitter: @erikaruiz (Leer más)
Ah, ¿ya?
Por Erika Ruiz Sandoval
20 de mayo, 2011
Comparte

Kinshasa, 20 de mayo de 2011.

 

Ésta es una expresión de un amigo muy querido. Tiende a decirla cuando pasa alguna calamidad que nadie se esperaba, y revela que él se lo espera todo. Siempre tiene en mente el escenario que se deriva del “y si todo fracasa”. Quizá así se vive mejor.

Esta semana ha vuelto a correr el rumor de que el mundo se acaba. Pero no, no se trata de la profecía maya que lo anuncia para 2012, sino resulta que se acaba mañana. Caray… Ni tiempo de montar a caballo, dice el dicho. Mi amigo simplemente diría esto de “ah, ¿ya?”.

¿Será cierta la interpretación de este personaje que le puso matemáticas a la Biblia y sacó esta conclusión? ¿Hay acaso signos del Apocalipsis que podamos identificar? Yo, por si las dudas, dejé este texto para más tarde de lo habitual, con el fin de acomodar un par de placeres culposos en este supuesto último día, por si todo fracasa.

¿Pero cuáles serían los signos de este inminente Apocalipsis?

  1. El calentamiento global. El calor que se ha sentido en Kinshasa en estos días no es normal. Quizá sólo nos aclimatan a las proverbiales llamas del infierno, en caso de que mañana, tras el Juicio Final, no merezcamos la benevolencia del juzgador.
  2. Los desastres naturales. Después de ver lo de Japón, más de uno tenemos la ropa interior hecha nudos cada vez que sopla el viento y se mueven las lámparas, fruteros o cualquier cosa que pende. ¿Lo que pasó allí es preludio de que mañana nos cuelgan el cartelito de “Fin”?
  3. Elba Esther sigue viva y no hay señal alguna de que pueda desaparecer. ¿No nos han dicho mil y un veces que, cuando se acabe el mundo, las únicas que sobrevivirán serán las cucarachas?
  4. El Presidente Calderón ha perdido toda autocrítica, monólogo interno y sentido del pudor. Puede ser que él sepa algo que nosotros no sabemos y, en efecto, se prepara para el fin del mundo. De otra manera, no puedo entender cómo diantres se le ocurrió hacer la comparación de Churchill y los nazis con él y los narcos (el ya célebre Churchillazo) y, si consideramos lo dicho ayer con respecto a los shots, me queda claro que es un hombre que sabe que no hay posteridad, que no hay juicio de la historia para que lo condene o lo absuelva y que, por tanto, puede desconectar boca de cerebro y decir lo que le plazca, así se trate de barrabasadas de este tamaño. Y como sus asesores tampoco dicen nada, supongo que ya están listos con sus tenis nuevos y cubiertos por triángulos de tela morada esperando la llegada del fin.
  5. Aparecieron juntos Ebrard y AMLO. Si eso no es un signo del Apocalipsis, que alguien me explique.
  6. Le dieron un premio a García Luna en Colombia por su estupenda labor, no como cineasta, sino en el combate al narco. ¿No es una señal inequívoca de que, cercano el fin del mundo, todo va al revés?
  7. Están regresando los superhéroes de antaño: Capitán América, Thor, El Avispón Verde… Todo apunta a que se necesitan superpoderes para enfrentar lo que viene.
  8. Obama propone que israelíes y palestinos vuelvan a las fronteras de 1967. What?, dijo Netanyahu. Ya cuando alguien sugiere algo en contra de la posición israelí, me parece que hay señales de que algo gordo, gordo, gordo puede pasar. ¿Será de plano el fin del mundo?
  9. La Unión Europea parece estar en la peor crisis de su historia. Eso ha llevado a que españoles, italianos y demás decidieran que están hasta el mismísimo persignado de sus gobernantes y de su clase política en general, y han dicho que quieren una democracia real y no esa simulación que tienen. Caray, caray, caray… Y eso que ellos no tienen 40,000 muertos y un mini-Churchill y, comparados con Bangladesh, siguen viviendo mejor. ¿Acaso no sería una señal del Apocalipsis que los ciudadanos se sientan suficientemente empoderados para mandar a freír espárragos a sus políticos por cínicos, ineptos, corruptos, poco imaginativos y más bien blandengues? A lo mejor sólo es el fin de la era “gobernados que siguen gobernantes” para iniciar la de “el gobierno somos todos”. Se verá.
  10. ¿Para qué llegar a 2012? Yo cada vez que pienso que en 2012 viene una gran reunión del G20 en Mexicalpán de las Tunas y que nos tendremos que chutar la campaña electoral para las presidenciales, con todo lo que eso implica, veo con mejores ojos esto de que el fin del mundo sea mañana. ¿Se imaginan la cantidad de células hepáticas que no desperdiciaríamos? ¿La cantidad de saliva, tinta y video que nos ahorraríamos? De otra forma, ni siquiera esto de “qué necesidad tengo yo” bastará para resistir la cantidad de mugre que se moverá el año que viene.

 

A pesar de que sí, querido lector, sí hay señales de un posible Apocalipsis, yo creo que esto no se acaba hasta que se acaba. De preferencia, espero que no sea mañana, porque yo todavía tengo un montón de cosas por hacer. Y usted, querido lector, no se haga: tampoco quiere que el mundo se termine mañana porque tiene que leer esta entrada, ya que hoy viernes le llega tardísimo.

 

EsotÉrika

 

  1. Ahora me ha dado por caminar por Kinshasa, para compensar las casi 2 horas que paso en el auto cada día, para ir y venir de mi trabajo. No cabe duda de que esta ciudad no es amigable con los peatones. Entre que las banquetas parecen uno más de los laberintos de Mario Bros. y que hay obras por todas partes, el peatón tiene que ser un verdadero guerrero, con rodillas a toda prueba, y más de un par de ojos para no caer en un bache, pisar una caca o desmadrarse en cualquier cruce. Si a esto le suma usted, querido lector, el profundo hedor que en estos tiempos de calor desprende la ciudad, no queda más que decir que qué necesidad tengo yo.
  2. Es fin de semestre. Se respira el estrés. Ya nadie quiere queso, sino salir de la ratonera. Yo sólo les recuerdo el dicho aquel de: “No te me revientes, reata, que es el último jalón”.

 

Palabrotas

 

Apocalipsis.

(Del lat. tardío apocalypsis , y este del gr. ἀποκάλυψις ‘revelación’).

 

1. m. Último libro canónico del Nuevo Testamento. Contiene las revelaciones escritas por el apóstol San Juan, referentes en su mayor parte al fin del mundo.

Ejemplo: En principio, mañana es el día del Apocalipsis, según el líder cristiano Harold Camping.

 

Real Academia Española, Diccionario de la lengua española, 22ª ed.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts