close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Res Pública
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin... Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin afiliación partidista y horizontal que busca avanzar hacia la democracia sustantiva. Fundar se dedica a la incidencia y monitoreo de políticas e instituciones públicas por medio de la investigación aplicada, la reflexión crítica y propositiva, la experimentación y la vinculación con actores civiles, sociales y gubernamentales. Síguelo en Twitter: @FundarMexico (Leer más)
Con la lana que se paga un domingo…
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
8 de marzo, 2011
Comparte

Por: Diego de la Mora, investigador del área de Presupuestos y Políticas Públicas de Fundar, Centro de Análisis e Investigación.

En serio, ¿en qué se gasta el dinero que se paga en las carreteras de cuota? El Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) es el fideicomiso más grande de México. Según datos del Cuarto Informe Trimestral de 2010 de la Secretaría de Hacienda, en diciembre del año pasado este Fondo tenía disponibles 51,076.3 millones de pesos; un monto mayor al que se presupuestó ese año para el Seguro Popular ($48,842.1 millones). Esos recursos son el 15.2% de los 335,989.2 millones de pesos asignados a los 369 fideicomisos registrados en el Sistema de Control y Transparencia de Fideicomisos. Sólo el año pasado, los fideicomisos equivalieron al diez por ciento del presupuesto.

Es importante precisar que parte de los recursos del Fonadin provienen de las cuotas que se pagan en las casetas de las carreteras del país. El “programa de infraestructura más grande de la historia”, como lo anuncia el Gobierno federal, está financiado en buena medida a través de este fondo. Sin embargo, estos recursos no tienen las mismas reglas de transparencia y rendición de cuentas a las que están sujetos los demás recursos públicos.

Si uno quiere analizar cómo se ha desempeñado el Fonadin en los últimos años, se topa con que, de enero de 2009 a diciembre de 2010, la información es verdaderamente opaca, por decir lo menos. La siguiente tabla es un resumen de la información contenida en los anexos de los informes trimestrales:

La explicación para no informar está en las mismas tablas de los Informes Trimestrales: “La disponibilidad del fideicomiso al 31 de diciembre de 2010 es de $51,076,270,791.57 compuesta por recursos del fideicomiso antes denominado FARAC y por traspasos del fideicomiso FINFRA. Los ingresos provienen de las cuotas de peaje de las autopistas concesionadas, arrendamientos, recuperación de siniestros, venta de bases, comisiones cobradas en intereses ganados. El fideicomiso no ha recibido aportaciones de recursos públicos presupuestarios. Toda la información del fideicomiso se encuentra reservada en el IFAI mediante el rubro temático “Fideicomiso carretero público federal no paraestatal”.

Aunque es cierto que las cuotas carreteras no son estrictamente recursos presupuestarios, no sobra aclarar que son definitivamente ingresos públicos provenientes del patrimonio público. Existe una página de Internet donde podemos saber en qué se están gastando dichos recursos: www.fonadin.gob.mx. A finales de 2010, se estaban financiando 46 proyectos de infraestructura (desde instalaciones de agua, carreteras, proyectos de medio ambiente, de transporte, turismo y otros). De esos 46 proyectos, 32 tienen información extra que consiste en una lámina con un mapa y algunos párrafos explicativos. Aunque es mejor que nada, dicha información no es tan amplia, exhaustiva, útil u oportuna como la información presupuestaria debería ser.

Las y los mexicanos tenemos el derecho a saber cuánto y en qué se gastan los recursos de este Fondo; sin embargo, esta página de internet no proporciona información relevante sobre por qué se decide gastar en un proyecto y no en otro, por ejemplo. Tampoco da cuenta de cuáles son los avances de las obras públicas y por qué algunas ya se terminaron y otras ni siquiera parecen haber empezado, entre otra información que es de interés público. En otros países, como Brasil o Chile, existen páginas de Internet con información más detallada sobre las obras públicas de infraestructura que se realizan con recursos públicos.

La transparencia en los proyectos de infraestructura genera confianza en la ciudadanía y puede contribuir a que quienes están interesados en que las obras se hagan bien se involucren en estos procesos. Lo que ocurre en nuestro país es una preocupante inercia de opacidad: ciertos funcionarios públicos todavía creen que tienen el derecho a guardarse algunos “secretos”. Las y los ciudadanos no podemos conocer ciertos gastos de nuestro gobierno (o la falta de ingresos que al final también son gastos) porque los secretos bancario, fiduciario y fiscal protegen, bajo esquemas similares, a deudores del fisco y a programas de infraestructura millonarios.

Ahora mismo, en la Cámara de Diputados se discuten cuatro artículos pendientes de votar en la reforma que se aprobó a la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental y de Protección de Datos Personales. Uno de estos artículos tiene que ver con la transparencia en los fideicomisos. Las y los diputados podrían aprovechar el conocimiento generado por el IFAI en sus resoluciones para transparentar recursos que en la actualidad permanecen opacos y que hacen sospechosos a quienes los ejercen.

Hoy podemos saber que la lana que se paga un domingo en las carreteras de cuota no alcanzaría para pagar la deuda. No obstante, quedan todavía sin responder otras hipótesis de Alex Lora: ¿se podría construir con ese dinero un gran estadio público (como el Azteca)? ¿Quién tomaría esa decisión? ¿Cómo nos informarían de los avances de esa obra? ¿Quiénes serían beneficiarios de esa infraestructura? ¿Cómo podríamos auditar esos recursos?

*Para más información sobre el tema, dar clic aquí.

Síguenos en Twitter: @FundarMexico

Y también en Facebook.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.