close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Res Pública
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin... Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin afiliación partidista y horizontal que busca avanzar hacia la democracia sustantiva. Fundar se dedica a la incidencia y monitoreo de políticas e instituciones públicas por medio de la investigación aplicada, la reflexión crítica y propositiva, la experimentación y la vinculación con actores civiles, sociales y gubernamentales. Síguelo en Twitter: @FundarMexico (Leer más)
El dilema de la migración
Por 8 mil dólares, un pollero mexicano ofrece pasar personas a Estados Unidos con Green Card y número de seguridad social falsos. Y dice que el invierno es la mejor época para aventurarse por un país cuya actual administración ha deportado a más mexicanos en el último medio siglo.
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
14 de noviembre, 2012
Comparte

Por: Rodolfo Córdova Alcaraz (@chikmigrante)

 

Hace unos días abordé un taxi en la Ciudad de México, tenía como destino el poniente de esta gran urbe. Siempre he creído que las y los taxistas son un pulso de lo que se vive en la ciudad. Por ejemplo, en una ocasión me tocó que un ex recluso me hiciera el favor de llevarme a mi destino en Polanco; fue interesante verlo fumar crack a las 9 de la mañana de un martes y escuchar cómo fue que se hizo adicto en la cárcel mientras me ofrecía un “toque”. En otra ocasión me tocó platicar con un cristiano que trató de convencerme de incorporarme a su iglesia —no sé si afortunada o desafortunadamente no lo hice—.

En esta ocasión, el conductor me confesó, después de muchos minutos de estar en el tráfico, que era “pollero”; es decir, que cruza gente de México hacia EUA sin autorización. Por muchos años había conducido trailers y conocía bastante bien muchas de las rutas en ambos lados de la frontera norte de nuestro país. Le conté que en alguna ocasión había trabajado en California y que estaba interesado en regresar. Más tardé yo en terminar la oración que él en intervenir, y la plática se dio, palabras más palabras menos, como sigue:

—Si le interesa joven, yo puedo llevarlo. Yo conozco bien las rutas y tengo los contactos con los de la Patrulla Fronteriza

—¿En serio? ¿Hasta con la Patrulla Fronteriza? —Hago un paréntesis para mencionar que en la última década, el gobierno de EUA ha destinado alrededor de 40 mil millones de dólares para reforzar su frontera sur y como parte de la estrategia ha incrementado el personal de la Patrulla Fronteriza de unos cuantos a 30 mil agentes.

—Claro, si no, no podríamos pasar.

—Pero entonces, supongo, que el “brinco” ha de costar bien caro.

—Pues no tanto joven, sólo 6 mil dólares.

—¡6 mil dólares! No pues sí es bastante, si hasta hace tres o cuatro años el “brinco” estaba en 2 mil dólares.

—Pero con esa cuota le garantizamos el paso, joven. Me da una parte antes y la otra mitad hasta que esté en EUA. Además, si quiere hasta le puedo conseguir trabajo.

—¿Me consigue la “Green Card” y el número de seguridad social falso?

—Sí, desde aquí se lo doy.

—¿Y a cuánto aumenta la cuota?

—Serían 2 mil dólares más. 8 mil dólares en total.

—No pues sí es un billetazo oiga. La verdad no tengo tanto dinero, pero déjeme echar números y le aviso.

—Pero si se anima, tiene que ser pronto porque hay que aprovechar el invierno; es cuando menos gente cruza y es más fácil.

Para ese momento ya estábamos llegando a mi destino en la colonia Cuauhtémoc. Así que le pedí su teléfono para que, en caso de animarme, tener ya una primera opción.

Unos días después de este episodio, la Caravana de las madres centroamericanas que buscaban entre las decenas de miles de migrantes desaparecidos/as en nuestro país a sus hijas e hijos llegaba a su fin. Afortunadamente hubo dos reencuentros entre un par de madres y sus hijos. A los pocos días, también, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) dio respuesta negativa a la propuesta de una serie de organizaciones, de la cual que les platiqué hace unas semanas, de conformar una Comisión Internacional Forense en la CNDH, al asegurar que no tiene facultades para hacerlo. De igual forma, un par de días después, Barack Obama fue reelecto en EUA. Se trata del presidente que ha encabezado la administración que más personas mexicanas ha deportado desde la administración de Dwight D. Eisenhower, que finalizó hace 51 años.

Esto me obliga a preguntarme qué estrategia seguirá ahora el presidente reelecto. ¿Cuál será su postura con respecto a la migración irregular y cómo planea trabajar con el Congreso de su país para resolver la situación de millones de familias méxico-estadounidenses que viven con un temor cotidiano de que deporten a uno/a de sus miembros? ¿Cómo trabajará con la comunidad latina (donde tres de cada cuatro personas le dieron su voto, según un estudio de Matt A. Barreto y Gary M. Segura)?

Y en lo que se refiere a la administración del presidente electo aquí en México, Enrique Peña Nieto, ¿cuál será su postura con el tema de la migración frente a la administración Obama? ¿Qué hará para resolver la situación de constante vulnerabilidad en la que migran las y los migrantes que transitan por México de manera irregular? ¿Qué hará ahora que el flujo de emigración mexicana hacia EUA ha repuntado, de nuevo, a niveles como los de 2008 de acuerdo con el INEGI?

Mientras estas preguntas siguen rondando en mi cabeza —porque no estoy muy seguro que las respuestas y estrategias ya las tengan completamente definidas ninguna de las dos administraciones— y mientras las familias siguen viviendo con temor en EUA, México y los países centroamericanos, exigiendo que alguien les dé respuesta sobre sus hijos e hijas desaparecidas, sigo pensando si ir a dar el “brinco” hacia el “gabacho”, con green card y NSS garantizados por 8 mil dólares. ¿Alguna sugerencia?

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.