close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Res Pública
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin... Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin afiliación partidista y horizontal que busca avanzar hacia la democracia sustantiva. Fundar se dedica a la incidencia y monitoreo de políticas e instituciones públicas por medio de la investigación aplicada, la reflexión crítica y propositiva, la experimentación y la vinculación con actores civiles, sociales y gubernamentales. Síguelo en Twitter: @FundarMexico (Leer más)
VIH/SIDA: el hasta aquí de los pacientes
Tras un largo recorrido en el campo judicial, a principios de marzo de este año la Suprema Corte admitió para su conocimiento y resolución definitiva el caso del Pabellón 13, proyecto de construcción de una clínica especializada del INER para atender a pacientes con VIH/SIDA, y que fue cancelado sin más a pesar de que ya se habían gastado 7 millones y medio de pesos para la obra.
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
27 de marzo, 2014
Comparte

Por: María Sánchez de Tagle

El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define la palabra ‘paciente’ de la siguiente forma: “Que tiene paciencia” o “Persona que padece física y corporalmente, y especialmente quien se halla bajo atención médica”. Parecerá coincidencia, pero resulta curioso que en México sean precisamente los pacientes quienes tienen que ejercer más que ninguna otra persona la virtud de la paciencia. La mayoría de las veces, quienes acudimos a los servicios médicos del sector público debemos esperar no sólo a que la atención médica sea brindada en forma pronta, sino también a que lleguen los medicamentos que necesitamos. Tampoco es raro que las instalaciones en las que somos atendidos sean insuficientes o no cumplan con los estándares necesarios.

No se nos debe olvidar que el Estado mexicano está obligado a darnos el más alto nivel posible de salud. Esto quiere decir que está obligado a utilizar hasta el máximo de los recursos disponibles para asegurar que la atención médica brindada sea de la más alta calidad, que los medicamentos estén disponibles y que la infraestructura en la que somos atendidos cumpla con todos los requisitos. No debemos acostumbrarnos a los malos tratos o a los malos servicios, como ciudadanos tenemos derecho —la obligación, dirían algunos— a exigirle a las autoridades que cumplan con sus obligaciones cuando encontremos faltas administrativas por parte de médicos o ante instalaciones que no cumplan con estándares mínimos de calidad.

Todo lo anterior viene a colación para contar la historia de los pacientes que viven con VIH/SIDA y que son atendidos en el Instituto de Enfermedades Respiratorias “Dr. Ismael Cosío Villegas”, también conocido como INER. A modo de antecedente, el INER es el Instituto Nacional de Salud que atiende a la mayor cantidad de personas que viven con VIH/SIDA en México. Este instituto brinda atención activa, hospitalaria y ambulatoria a alrededor de 1,200 personas que se encuentran en esta situación. A pesar de ello, el INER no cuenta con un servicio clínico especializado que reúna las características y requisitos necesarios para brindar atención, cuidado y tratamiento adecuado a sus pacientes con VIH/SIDA.

Esta situación pudo haber sido distinta: desde 2007 existe en el INER un proyecto de construcción de una clínica especializada que se ajusta a todos los requisitos clínicos y científicos necesarios para brindar el mejor tratamiento a este tipo de pacientes. Este proyecto es conocido como Pabellón 13 y por circunstancias desconocidas —y ajenas a los pacientes—, autoridades del INER determinaron sin más cancelar la ejecución del proyecto; aun y cuando ya se habían empleado 7 millones y medio de pesos para la obra.

Ante preguntas sin respuesta, a los pacientes se les agotó la paciencia y en diciembre de 2012 interpusieron una demanda de amparo indirecto en contra del INER y otras autoridades. Estos pacientes reclaman, entre otras cosas, la omisión por parte de las autoridades de no ejecutar este proyecto que habría de mejorar sus condiciones de salud.

Tras un largo recorrido en el campo judicial, a principios de marzo de este año el caso fue remitido para su conocimiento y resolución definitiva a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que tendrá la oportunidad de establecer si la construcción de un hospital especializado —presupuestado y en fase de planeación— consiste en una forma de garantizar el derecho a la salud de las personas.

El ejercicio de nuestros derechos no puede continuar en la lista de espera. Sin atención médica de calidad y sin infraestructura suficiente, nuestro derecho humano a la salud no podrá ser garantizado. Además de tener la oportunidad para avanzar en el respeto del derecho a la salud, la SCJN tendrá en sus manos darle un nuevo significado a la palabra ‘paciente’ en nuestro país.

 

* María Sánchez de Tagle es abogada del área colabora en el área de Estrategias Jurídicas de Fundar.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.