close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Res Pública
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin... Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin afiliación partidista y horizontal que busca avanzar hacia la democracia sustantiva. Fundar se dedica a la incidencia y monitoreo de políticas e instituciones públicas por medio de la investigación aplicada, la reflexión crítica y propositiva, la experimentación y la vinculación con actores civiles, sociales y gubernamentales. Síguelo en Twitter: @FundarMexico (Leer más)
¿Está México preparado para la reforma migratoria en EUA?
La propuesta de reforma migratoria llega en un momento donde prácticamente dos de cada tres estadounidenses favorecen que los migrantes indocumentados se conviertan en ciudadadanos de EUA.
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
7 de febrero, 2013
Comparte

 

Por: Rodolfo Córdova Alcaraz (@chikmigrante)

Hace unos días, un grupo de ocho senadores de EUA, cuatro de ellos republicanos y cuatro demócratas, presentaron un marco bipartidista para una reforma migratoria integral. Acto seguido, la Casa Blanca presentó un documento intitulado Componiendo nuestro sistema de inmigración para que todos respeten las reglas. En éste, se detallan cuatro elementos generales que Washington considera centrales en la discusión migratoria: continuar fortaleciendo la seguridad fronteriza, identificar y castigar a empleadores que contratan a trabajadores indocumentados, una ruta hacia la ciudadanía y facilitar la migración regular.

La propuesta llega en un momento donde prácticamente dos de cada tres estadounidenses favorecen que los migrantes indocumentados se conviertan en ciudadanos de EUA. Una mayor proporción que en 2010, cuando la proporción era de uno de cada dos. El aumento se ha registrado mayoritariamente en las personas que se identifican como “republicanas”, que pasaron de un 22% a un 53% en el mismo periodo. Quizá un factor que haya influido es que en las elecciones donde Obama resultó reelecto tres de cuatro latinos le dieron su voto al presidente..

Las reacciones no se hicieron esperar. Por un lado, algunos actores celebraron que ambas propuestas contuvieran como pilar el reforzamiento de la seguridad fronteriza, como Jan Brewer, la gobernadora de Arizona. Por otro, propuestas que pugnan para que el debate incluya como elemento central el que se respeten los derechos de las personas migrantes. Entre estas posturas se encuentran la de la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y Caribeñas, la Red Mexicana de Líderes y Organizaciones Migrantes, el National Network for Immigrant and Refugee Rights y Human Rights Watch. Lo que uno puede vislumbrar es que será un diálogo intenso, donde hay visiones sistémicas encontradas que se traducirá en un proceso de negociación largo y tedioso.

Ante esto, hay una buena y una mala noticia. La buena es que el debate ha comenzado. El hecho de que el Senado de EUA haya presentado una propuesta bipartidista es importante. La última ocasión que esto sucedió fue con la propuesta de Kennedy, McCain y Kyl en 2005. Otro factor relevante es el hecho de que dos de cada tres estadounidenses estén de acuerdo de que las personas indocumentadas o irregulares puedan acceder a la ciudadanía es un factor fundamental —si consideramos que éste es uno de los temas más sensibles en la opinión pública—.

La mala noticia se desprende del hecho de que la migración internacional, por definición, se vive de manera transnacional. Esto significa que la reforma migratoria tendrá un impacto en varios países, en este lado de la frontera y en la vida de las personas que transitan por ella. Así lo muestran los siguientes hechos: uno de cada diez mexicanos vive de aquel lado de la frontera, la mitad de los mexicanos tenemos un familiar en EUA, y cada año migran —en el marco de los programas H2— cien mil mexicanos que sufren graves violaciones a sus derechos.

Y así surge la siguiente pregunta: ¿está México listo para hacer frente a estos cambios? La respuesta, clara y contundente, es no. Basta mirar los datos del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para 2013. Destaca, primero, que existen diez programas presupuestarios cuya población objetivo son las y los migrantes, en comparación de los doce que existían en 2012. El presupuesto total de los diez programas es la mitad de lo que se tenía en 2012; ahora es de 3.5 mil millones de pesos.

Segundo, en comparación con los últimos seis años, el PEF no incluye el programa “Fondo de Apoyo Social para Extrabajadores Migratorios mexicanos en Estados Unidos”; cuyo objetivo era cubrir la deuda que se tenía con los trabajadores que participaron en el Programa Bracero, de 1942 a 1964. En otras palabras, el gobierno le seguirá debiendo a los migrantes que trabajaron en EUA hace, por lo menos, 50 años.

Tercero, y relacionado con el anterior, si en la reforma migratoria amplían la cuota para los programas de trabajo temporal, en particular las visas H2, mayor será el número de mexicanos que migren bajo este esquema. ¿Cuántos recursos destina el gobierno mexicano a velar por los derechos laborales de los migrantes temporales? Un misterio.

Cuarto, si aumentan la seguridad fronteriza y continúa EUA la política de deportaciones desde el interior de nuestro país vecino, cada vez será más complejo pasar y mayor será el número de deportados. ¿Cuánto dinero se canaliza a los programas cuya población objetivo son migrantes deportados? Otro misterio.

Quinto, si la reforma incluye una ruta para la ciudadanía, la demanda en servicios consulares se incrementará (demanda por información veraz y oportuna, expediciones de documentos, etc.). El presupuesto de 2013 en el programa presupuestario “protección y asistencia consular” de la Secretaría de Relaciones Exteriores es de 191 millones de pesos. Suponiendo que todo este gasto se va para atender migrantes indocumentados en los consulados en EUA —algo no del todo exacto—, estamos hablando de que a cada migrante indocumentado, de los 6.4 millones de mexicanos indocumentados en ese país, le corresponden 29 pesos para ser atendido.

Estos elementos indican que México no está listo para los impactos de la reforma migratoria en nuestro vecino del norte. Por lo tanto, urge comenzar a identificar, entre todos los actores involucrados e interesados, cuáles de todos los aspectos que la reforma contendrá son más apremiantes y relevantes para trabajar. El Consejo Consultivo de la Secretaría de Gobernación y el Consejo Ciudadano del Instituto Nacional de Migración, son dos espacios fundamentales para comenzar a hacerlo.

 

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.