Hoy más que nunca es necesario cuidar lo que importa: el patrimonio natural de México - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Res Pública
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin... Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin afiliación partidista y horizontal que busca avanzar hacia la democracia sustantiva. Fundar se dedica a la incidencia y monitoreo de políticas e instituciones públicas por medio de la investigación aplicada, la reflexión crítica y propositiva, la experimentación y la vinculación con actores civiles, sociales y gubernamentales. Síguelo en Twitter: @FundarMexico (Leer más)
Hoy más que nunca es necesario cuidar lo que importa: el patrimonio natural de México
México experimenta una creciente pérdida de la biodiversidad, deterioro de las fuentes de agua, tala y cacería ilegal, tráfico de especies silvestres, narcotráfico, especies invasoras, turismo de alto impacto, desastres naturales e incluso actividades extractivas en zonas en donde no está permitido.
Por Anaid García Tobón
11 de junio, 2020
Comparte

El 5 de junio fue el día Mundial del Medio Ambiente, esta fecha nos obliga a pensar en las acciones de los gobiernos para cuidarlo, combatir el cambio climático y con ello también asegurar el derecho a la salud de las personas. Pero ¿qué significa cuidar el medio ambiente? ¿Qué acciones necesitamos para hacerlo efectivo? ¿Cómo hacer para que las políticas públicas ambientales vayan más allá del papel?

México es el cuarto país con mayor biodiversidad a nivel mundial. Su principal herramienta para la protección del patrimonio natural son las Áreas Naturales Protegidas (ANP), que son espacios que no han sido sustancialmente modificados y cuyo fin es conservar la biodiversidad representativa de los ecosistemas. Las ANP nos proporcionan diversos servicios como ser sitios generadores de actividades turísticas, como sumideros de carbono para mitigar el cambio climático y son provisoras de agua, uno de los insumos necesarios para la vida y actividad humana. Pero, además, las ANP generan aportaciones muy significativas al desarrollo económico. De acuerdo con especialistas, por cada peso del presupuesto federal invertido en las ANP durante 2008, estas aportaron a la economía, cuando menos, 52 pesos.

A pesar de lo anterior, en los últimos años, el presupuesto del sector ambiental se ha visto gravemente deteriorado. El estudio de Fundar, Centro de Análisis e Investigación Cuidar lo que importa: presupuesto para el patrimonio natural muestra, por ejemplo, que en el periodo de 2012 a 2018 el presupuesto destinado a este sector significó el 1.48% de la bolsa de recursos del Presupuesto de Egresos de la Federación en 2012 y disminuyó a 0.70 % en 2018. En otras palabras, al finalizar ese periodo, el presupuesto aprobado del sector ambiental se redujo en 46% de lo asignado el primer año, representando menos del 1% del gasto programado. Otro dato relevante es que el 75% del presupuesto asignado al sector ambiental se destinó a la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), mientras que únicamente 2.5 % fue destinado a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP). Asimismo, el presupuesto de la CONANP se redujo en 18%, mientras que la superficie protegida aumentó 71.8%. Esto pese a que la misma CONANP ha estimado que necesita entre 33 y 66% más de ingresos para gestionar efectivamente las ANP decretadas y comprometidas en acuerdos internacionales. Es decir, se ha aumentado la superficie de territorio protegido mientras que los recursos para hacer efectiva esta medida han disminuido.

Además, el estudio identifica que existen dos rubros de donde se podrían obtener ingresos que no han sido aprovechados: por un lado, el cobro de derechos, y por otro, un fondo para el Programa de Inspección y Vigilancia. Respecto al primero, la CONANP genera recursos propios a través del cobro de derechos a sus visitantes; no obstante, desde 2013, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dejó de reintegrar a la CONANP los recursos recaudados. En relación con el Fondo para el Programa de Inspección y Vigilancia, desde 1977, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) debió crear un fondo para la inspección y vigilancia de las ANP, derivado de las multas que ha aplicado, equivalente a 1,500 millones de pesos entre 2011 y 2015. Si bien estos recursos no serían directamente entregados a la CONANP, representan ingresos que repercuten directamente en el cuidado y la protección de las ANP.

Con pocos recursos entregados desde la federación y con obstáculos para que la Conanp reciba los ingresos que generan las ANP vía derechos y aprovechamientos, se dificulta cada vez más la operación efectiva de éstas y, en consecuencia, se deteriora el patrimonio natural y cultural de México.

De los recursos disponibles se deben enfrentar diversas amenazas y desafíos. México experimenta una creciente pérdida de la biodiversidad, pero también el surgimiento de otros problemas como el deterioro de las fuentes de agua, los altos impactos por los desastres, erosión del suelo y otros fenómenos climáticos. Aunado a eso, las ANP sufren problemas como: tala ilegal, cacería ilegal, tráfico de especies silvestres, narcotráfico, especies invasoras, turismo de alto impacto, desastres naturales e incluso actividades extractivas en zonas en donde no está permitido.

En mayo pasado la Secretaría del medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y la Secretaría de Salud (SSa) revelaron que 78% de los decesos por coronavirus se registran en zonas con mayor impacto ambiental. El mismo titular de la SEMARNAT hizo hincapié en que México no solo vive, actualmente, una emergencia en materia de salud por el COVID-19 sino también una degradación ambiental en ascenso.

Ante la Convención de la Diversidad Biológica, México tenía el compromiso de que, en el año 2020, el 17% de la parte terrestre de su territorio, así como el 10% de su superficie marina se encuentren dentro de superficies de conservación en diversas modalidades. Hasta el momento, en total, las 182 ANP decretadas forman el 10.78% de la superficie terrestre y 22.05% del mar territorial del país. El aumento en el territorio protegido debió y deberá ir aparejado de un aumento de presupuesto, ya que a pesar de que cada vez hay más territorio declarado como ANP existe evidencia de que las áreas padecen falta de personal, infraestructura, equipamiento, medios de operación y monitoreo, así como de medios para realizar tareas esenciales en las áreas protegidas.

Dotar de recursos suficientes al sector ambiental posibilitará la buena gestión de las ANP, lo que permitirá que los ecosistemas y su biodiversidad continúen proveyendo de servicios fundamentales para la actividad humana y para que las y los mexicanos podamos tener calidad de vida.

* Anaid García Tobón es investigadora en el programa de Rendición de Cuentas y Combate a la Corrupción de @FundarMexico.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.