Infodemia y bots: el enorme reto de detener la desinformación sin censurar - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Res Pública
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin... Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin afiliación partidista y horizontal que busca avanzar hacia la democracia sustantiva. Fundar se dedica a la incidencia y monitoreo de políticas e instituciones públicas por medio de la investigación aplicada, la reflexión crítica y propositiva, la experimentación y la vinculación con actores civiles, sociales y gubernamentales. Síguelo en Twitter: @FundarMexico (Leer más)
Infodemia y bots: el enorme reto de detener la desinformación sin censurar
Por Federico Ramírez
15 de mayo, 2020
Comparte

Se conocen como bots las cuentas de redes sociales que publican de manera automatizada haciéndose pasar por personas. Un uso común de estos bots, aunque no el único, es el de actuar de manera coordinada y masiva con el fin de difundir información incompleta, falsa y/o sesgada. Dichos bots han alcanzado notoriedad en el debate público global desde que se dio a conocer su influencia en la elección de Estados Unidos en 2016. En el contexto actual se les asocia con lo que se conoce como infodemia, es decir, la sobreabundancia de información maliciosa y/o falsa sobre la pandemia del COVID-19.

El presidente y el titular del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR), Jenaro Villamil, denunciaron en la mañanera del miércoles 6 de mayo el uso de bots que contribuyen a la infodemia en Twitter, Facebok, Youtube y Whatsapp. Ambos emplazaron a las empresas operadoras de dichas redes a que transparenten los contratos detrás de dichos bots. El llamado a la transparencia de contratos puede sonar en principio como algo plausible y deseable, pero dicha solicitud en realidad no atiende el fondo del problema.

El modelo de negocios de Twitter, Facebook y Youtube se basa en la venta de anuncios integrados en su interfaz. Dichos anuncios no son susceptibles de ser emitidos desde redes coordinadas de cuentas automatizadas. La actividad de bots, por lo tanto, es un fenómeno donde no media un contrato con las plataformas de redes sociales. Por ello una solicitud como la emitida desde palacio nacional si bien es oportuna, al colocar en el debate público el fenómeno de los bots y su contribución a la desinformación en un contexto donde contar con información confiable puede salvar vidas, está lejos de contribuir a una solución.

La publicación automatizada entre cuentas coordinadas es más bien un abuso de los términos de uso de las plataformas que no han encontrado la manera de forzar la verificación de identidad personal de cada cuenta que los usuarios dan de alta. Ni siquiera Facebook que desde sus inicios ha tratado de ser una red social donde proporcionar datos de identidad es una condición para dar de alta una cuenta ha podido frenar la proliferación de bots.

El otro lado de esta problemática es que en el hipotético caso en que se lograra asociar biunívocamente la identidad de cada cuenta de redes sociales con cada persona, muy probablemente habría repercusiones indeseables sobre la libertad de expresión y la privacidad. Las cuentas de redes sociales se volverían de facto en un carnet de identidad supra-gubernamental y los administradores de las plataformas serían un censor sumamente eficiente con el poder de callar a la ciudadanía.

El desafío no es sencillo y las plataformas han apostado por el uso de herramientas de inteligencia artificial para identificar y contener a los bots. El reto principal es detener el abuso y la desinformación sin que eso implique censurar o sesgar las conversaciones de los usuarios. Es en estos aspectos técnicos donde sería deseable mayor transparencia por parte de las plataformas de redes sociales y a su vez donde sería deseable que se propusiera su regulación por parte del gobierno.

Estas y otras reflexiones pueden ser consultadas con mayor amplitud en el diálogo que sostuvimos el jueves 7 de mayo con plataformas como Twitter y Google, y con organizaciones defensoras como Article 19 y la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D) en el marco de Articulaciones: diálogos sobre COVID-19, derechos y desigualdades.

* Federico Ramírez es coordinador del área de Innovación Tecnológica para la Incidencia de @FundarMexico.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.