close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Res Pública
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin... Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin afiliación partidista y horizontal que busca avanzar hacia la democracia sustantiva. Fundar se dedica a la incidencia y monitoreo de políticas e instituciones públicas por medio de la investigación aplicada, la reflexión crítica y propositiva, la experimentación y la vinculación con actores civiles, sociales y gubernamentales. Síguelo en Twitter: @FundarMexico (Leer más)
La última oportunidad
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
10 de agosto, 2011
Comparte

Por: Justine Dupuy, investigadora del área de Transparencia y Rendición de Cuentas de Fundar.

 

Hasta hace no mucho, las elecciones del 2012 parecían el horizonte que dictaba la agenda política en México. En el ajedrez nacional los peones se movían en función de intereses electorales sin tomar en cuenta las promesas hechas a los votantes. En el último periodo de sesiones, la imposibilidad del Poder Legislativo para avanzar hacia una reforma política o sólo ponerse de acuerdo sobre la terna de consejeros del IFE subrayó la parálisis en la que habían caído las instituciones del país. Ya no era tiempo de legislar y reformar, sino de correr tras el poder. Florecieron entonces los candidatos en campaña. El Ejecutivo se empeñó en destacar los logros de su gestión y reforzó la propaganda sobre la cobertura universal del Seguro Popular. Las letanías de un periodo pre-electoral empezaron a llenar los discursos políticos. El país se estaba preparando para hibernar hasta el 2012.

 

Pero esta inmovilidad política donde prevalecen los intereses partidarios y electorales fue sacudida por el hartazgo y la indignación de una gran parte de la sociedad mexicana poco dispuesta a cruzar los brazos hasta julio del 2012. El Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad del poeta Javier Sicilia llegó para romper con los tiempos políticos y obligar a los representantes populares a sentarse a dialogar con la ciudadanía, un último intento por resolver una larga agenda pendiente en materia de justicia, democracia y derechos humanos.

 

Este diálogo que se inició hace unas semanas es hoy el único espacio en el que se puede esperar que se logre un avance hacia las reformas que tanto hacen falta. La última oportunidad antes del 2012, ya que las vías institucionales parecen cerradas. El Movimiento abre la posibilidad de un diálogo entre los ciudadanos y sus representantes cuando ya no había esperanzas de que esto sucediera. Al dialogar, el Movimiento está dándole otra vez sentido a la democracia mexicana al crear espacios de participación y canales de comunicación. Este proceso es una invitación a un ejercicio de rendición de cuentas inesperado cuyo incumplimiento puede tener sanciones que se expresarán en las urnas en poco menos de 11 meses.

 

El sociólogo Enrique Peruzzotti ha analizado estos movimientos sociales que encarnan “una demanda concreta y particular (…) y representan a sectores sociales que se ven directamente afectados por prácticas estatales discrecionales”. El académico ha definido los procesos impulsados por estos movimientos como un ejercicio de accountability social. Es decir, “una nueva forma de politización que tiene como objetivo primordial el fortalecer y perfeccionar el funcionamiento de los mecanismos de control y supervisión de las instituciones representativas”.

 

Y en efecto, el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad puso énfasis en “las deficiencias que existen en el desempeño institucional”. Este llamado de atención encontró eco en la prensa y en la sociedad civil. Y con el diálogo que logró abrir, este movimiento social no sólo se convirtió en el portavoz de un hartazgo social y de las denuncias de los ciudadanos, sino que también se erigió en el portador de importantes propuestas articuladas desde la misma sociedad.

 

Peruzzotti nos recuerda los riesgos de este tipo de movimientos que logran aglutinar a diferentes grupos de la sociedad pero que encuentran muchas dificultades para ser escuchados por las autoridades: “existe una negativa de la clase política y de las agencias de desconfianza institucionalizada a procesar dichas demandas de mejoramiento institucional.” Este diálogo es un ejercicio muy valioso e innovador de participación ciudadana. Es la última oportunidad en el sexenio para avanzar en la agenda pendiente de reformas. Es la última oportunidad para restablecer la confianza en las instituciones democráticas. No debe ser desaprovechada por las autoridades. Estas demandas representan propuestas que emanan de la sociedad y por lo tanto reflejan las preocupaciones de millones de ciudadanos. Los mismos que irán a votar el próximo año.

 

 

*Visita el sitio de Publicidad Oficial: aquí.




Peruzzotti Enrique, La política de accountability social en América Latina, cap 8. in Democratización, rendición de cuentas y sociedad civil. Participación ciudadana y control social coordinado por Ernesto Isunza Vera y Alberto J. Olvera , Porrúa, 2010.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.