close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Res Pública
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin... Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin afiliación partidista y horizontal que busca avanzar hacia la democracia sustantiva. Fundar se dedica a la incidencia y monitoreo de políticas e instituciones públicas por medio de la investigación aplicada, la reflexión crítica y propositiva, la experimentación y la vinculación con actores civiles, sociales y gubernamentales. Síguelo en Twitter: @FundarMexico (Leer más)
Mariguana: ¿qué más pudo haber hecho la Corte?
Aún y cuando en el futuro la despenalización de la mariguana pueda ser resuelta por los propios tribunales (algo que sí es posible con el sistema actual), en lo práctico pasarán muchos años para que el uso recreativo sea finalmente defendido por los jueces, y en el intermedio seguirán violándose los derechos humanos de los consumidores y la política de drogas continuará criminalizando a quienes tienen las mismas características que las cuatro personas que protegió la Corte.
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
17 de diciembre, 2015
Comparte

Por: Iván Benumea

A diferencia de otros tribunales de la región latinoamericana, nuestra Suprema Corte se resiste a dictar sentencias que impacten directamente en el campo de las políticas públicas. En Colombia, por ejemplo, los problemas con el régimen de servicios de salud, la situación de los más de 5 millones de desplazados internos y las fallas de sistema penitenciario fueron atendidos mediante sentencias que obligaban al Estado en su conjunto a solucionar el problema de raíz. En nuestro caso, la Corte ha preferido dejar en manos de los políticos lo que se supone que les corresponde hacer, aún y cuando la sociedad se ha mostrado inquieta por contar con un modelo de justicia constitucional distinto y en donde el Poder Judicial pueda dictar sentencias que den pasos decisivos y estructurales hacia la garantía de los derechos humanos.

El caso del amparo sobre la mariguana es emblemático en este sentido. Cuando el debate se encontraba en su punto más álgido, los medios de comunicación nos repitieron hasta el cansancio algo así como “ni se emocionen, que esto sólo le sirve a cuatro personas”. Mucha gente creyó que la sentencia resolvería la despenalización de la mariguana de manera automática para luego darse cuenta de que falta mucho por hacer para que esto suceda. Las muestras de desinformación colectiva, más allá de poner en el centro de la mesa una vez más la desconexión entre la sociedad y el Poder Judicial, en realidad esta vez deben servirnos como un recordatorio sobre el genuino y natural interés que tiene la ciudadanía por acceder a la justicia de manera colectiva.

Nuestra justicia constitucional se ha mantenido al margen de la creación de políticas públicas gracias a figuras jurídicas y a posiciones ideológicas conservadoras. La principal excusa es que el Poder Judicial no puede interferir en la creación de políticas públicas porque, además de no ser un órgano democráticamente electo ni tener el conocimiento técnico, su función sólo consiste en revisar si la actuación del Ejecutivo y el Legislativo se ajusta al orden jurídico. Sin embargo, esta visión tradicional pasa por alto que al día de hoy, ese mismo marco jurídico obliga a todas las autoridades a emprender todas las medidas que sean necesarias para hacer efectivo el ejercicio pleno de los derechos humanos.

Las desventajas de continuar con este sistema tradicional ya han sido comprobadas muchas veces. En el caso del amparo de la mariguana, la principal consecuencia negativa es que un tema tan importante como la despenalización de la mariguana no será abordado necesariamente desde una perspectiva de derechos humanos, sino que estará sujeta a negociaciones políticas y a consultas públicas en donde es más probable que los prejuicios venzan los derechos. Aún y cuando en el futuro la despenalización pueda ser resuelta por los propios tribunales (algo que sí es posible con el sistema actual), en lo práctico pasarán muchos años para que el uso recreativo sea finalmente defendido por los jueces, y en el intermedio seguirán violándose los derechos humanos de los consumidores y la política de drogas continuará criminalizando a quienes tienen las mismas características que las cuatro personas que protegió la Corte.

El camino hacia una justicia de carácter estructural ya ha comenzado a ser delineado por los propios Ministros. En la opinión de José Ramón Cossío, el amparo sobre el uso recreativo de la mariguana era una buena oportunidad para dictar una sentencia de carácter estructural que posibilitara la creación de una política pública integral en materia de drogas. Cossío parte de la idea de que, a diferencia de otros países en donde el uso recreativo fue permitido tras largos procesos de deliberación, en nuestro país esta discusión se generará a partir del fallo de un Tribunal, y por lo tanto es necesario exhortar a todas las autoridades del Estado mexicano a revisar el modelo prohibicionista a fin de replantear el marco normativo y evitar la violación de los derechos humanos de los gobernados.

La propuesta de Cossío debe ser tomada en cuenta para vencer poco a poco los argumentos jurídicos que han servido de excusa para que el poder judicial se mantenga al margen de la creación de políticas públicas que atiendan problemas estructurales. Si el Poder Judicial no da un paso en este sentido, la grave crisis de derechos humanos por la que atravesamos se postergará por tiempo indefinido.

 

* Iván Benumea es investigador del área de estrategias jurídicas de @FundarMexico.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.